Advertise here

Viaje a Praga


Serían las 8 p. m., había terminado ya las clases en la universidad, cuando volví a casa y comencé a prepararme el viaje a Praga. El vuelo que tenía de Varsovia a Praga salía a las 11 p. m. Fui a comprarme algo de comer para el trayecto a una tienda, y luego me fui a la estación de autobuses. Subí al segundo piso del autobús para tener mejores vistas, pero me salió mal, porque había tanta niebla que era imposible ver nada. Pero bueno, después de estar un rato con el móvil y comerme lo que había comprado, acabé durmiéndome rápido. Cuando me desperté, estaba todo oscuro y no se veía apenas con la niebla, y el autobús estaba ya frenando, ya habíamos llegado a la estación de autobuses de Praga. Serían las 4 a. m., llegamos antes de lo que me esperaba, por eso no había reservado ninguna habitación en ningún hotel ni en un hostal, porque tan solo estaría allí un día.

Me bajé del bus y empecé a pasearme por la ciudad para encontrar una casa de cambios para poder cambiar mi dinero. Por la calle tan solo había gente que salía de las discotecas; finalmente, encontré lo que buscaba. A continuación, me propuse encontrar algún restaurante o bar abierto a las 5 a. m. para no morirme de frío y de paso desayunar algo. Encontré uno pero, cuando entré, me dijo el personal que estaban cerrados. Era el único restaurante que pude encontrar; ya agotado, me senté en un banco que encontré en un parque. Tenía frío y tenía hambre, estaba siendo un desastre.

Viaje a Praga

Continué andando antes de que saliera el sol. En mi vuelta de reconocimiento, vi un río y un puente precioso, el Puente Carlos, que está repleto de estatuas históricas para ver. Había un ambiente como el de los cuentos de hadas de cuando era pequeño. Además, desde el puente se podía ver perfectamente el Old Town Bridge Tower, justo al lado contrario de donde se encontraba el Castillo de Praga; ambos igual de impresionantes. A partir de ahí, comencé a andar en dirección la Old Town Square (conocida como "Plaza de la Ciudad Vieja") para poder sacar algunas fotos.

Viaje a Praga

Transcurridas un par de horas, a media mañana, ya tenía bastante hambre y llevaba ya cierto cansancio acumulado. Me acerqué a una de las tiendas que había en la plaza y me compré un dulce típico checo llamado trdelnik. Me senté y disfruté hasta el más mínimo ápice de belleza que desprende la ciudad mientras me comía mi trdelnik.

Fui también a visitar el Castillo de Praga (no os lo podéis perder), el Reloj Astronómico y el Museo Nacional, pero no pude verlo todo en este último porque había zonas en restauración. Me paseé por la zona más moderna de la ciudad y me di cuenta de que había un edificio realmente alto, que resultó ser la Torre de Televisión de Praga. Era una oportunidad increíble de ver Praga desde arriba, así que subí sin dudarlo. Al final, conseguí sacar fotos de Praga a nada menos que a 93 m de altura.

Viaje a Praga

Miré el reloj y eran las 10 p. m., ya era la hora de volver. Decidí ir andando en dirección a la estación de autobuses (Florenc Central Bus Station) para poder explorar un poquito más la ciudad. Tenía una hora, ya que el autobús saldría a las 11 p. m., así que paré en un sitio para probar algo de la comida típica de allí. Me cogí unas salchichas típicas con una mezcla de salsa; la República Checa es famosa por sus salchichas y su cerveza, y ambas dos estaban exquisitas.

Por último, llegué al autobús y me senté para volver a casa. ¡Ha sido una experiencia genial!

Viaje a Praga


Galería de fotos



Contenido disponible en otros idiomas

¡Comparte tu Experiencia Erasmus en Praga!

Si conoces Praga como nativo, viajero o como estudiante de un programa de movilidad... ¡opina sobre Praga! Vota las distintas características y comparte tu experiencia.

Comentarios (0 comentarios)



¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!