Riga: tercer día

Riga (3)

¡Hola de nuevo! En este artículo voy a proseguir con nuestro viaje por la capital de Letonia: Riga.

Eran las 09:00. Me desperté y me preparé para salir; me aseé, me vestí y esperé a que mi hijo Pietro se levantase. ¡El tío no abrió los ojos hasta las 10:30! Ay, pero es que se estaba tan a gusto en la cama... Desayunamos té con galletitas. Pagué lo que debía por el hotel y nos fuimos. Al poco de salir a la calle, se me empezaron a congelar las manos. Por algo todos llevaban guantes. A Pietro sí le había puesto unos, pero no había pensado que yo fuera a necesitar unos. Así que nada, otra vez de vuelta al hotel a por ellos. ¿Y para qué? Si acabé perdiendo uno... El casco antiguo no estaba lejos. También en esta ocasión iba en la dirección equivocada. Menos mal que no tengo reparo a la hora de preguntar a la gente. Y parece ser que es algo genético, porque mi Pietro tampoco. De hecho, por más que le decía que no preguntara cuando no hiciese falta, le preguntaba a todo el que pillaba: "Excuse me, where is my hotel? ".

A unos cuantos pasos del hotel, nos encontramos con el primer gran edificio, que, contra todo pronóstico, no me sorprendió mucho. Te dejo una fotografía por aquí:

3-giorno-7e2a0403efadb7bc38f5548944b7022

Quería ir al casco antiguo... pero no sé cómo, acabamos en un mercado. Los puestos estaban repletos de mucha ropa, fruta, verdura e incontables flores. Se trataba de un mercado al aire libre, pero tenía una zona cubierta donde vendían carne y pescado. No compré nada porque mi plan era comer en algún local típico. Así que nada, lo recorrimos en un momento y pusimos rumbo al casco antiguo. ¡Qué mono! :

3-giorno-3be03b4e2f4053e5bf19e09ee4c0715

3-giorno-da0549b24fda22eb51a3113e6c9a60f

3-giorno-c2f5f6e12a1c87665efc4dfbf0fd7e9

El primer monumento que nos encontramos por el camino fue la iglesia de San Pedro (Svētā Pētera baznīca). Había leído que desde lo alto de la torre hay unas vistas increíbles de toda la ciudad. Y claro, no iba a desaprovechar el momento. El billete para los adultos costaba unos 10 €, mientras que para los estudiantes se quedaba en 7 €. Los niños a partir de 7 años solo tenían que pagar 3 €. Ea, los primeros 3 € ahorrados gracias a mi tarjeta universitaria (como ya terminé la carrera y ya no soy estudiante, ya no me sirve); Los primeros 7 € tirados a la basura... Te dejo las fotos que saqué desde la cima de la torre. ¡Un minuto estuvimos! Hacía un viento horroroso y con tanta gente, apenas podíamos movernos. No sé si sería porque el cielo estaba nublado, pero el panorama no me pareció gran cosa. Mi hijo, pobrete mío, me decía: "¡Mamá, no veo nada! ". El interior de la iglesia tampoco era para tanto. Había una exposición de cuadros que no pegaban con la iglesia en sí. ¡Será que no soy gráfica! :

3-giorno-49f0e5fe8b8bd86cfa25bf92c2ee7c4

3-giorno-4a01a03801bd66a3bcf888bcec10f7a

3-giorno-286acd253eec95e78892c11d8b1d11a

3-giorno-9366c9a214ce1b7a7b717183d6db57f

3-giorno-cb4118a045b8d960b175d8b00983d29

Al salir de la iglesia de San Pedro, nos dirigimos a la casa de los Cabezas Negras ((Melngalvju nams). Hoy no es más que un punto de información para los turistas, situada en una bonita plaza, la Plaza del Municipio. ¡Fotitos, fotitos! :

3-giorno-1fd745de6f60a46a7f8e08fb0c19f74

3-giorno-6b2e8bc271ecced9a0b5eb2845c6e2a

3-giorno-6ff7738d44feb8a59885ee19bd92e46

3-giorno-733de4a9c165d8b9ec42964e3e27a49

3-giorno-1f563038ac1952da139fae6d790d108

Poco después, paseando por las calles empedradas del casco antiguo, llegamos a la plaza de la catedral, en la que justamente se encuentra la catedral de Riga (Rīgas Doms).

No me gustó nada que las calles fuesen así. Aunque queden bonitas, es un fastidio para las silletas. Vale que mi hijo tiene 6 años ya, pero hacemos tantos kilómetros que prefiero llevarlo en una. Fue un suplicio. Lo tuve que bajar de la silleta en varias ocasiones para no romperla.

Aun así, me empeñé y nos recorrimos la ciudad. Vimos tanto los edificios conocidos como los Tres Hermanos (Trīs brāļi), como la Casa del Gato (Kaķu nams). También pasamos bajo la Puerta Sueca (Zviedru vārti) y por la Powder Tower (Pulvertornis). ¡Más fotos! :

3-giorno-a9ff9de9a9f21957dec93571d614dc4

3-giorno-96f6e3e2a50f8a157bca71fae51dcaf

3-giorno-f48fe0c5012dd92ad432da51fa69d7c

Por el camino, nos tropezamos con un parque muy gracioso en el que no había muchos columpios, el Bastejkalns. ¡Mira! :

3-giorno-d135b9e80214d2dba26117583f5e66f

3-giorno-8cfd0b1aa0f42297eb55f22e07ce91d

Al final, acabamos en el Monumento por la Libertad (Brīvības piemineklis), uno de los principales símbolos de la ciudad. Se levantó en conmemoración de la independencia del país de la madre Rusia, no hace muchos años (una anciana me dijo que hace unos 30 o 40 años). Me informaré mejor por internet. Mientras tanto, ¡toma fotos! :

3-giorno-6548ca70d803be5e5a72f9357f21cf9

3-giorno-bd7a166ad496ebc5cec756179c40a3d

La Ópera Nacional de Letonia (Latvijas Nacionālā Opera) está cerca del monumento. Tras echarle un ojo, nos detuvimos en un centro comercial para hacer unas compras. Me gasté 18 € en una caja de tacos Lego para mi hijo (su comportamiento hasta ahora había sido ejemplar), dos botellas de litro y medio de agua natural, 100 gr de queso del bueno, unos Babybel, una ensalada de esas que vienen ya preparadas, dos batidos de chocolate de 250 ml, dos zumos de 500 ml... Y creo que ya. El pan lo cogí del restaurante donde comimos.

3-giorno-d78bd52ba114aa0eac4de3d8dff2cf1

3-giorno-33d67b7fc60fdb5913d4d10b36cef3d

3-giorno-176a8f8d06cb81361e94daf390ee87e

3-giorno-58fce75285aafc0e8e471db63900269

3-giorno-f83ead25eb9e8145b79f8bf2e6d6a42

3-giorno-d8451ccf8dbd4fa6b5dcd9c77e6760f

A propósito del restaurante... ¡qué bonito! No miento si te digo que no he comido en uno igual. Solo el Carucubere de Bucarest le podría hacer sombra. El restaurante lo eligió mi Pietro. Se llamaba Razengrals, y tenía una decoración medieval auténtica. ¡Cómo sería la atmósfera que no encuentro palabras para describirla! Ya desde fuera se veía venir su estilo, pero es que el interior me dejó perpleja. El personal iba vestido como en aquella época, las sillas y las mesas eran de leña, las velas alumbraban el local, tenía hasta un pozo... ¡Qué maravilla, de verdad! ¡Hasta los aseos estaban decorados como en el Medievo! Cuando le pregunté al camarero si tenían wifi, él, muy amablemente, me respondió: "¡Señora, en el siglo XIII no había wifi! ". Qué tonta. Le pedí una sopa de pollo y un plato a base de verduras y setas. ¡Estaba riquísimo! ¡Las mejores setas que he comido en mi vida! ¡Y las verduras no se quedaban muy atrás! La sopa tampoco estaba mal. El pollo no me gustó mucho, soy un poco exquisita con la carne. La cuenta vino en un pequeño cofre de madera. En el menú, ponía que en la Edad Media se solían dejar algunas monedas de oro como propina en agradecimiento por el buen servicio. Me costó cuatro perras. Concretamente, los dos platos, una botella de litro y medio y unos panecillos me salieron por solo 13, 80 €. Como pagué con tarjeta y no disponía tampoco de mucho dinero para pasar el viaje, les agradecí el trato a viva voz. ¿A que llevo razón? :

3-giorno-19e926742e748549e9d1cd1e97814b4

3-giorno-55fb7aa6e58bfd9c49971089f65474d

3-giorno-e3f69b2fdf2c9db0b76af16497ad1e9

3-giorno-f6848ac1354e644e6ec092786600cce

3-giorno-baf62db62d0ed0831d23a42d16d9f96

3-giorno-7411a410a899820242303f0e4ec33de

3-giorno-3bd2dd8c7a9c26e1f60f2425d5f89b7

3-giorno-0a25b7a234a1b5cfbd78c94d5e2895e

3-giorno-207a81980d3fa9ca28b10c6fcd461a5

3-giorno-ddee7d0fd502a9fd62bd4672ea0674a

3-giorno-687c3e2fb5c781236dc5c349d9d00aa

3-giorno-afee88fb14ae82177e672267b8711a0

3-giorno-e83666cb13d3c55f69e59cb0d348654

3-giorno-16d4e69dde2b89514d0866f79bc801a

3-giorno-35815d21d8b8eb87364976f315e1b7e

3-giorno-73cc2b7139b35c7dc4f643de8485472

Sobre las 19:00, volvimos al hotel. Cenamos, jugamos un poco con los tacos y nos fuimos a dormir, juntitos, juntitos...


Galería de fotos



Contenido disponible en otros idiomas

Comentarios (0 comentarios)


¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?

Si estás viviendo una experiencia en el extranjero, eres un viajero empedernido o quieres dar a conocer la ciudad donde vives... ¡crea tu propio blog y cuenta tus aventuras!


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!