Instituto de Estudios Económicos

Instituto de Estudios Económicos contra la Universidad de Económicas

En la República Checa este es un tema bastante controvertido. Para empezar, me gustaría decir que mi opinión puede ser subjetiva, ya que no he estudiado en las dos universidades al mismo tiempo, y la información que tengo acerca de la Universidad de Económicas me la han proporcionado mis amigos.

Si eres de fuera, puede que no conozcas estas dos universidades. El Instituto de Estudios Económicos y la Universidad de Económicas son rivales en el campo de la economía en la República Checa, y puede ser complicado decidir a cuál asistir. Espero que mis palabras arrojen algo de luz sobre el programa que lleva a cabo el Instituto de Estudios Económicos. Yo ya finalicé mis estudios de grado ahí, y tengo mucho que decir sobre el instituto. Pero primero, vamos a comenzar con una pequeña introducción.

El Instituto de Estudios Económicos

Este programa está incluido en la facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Carolina de Praga. La Universidad Carolina es la mejor universidad de Praga, pero puede resultar algo difícil de juzgar, ya que comprende las facultades de Derecho, Ciencias Sociales, Medicina... La Universidad Carolina también es muy conocida a nivel europeo y muchos estudiantes extranjeros vienen cada año a estudiar en ella.

Los edificios que comprenden la Universidad Carolina están esparcidos por toda la ciudad. Nuestro edificio, del Instituto de Estudios Económicos, está al lado de la plaza principal de Praga: la Plaza de Wenceslao. El programa se llama "Teorías económicas", y está muy enfocado hacia las matemáticas, la estadística y la econometría en vez de hacia el conocimiento de la economía como tal.

La Universidad de Económicas

Institute of Economic Studies

Esta universidad es probablemente la más famosa de Praga en cuanto a económicas se refiere. Y la gente de fuera también lo sabe. Es un complejo enorme que comprende muchas facultades que orbitan alrededor del ámbito económico: Contabilidad, Finanzas, Negocios, Relaciones internacionales, Programación... La universidad posee muchos programas y opciones entre los que poder elegir. Tiene buena fama ya que cualquiera que desee estudiar económicas podrá hacerlo aquí sin ningún tipo de dificultad. Cuando me matriculé no pasé por ningún proceso de admisión, me aceptaron gracias a los resultados de mi examen SCIO.

Institute of Economic Studies

Si no tienes ninguna idea clara puede resultar muy difícil escoger en qué universidad matricularte. Naturalmente mi historia será más favorecedora para la Universidad Carolina, ya que es mi universidad y me encanta.

Vamos a comenzar con el proceso de admisión

Esto puede cambiar mucho, y depende de la facultad en la que quieras matricularte. Por ejemplo, para entrar en la Universidad Carolina necesitas hacer un test SCIO sobre cultura general y matemáticas. Cuando yo me examiné, la nota de corte era más alta que a día de hoy. Yo me examiné dos veces del SCIO, pero con una habría sido suficiente. No consigo acordarme ahora mismo de la nota de corte que había, pero la suelen subir a la página web. En el caso de la Universidad de Económicas, a veces con el SCIO de cultura general es suficiente, y en otras ocasiones requieren que los estudiantes superen sus propios exámenes de inglés, matemáticas...

Mi caso personal

Como siempre me pasa, en este caso también tuve problemas para tomar una decisión. Ni siquiera estaba segura de querer estudiar Económicas, ya que de primeras tenía muchísimas ganas de estudiar Derecho. El trabajo me resultaba muy atractivo, pero lo que tenía que estudiar, no. La idea de tener que memorizar tantas fechas, datos importantes y artículos me aterrorizaba. Mi madre intentó convencerme para que estudiase derecho pero afortunadamente, ¡falló! Al principio solo me examiné del SCIO, porque quería decidir en base a los resultados que obtuviese. Pero me resultó muy difícil obtener los puntos suficientes del examen de historia, ya que de base no me gustaban nada las clases de historia. Yo pensaba "¿Qué es lo que de verdad me gusta? " En el fondo la respuesta estaba clarísima, me volvían loca las matemáticas. El problema era, que no estaba segura de las posibles salidas que tendría después de la carrera. En el caso de derecho, sabía lo interesante que sería trabajar como abogada y me atraía la idea de verme así. Otro punto a tener en cuenta es que muchos de mis amigos querían estudiar Económicas y Derecho no era especialmente popular. Siempre he sido de hacer cosas diferentes y no seguir al rebaño, me fue muy complicado elegir, pero por suerte tuve suficiente tiempo para tomar una decisión correcta.

Hablé con una amiga mía un año mayor, Peta, ella fue quien más me ayudó a tomar mi decisión. Cuando pensé en estudiar en la Universidad de Económicas no tenía ni idea de que también había opción de estudiarlo en la Universidad Carolina. Así que cuando hablé con Peta y me comentó que ella se había matriculado en la U. C. para hacer Económicas, le pedí que siguiese contándome acerca de ello. Fuimos a tomar un café para seguir hablando de ella y a mi cada vez me apetecía más. Me contó que el Instituto de Estudios Económicos es una pequeña parte de la U. C. y no está tan abarrotado. Peta se matriculó junto a un amigo del instituto, y en el momento en el que hablamos del tema, su amigo ya había dejado la carrera porque no era tan fácil como pensó; para mí, eso sonaba a reto. Y más sabiendo todo lo que ella me dijo: puedes estudiar en inglés, el contenido es básicamente de matemáticas, solo hay unos pocos estudiantes por clase, y es muy complicado terminar la carrera si la haces aquí.

Cuando volví a casa no podía dejar de pensar en ello. ¡Estaba hecho para mí! Estaba dispuesta a estudiar en ingles, las matemáticas eran mi fuerte y siempre he preferido estudiar en pequeños grupos antes que en clases llenas. Lo único de lo que me advirtió fue que pasaría un mes entero estudiando porque la carrera estaba lejos de ser fácil. De hecho, descubrí que solamente el 60% de los estudiantes aprueban todo sin la necesidad de prolongar sus estudios. Por aquel entonces yo no sabía si iba a aprobar. A mí me encantaban las matemáticas, y he participado en muchas competiciones, pero puede que haya sido más difícil que eso. Y si, lo fue.

Al principio me preocupé un poco, así que decidí matricularme en ambas universidades, y probar algunas clases para así poder tomar una decisión. Aun así asistí a la semana de presentación del Instituto de Estudios Económicos, la E-GO, y al llegar a casa no dudé ni un segundo. Me gustó todo lo que dijeron, incluso había hecho algunos amigos y por tanto ya ni siquiera quería probar otras escuelas. Además, los veteranos de la Universidad Carolina estaban más que seguros de la excelencia de su escuela. De hecho, algunos incluso odiaban la Universidad de Económicas, y en ese momento me di cuenta de la rivalidad que existía entre ambas.

¡E-GO estuvo genial! Pasamos tres días con otros compañeros y los estudiantes veteranos organizaron muchas actividades para nosotros. De hecho, teníamos un programa completo, y como no había tanta gente (no más de 200 estudiantes), pude conocer a muchas personas que más tarde se convirtieron en mis amigas.

Aparte de las fiestas y los juegos, también tuvimos algunas presentaciones acerca del programa. En resumidas cuentas, nos dijeron que el Instituto de Estudios Económicos es el mejor, pero que debíamos asumir que no todo el mundo acabaría el programa, ya que nunca sucede. Me asusté un poco, pero estaba más excitada que preocupada. Inmediatamente después de la semana de presentación, cancelé mi matrícula de la Universidad de Economía, ya que ya no estaba interesada en ella.

Problemas principales del Instituto de Estudios Económicos

Empecemos con el menos importante, la localización. El edificio del Instituto de Estudios Económicos está a solo 5 minutos de la plaza principal de Praga, ¡es increíble! Cuando me mudé a Praga, agradecí estar en el centro de la ciudad, y quitando los precios altos, era agradable pasar los descansos en aquel lugar. A veces íbamos a clase en diferentes sitios, Jinonice o I. P. Pavlova pero yo prácticamente no iba a Jinonice, ya que estaba bastante lejos de las demás clases, que se impartían en la Plaza Wenceslao. En la misma calle que la universidad, había una residencia de estudiantes llamada Jednota, pero no tuve la oportunidad de vivir ahí porque yo ya compartía piso con una amiga del instituto. Me gustaba mucho la situación del piso porque en el instituto me pasaba el día en el transporte público, y es agradable poder llegar a clase en 15 minutos y tener todo cerca de la universidad.

Inglés. No es lo normal en gente checa estudiar en inglés mientras siguen viviendo en la República Checa. Todas las universidades checas tienen el checo como lengua base, y programas en inglés por los que los extranjeros tienen que pagar. Normalmente los estudiantes de fuera pagan mucho por su educación en la República Checa, y eso que nosotros no tenemos que pagar nada (siempre y cuando escojamos universidades públicas). Así que cuando descubrí que tenía la posibilidad de estudiar en inglés me puse muy contenta. De hecho, teníamos clases de matemáticas en checo, y a partir de ahí siempre tuvimos el poder de decisión sobre el idioma en el que se impartiría la clase. Y yo ya sabía que en segundo de carrera tendríamos que coger algunas clases en inglés de manera obligatoria, así que decidí escoger siempre el inglés antes que el checo.

¡Tengo que decir que fue súperbeneficioso! Al principio era un poco difícil escuchar una clase en inglés mientras tratas de acordarte de todos los términos. Además, a veces estaba leyendo el texto mientras me daba cuenta de que no estaba prestando ninguna atención. Y supongo que si hubiese estado en checo me habría enterado de algo. A veces resultaba divertido mirar los apuntes de la gente que daba macro economía en checo, para darnos cuenta de que no nos enterábamos de nada porque todos los términos eran distintos. Aun así, todo era mejor en inglés, mientras estudiábamos, aprendíamos conceptos de economía y practicábamos el inglés a la vez.

Por tanto, cuando realicé el intercambio no noté ninguna diferencia, porque todos los términos estaban en inglés tal y como los conocía, y ya estaba acostumbrada a dar clases en ese idioma. De hecho, mis compañeros de instituto me preguntaban como podía ser posible que no tuviese problemas estudiando en inglés, pero yo decía: "ni siquiera lo había considerado como un problema. " De hecho, imagino que habrá sido más complicado para aquellos que solo hayan recibido las clases en checo. Aunque ya estaba acostumbrada, no creo que ninguna otra universidad checa me hubiese preparado mejor. Fue todo un reto, pero muy beneficioso.

En cuanto a los idiomas, en la Universidad Carolina siempre había posibilidad de matricularte en cuantas clases quisieras. Esta universidad es enorme, y por lo tanto ofrece una amplia variedad de clases sobre cualquier tema del que quieras aprender: derecho, psicología, matemáticas, idiomas, y muchas más.

Esto me encanta, porque si tienes algo de tiempo libre, puedes apuntarte a más clases, y así puedes aprender más cosas si de verdad estás interesado. Por eso me apunté a clases de francés y español. Supongo que si me hubiera apuntado a clases de idiomas normales, habría sido bastante más caro. En cambio, en la Universidad de Económicas, no solamente no tienes la opción de estudiar en otro idioma, sino que te "castigan" si quieres matricularte para aprenderlo. Suena raro, pero tienen un sistema de créditos diferente, tienes aproximadamente 36 créditos extra, y si suspendes alguna de las clases te restan los créditos correspondientes de esos 36. Lo malo es, que si quieres añadir otro idioma, también te restarán créditos. ¿No suena a locura? Lo hacen porque quieren crear grupos pequeños en las clases, pero para mí no tiene ningún sentido. En vez de animar a la gente a estudiar idiomas, les quitan las ganas.

La cantidad de gente. Esto me gustaría recalcarlo. Siempre he preferido los grupos reducidos, para así poder crear una buena relación tanto con el profesor como con el resto de alumnos. Después de la E-GO, ya conocía a bastante gente, y fue agradable reconocerlos el primer día de clase.

Puedo decir, que después de un semestre, hemos creado un buen grupo de gente, y hemos hecho un montón de cosas juntos. He oído que en la Universidad de Económicas hay cientos de estudiantes, por lo que siempre ves gente distinta en clase, y como cada uno tiene un horario distinto, puede resultar complicado hacer nuevos amigos. En nuestra escuela era más sencillo. Todos coincidíamos en las clases, y después de un par de meses ya conocía a casi todo el mundo. De hecho, mantuve el mismo contacto con todos, incluso con los que abandonaron el curso. Está claro que no fue fácil, fue más bien difícil, ya que muchos de los amigos con los que yo estaba al principio, empezaron a suspender y dejaron las clases. Solamente unos pocos se quedaron hasta el final.

Era una locura. La gente estaba abandonando día si día también. Me daba pena cuando era alguien cercano. Uno de mis mejores amigos de la universidad, era mi amigo Vítek. Pero decidió cambiarse de universidad y desafortunadamente dejamos de vernos. Ya no coincidíamos en clase, y sacar tiempo para vernos fuera de la universidad se convirtió en algo complicado. Me preocupaba la posibilidad de acabar siendo yo quien se cambiase de escuela. Por otro lado, conocí a gente maravillosa en nuestra escuela, y diría que esa gente estará conmigo el resto de mi vida. Hemos pasado por tantas cosas juntos, que serán difíciles de olvidar.

Otra cosa que me encanta del IES, es que hay un montón de gente motivadora, inteligente e interesante. Siempre están ocupados organizando montones de actividades extraescolares. No pueden estar quietos. Por eso teníamos aquellas maravillosas fiestas. Una vez al mes, teníamos fiestas temáticas del IES, y siempre divertidas. Siempre asistí, y no hubo un día que no me lo pasase bien. Además, puedes ir a una fiesta universitaria cualquiera y pasártelo bien aún sin conocer a nadie. Pero aquí era distinto, siempre éramos los mismos y era cuando más cómodos nos sentíamos. Pero cabe destacar, que la gente que conocí en estas fiestas no eran solo amantes del alcohol y fiesteros, siempre sabían ponerse un límite. Si, se lo pasaban bien y bebían mucho, pero también sabían encerrarse un mes a estudiar porque no se olvidaban de lo difícil que era aprobar. Eso si que era un equilibrio perfecto.

Asistencia. Quizá os sorprendáis, pero en mi universidad ¡la asistencia no era obligatoria! A veces teníamos seminarios o presentaciones a los que era conveniente asistir, pero normalmente podías saltarte las clases si era lo que querías. No quiero decir que sea mejor no ir a clase, pero es que algunas no eran nada buenas. A veces no me gustaba la clase en la que estaba, y sabía que quedarme en casa leyendo un libro sería mas útil. Por lo que era agradable poder saltarte ciertas clases para estudiar en casa antes de los exámenes. Pero, por supuesto, este no era el caso de matemáticas.

Las clases. La gente dice que la diferencia entre las dos escuelas, es el contenido, lo que estudias. Pero es difícil decidir cuál es mejor. Supongo que cambia depende de la persona. La Universidad de Económicas supuestamente es muy práctica, aprendes mucho acerca del asunto principal, y también información útil relacionada con ello. En el IES también tenemos clases prácticas, pero nos centramos mas en clases de matemáticas, estadística y econometría.

En mi opinión, el IES estaba hecho para mi, y obtuve exactamente lo que esperaba. Lógicamente a efectos prácticos a nadie le importa si puedes calcular ecuaciones o derivadas complicadas, a no ser que sea el objetivo principal de tu trabajo. Aún así, yo no supe exactamente que quería hacer al acabar el instituto, porque como ya he dicho, ni siquiera sabía si la economía era lo adecuado para mi. Por lo que me sirvió de mucha ayuda tener clases de matemáticas, ya que en el instituto me encantaban.

¿No es genial poder hacer lo que te gusta?

Yo diría que es bastante mejor que tener que memorizar datos sobre regulaciones bancarias o empresas. También tuvimos clases de macro y microeconomía. Los profesores comentaban que el objetivo principal de nuestras clases de matemáticas, era el entrenamiento del pensamiento lógico y analítico, y estoy segura de que nos ha ayudado mucho. A veces era interesante, pero a veces también se hacía cuesta arriba, de todos modos, las matemáticas se merecen su propio párrafo.

Institute of Economic Studies

Matemáticas

Algo importante en el Instituto de Estudios Económicos, ya que son el motivo del abandono de muchos estudiantes. Tenemos cuatro clases de matemáticas en dos años, una clase por semestre. Empezamos con límites y secuencias de funciones, y terminamos con ecuaciones y pruebas.

Desde el principio nos intentan asustar, quizá para prepararnos para los exámenes. Esperaba lo peor, y eso fue lo que recibí. Diría que empecé a estudiar bastante pronto para el primer examen, y tenía un plan hecho para poder aprobar a la primera. Desgraciadamente, no fue bien. Aún habiendo estado tantísimas horas preparándolo, tuve que volver a presentarme. Lo difícil es, que no era solamente un examen escrito. Primero tienes la parte escrita (cálculo), y si apruebas, la segunda parte es oral, en la que solamente entran pruebas. Por tanto, aparte de cálculo, tendrás que aprender muchas más cosas. A veces era horrible, la cantidad de pruebas que tuve que entender y memorizar era una absoluta locura.

Nunca olvidaré esos cuatro exámenes, fueron bastante intensos. Siempre me llevó un mes estudiar para estos exámenes, y no hubo ocasión en la que no me asustasen los resultados. El peor examen fue el de matemáticas dos, cuando pasé la parte escrita pero no me dejaron presentarme al oral. Una semana después, ni siquiera pude aprobarlo, y como consecuencia me pasé todo el verano estudiando para presentarme de nuevo. Pero finalmente aprobé, el escrito y el oral. No os hacéis una idea de lo difícil que fue, pero de haber suspendido, tampoco habría sido el fin del mundo. Lo que pasa, es que tenemos muchas clases de las que no te puedes matricular si no has aprobado el nivel anterior. Por tanto si has suspendido matemáticas uno, no podrás matricularte del siguiente nivel. Por eso mucha gente tiene que prolongar los estudios, porque suspenden pero aun así quieren continuar.

Hay muchas historias sobre matemáticas, y todas con mi compañera de habitación, Romca. Estudiamos juntas y pasamos por épocas difíciles. Mientras otros amigos pasaban tiempo relajándose fuera, nosotras estuvimos muchos días estudiando desde por la mañana hasta por la noche. Fue un alivio enorme cuando aprobamos todo sin necesidad de alargar los estudios. Fue una locura, pero mereció la pena.

Erasmus

Probablemente esto será de lo último de lo que hable. Tengo dos amigos que tuvieron muchos problemas a la hora de ser aceptados en el programa de intercambio de la Universidad de Económicas. La razón puede ser, que al haber tantos estudiantes que quieren viajar, sea imposible mandarlos a todos fuera. Dos de mis amigos echaron la solicitud para el programa y no fueron aceptados, ¡en ninguna de las seis opciones! Una pena. Mi sueño era estudiar fuera, y estoy más que agradecida por ello. Por otra parte, en el IES no es difícil conseguir el intercambio si te da igual el lugar.

Puede sonar raro el decir que todo el mundo tiene la oportunidad de irse de intercambio, porque para mí no fue difícil. De hecho, a mi no me aceptaron en la primera ronda, y tuve que esperar al siguiente semestre. De todas formas, probablemente fuera fallo mío, ya que no leí bien el proceso de admisión, y escogí un lugar que mi universidad no quería financiar. Aun así, casi todo el mundo obtiene el intercambio. Solo tienes que elegir bien la universidad, ya que el destino dependerá de tus notas. Por tanto, si no tienes las mejores notas, naturalmente no podrás ir a la mejor universidad. También debéis echarle un ojo al ránking de universidades, porque el IES solo financia las mejores de Europa. Eso fue lo que me pasó a mí, la universidad que yo escogí no era lo suficientemente buena para ser financiada por el IES. Al final, la escuela recibió un dinero extra y me otorgaron la oportunidad de poder ir. Puedo decir, que siempre estaré agradecida a mi universidad checa, que me dio la posibilidad de vivir la mejor experiencia de mi vida.

Creo que ya he mencionado todo lo importante. Me lo pasé genial en esta universidad, y me dio todo lo que yo esperaba. Además, estoy estudiando en Ámsterdam mientras leéis esto, y gracias al IES, que realizó un acuerdo especial con la Universidad de Ámsterdam, y no tuve que hacer los exámenes GMAT durante el proceso de admisión. Me he quejado mucho, pero al final he disfrutado mucho del tiempo en esta universidad, y diré que estudiar aquí ha sido la mejor elección. De hecho, según algunos rankings, ¡es la mejor universidad de Económicas de la República Checa!

Institute of Economic Studies


Galería de fotos



Contenido disponible en otros idiomas

Comentarios (0 comentarios)


¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?

Si estás viviendo una experiencia en el extranjero, eres un viajero empedernido o quieres dar a conocer la ciudad donde vives... ¡crea tu propio blog y cuenta tus aventuras!

¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!