Advertise here

Cosas buenas y malas de vivir en Polonia y Cracovia

Publicado por Silvia Herreros — hace 7 meses

Blog: Sobre Polonia
Etiquetas: Blog Erasmus Polonia, Polonia, Polonia

¡Hola de nuevo a [email protected]! Ya han pasado casi 4 meses desde que acabó mi experiencia Erasmus y la verdad es que parece que fuera ayer cuando estaba allí. En esta entrada del blog sobre Polonia voy a hablar un poco sobre las cosas buenas (ventajas o inconvenientes) que tiene vivir en este país, más concretamente en Cracovia, que es donde pasé esos buenísimos 10 meses que recordaré siempre.

Lo cierto es que mi experiencia en general fue muy positiva y lo malo fue un porcentaje pequeñísimo del tiempo que estuve allí. Es verdad, como dice mucha gente, que cuando estás de Erasmus vives como en una burbuja de positivismo y alegría que hace que no te des cuenta de muchas cosas, como de los problemas que tiene el país. Hablando con gente que vive y trabaja allí, seguro que conoceríamos aspectos que no nos gustan tanto.

Voy a hablar dese mi perspectiva, que puede ser muy diferente a otras, pero que puede crearos una idea de cómo es Polonia.

Cosas buenas de Polonia y Cracovia

1. Hay muchos eventos a lo largo del año

Una de las cosas que me llamaron mucho la atención fueron la cantidad de eventos (musicales, deportivos, mercados, ferias, festivales... ) que había a lo largo del año en Cracovia, prácticamente casi todas las semanas. No solo esto sino también la gran participación de la gente, las infraestructuras y decoración que colocaban para cada evento o actividad.

Por lo que tengo entendido y lo que vi cuando visité otras ciudades de Polonia, pasa algo parecido en todas ellas, aunque claro está que en las más grandes como Cracovia o Varsovia siempre hay más cosas que ver y hacer.

2. Es un país muy barato

Yo venía de España, un país que es barato en comparación con lugares como Inglaterra o Alemania; pero Polonia es aún mucho más barato que España. Hacer la compra o comer en restaurantes sale prácticamente a mitad de precio y esto te permite ir a algunos de cierta calidad, porque siguen teniendo precios más bajos que los de España.

Viajar desde Polonia es baratísimo y esa es una de las cosas que más disfrutarás si vives en este país. Puedes encontrar vuelos de ida y vuelta por 25 euros a sitios como Praga, Berlín, Budapest... además de trenes y autobuses también con precios muy bajos.

Los gimnasios son también más baratos que en España; yo iba a uno de los mejores y costaba 25 euros al mes, más barato aún que uno de los normales aquí.

La ropa suele costar más o menos igual sobre todo si compras en tiendas internacionales o centros comerciales, pero hay muchas tiendas vintage y de segunda mano que son muy baratas.

3. Está rodeada de países muy interesantes y baratos

Antes he dicho que era muy barato viajar desde Polonia y creo que es algo necesario durante tu estancia allí, ya que los países que hay alrededor tienen lugares preciosos. Otro punto a favor es que estos países cercanos son también muy baratos: Hungría, República Checa, Ucrania... así que no solo el trayecto te saldrá a buen precio, sino también el alojamiento y la comida en tu destino.

4. Tiendas y bares abiertos 24 horas

Cuando salgas de fiesta este punto será tu mejor amigo. Las tiendas de Carrefour Express y sobre todo Biedronka (la más barata, en la plaza central de Cracovia) abiertas a todas horas de la noche es de lo mejor que te puede pasar.

También hay sitios como el Pierogi 24h para comer este plato tradicional a cualquier hora. Estos lugares se encuentran sobre todo en el centro.

5. La nieve

Si eres del centro de España, este o sur, seguramente habrás visto la nieve pocas veces en tu ciudad o pueblo, cuando la hayas visto habrá sido poca y no habrá durado mucho. Pues en Polonia es completamente distinto, en invierno nieva bastante y la nieve permanece ahí varias semanas. Es cierto que para la gente a la que no le guste el frío y todo lo que conlleva, este no será un punto bueno, pero a mí me encantaba mirar por la ventana y ver todo nevado o caminar por la nieve y verlo todo tan bonito.

Eso sí, es completamente necesario que te compres o lleves unas botas de suela gorda, serán tus mejores aliadas.

6. El buen tiempo, los lagos

Que no te engañe nuestra percepción de Polonia como un país super frío en el que nunca sale el sol. Cuando llegué en septiembre hacía mucho calor y en los 2 últimos meses del Erasmus (mayo y junio) fuimos varias veces a hacer barbacoas a los lagos y a bañarnos. Cracovia tiene varios lagos (en algunos hay que pagar los fines de semana) y te encantará estar bañándote en un sitio donde has pasado tanto frío en invierno.

Una de las cosas que me impresionó fue ver lo que cambiaba el mismo sitio de invierno a verano, de verlo todo nevado y con los árboles sin hojas a verlo todo lleno de flores y tan colorido.

7. Gente de muchos países

Polonia en general y Cracovia en concreto, son principales destinos Erasmus tanto de estudiantes como de gente de prácticas, además de gente que va allí a trabajar o simplemente de vacaciones. Gracias a esto, cada vez que salgas, vayas a una actividad o evento, podrás conocer gente de muchas nacionalidades, aprender sobre [email protected] y sus culturas.

Aprovecha esto y relaciónate con gente más alla de las personas de tu mismo país, porque eso es lo que de verdad creará tu experiencia.

8. Chocolates calientes, tés, helados

Cuando pienso en Cracovia se me vienen muchos olores a la cabeza, de pastelerías, restaurantes... Una de las cosas que destaco y era de las que más me gustaba sobre todo en días fríos eran los chocolates calientes. Los podías encontrar en cualquier máquina de café, incluso en supermercados, además de en Karmello, mi sitio favorito para ello. Recuerdo la satisfacción de estar haciendo turismo en alguna ciudad de Polonia y parar para tomar un chocolate con un trozo de tarta... eso era felicidad.

Si eres un fan del té, aquí también podrás encontrar muchos tipos casi en cualquier sitio, aunque el que más toman es el té negro.

Algo que me sorprendió fue que las heladerías están abiertas todo el año y la gente los consume todo el tiempo (yo incluida). Suelen tener muchos sabores de helados y opciones veganas en casi todos.

Cosas buenas y malas de vivir en Polonia y Cracovia

9. Comida, pastelerías

Olores y sabores de la comida polaca me encantaban, ese olor característico a sopa, patatas, champiñones... ha quedado grabado en mi mente. Hay sabores que son diferentes a los que estamos [email protected], pero la mayoría de cosas suelen gustar.

Las tartas y bollería que hay en Polonia te dejarán sin palabras. Son mucho más elaboradas y hay más variedad de la que suele haber en las de España. Si pasas al lado de una pastelería, notarás el olor desde lejos.

10. Transportes

Cracovia está muy bien comunicada y moverse por la ciudad es muy fácil. Acuérdate de comprar siempre los billetes de tranvía o autobús antes de subirte o justo al hacerlo, porque la multa es de 120 zloty o 30 euros y no dudarán en multarte ni un segundo.

El transporte entre las diferentes ciudades y pueblos también está muy bien organizado y es barato en comparación con España. Una vez monté en un tren para ir a Poznan que era clavadito al de Harry Potter, solo por eso merece la pena moverte por allí.

Otro factor importante es que toda la señalización también está en inglés y es muy fácil ubicarse y encontrar los sitios que buscas.

11. Patrimonio cultural y de naturaleza

Polonia es un país muy rico en patrimonio, tanto cultural como de naturaleza. Tiene muchas iglesias, catedrales, plazas principales, monumentos museos... Y por otro lado, parques naturales, nacionales, reservas, montañas...

Cosas buenas y malas de vivir en Polonia y Cracovia

Su arquitectura es diferente a la que hay en España, lo notarás sobre todo en pueblos como Zakopane, donde tienen un estilo propio de construcción. Los edificios tienen muchos colores(lejos del país gris y oscuro que la gente suele imaginar) y hay espacios encantadores.

Cosas buenas y malas de vivir en Polonia y Cracovia

12. Se aprovechan más los días

Este punto depende mucho de tu forma de ser. En Polonia y más aún en invierno, los días son mucho más cortos que en España; en diciembre normalmente anochece a las 15:00. Esto puede afectarte de dos maneras: que optes por deprimirte y quejarte o que te haga madrugar más, ser más [email protected] y [email protected] y aprovechar todas las horas de luz. Esto no significa que no puedas hacer cosas una vez sea de noche y de hecho es algo que me encantaba, porque por la tarde todo se volvía más tranquilo y hacías tus tareas más relajada.

13. Cafeterías y bares especiales

Estamos [email protected] a ver el mismo tipo de cafeterías, bares y restaurantes, con pocas variaciones en cuanto a decoración y por lo general bastante aburridos. Las cafeterías en España son de gente con prisa por las mañanas y más o menos tienen lo mismo en todas.

En Polonia es muy diferente. Cada cafetería tiene su encanto y hay muchos bares o restaurantes con temáticas o cosas singulares y especiales. Esto te hace querer descubrir cada uno de ellos; además, en todos ellos sirven cosas distintas o de formas nuevas.

14. Sitios y festivales veganos

Esto me hizo muy feliz a lo largo de mi estancia allí y también me hizo volver con unos kilos de más. Hay muchos bares y restaurantes veganos y además de eso, suelen tener opciones veganas en prácticamente todos los restaurantes, incluso en el comedor de la universidad.

Cosas buenas y malas de vivir en Polonia y Cracovia

No solo eso, sino que también hay muchos eventos sobre veganismo. Recuerdo que hubo dos festivales de comida y productos veganos dos semanas seguidas y fui la chica más feliz del mundo. También hay manifestaciones, jardines veganos con varios puestos de comida...

15. Costumbres, cultura

Siempre que viajamos, debemos intentar prestar atención a las costumbres y culturas de otras ciudades y países para aprender y juzgar por [email protected] [email protected], no por la idea que nos crean los medios o gente que ya ha estado en ese mismo sitio antes.

Como he dicho en un punto anterior, en Cracovia siempre había muchos eventos con actuaciones musicales, comida típica, bailes... En el día a día podemos ver cómo habla la gente del país, cómo se relacionan y preguntarles por sus costumbres.

Cosas malas de Polonia y Cracovia

La verdad es que me cuesta decir las cosas malas porque mi tiempo allí fue tan bueno que eso fue más importante que todo lo demás, pero siendo objetiva, diré unas cuantas.

1. Mentalidad conservadora

Por supuesto que esto depende de la gente con la que te encuentres y el sitio donde estés, pero en Polonia hay mucha gente con ideas conservadoras y verás en varias ocasiones manifestaciones o protestas en contra del aborto, del matrimonio homosexual y la adopción por parte de parejas homosexuales... Allí no es lo común ver una pareja de dos chicos o dos chicas besándose en la calle o de la mano. Esto no quiere decir que te vayan a decir o hacer algo si lo haces, no tengas miedo, porque también hay mucha gente que no comparte esas ideas.

Esta es una de las cosas que se ocultan más allá de nuestra "burbuja Erasmus", donde la gente suele tener una mentalidad más abierta, pero puede ser que alguna vez te encuentres con una persona así.

2. El frío

La verdad es que esto no fue un punto negativo para mí pero lo puedes ser si no te gusta nada el frío. Si te abrigas bien y te haces de unas buenas mallas y camiseta térmicas, acompañadas de unos calcetines gordos y unos guantes, casi no lo notarás.

De hecho, lo pasé peor cuando llegó el calor porque estábamos [email protected] al frío y lo notamos muchísimo más.

3. El idioma

El polaco es difícil, pero puedes aprender lo básico. En otra entrada sobre consejos Erasmus recomendé aprender un poco del idioma para poder entender las cosas básicas e intentar hablar en polaco cuando compras en un supermercado, ya que es algo que suele agradar a la gente de allí.

El mayor inconveniente son los eventos interesantes que hay a lo largo del año y que se realizan solo en polaco. Aun así, hay muchos otros en inglés a los que podrás asistir sin problema, pero a no ser que tengas un buen nivel de polaco, será difícil disfrutar al completo de los que se hacen solo en polaco.

4. Los alquileres son más caros

Ya dije en otra entrada que Polonia es un país muy barato, pero los alquileres no suelen serlo. No llegan a ser tan caros como en Madrid, pero casi todos rondan los 200 euros por persona, más caro que en ciudades como Córdoba o Alicante.

En cambio, las residencias son más baratas, puedes incluso encontrar habitación por 90 euros.

5. Los sueldos son más bajos

Este punto va relacionado con el anterior y es que al ser un país más barato, los sueldos también son más bajos y los alquileres siguen siendo algo más caros.

6. Los restaurantes cierran temprano

Las horas de luz en Polonia son diferentes y también lo son los horarios de los restaurantes. Por esta razón, la mayoría de ellos estarán cerrados a las 10 de la noche y algunos a las 11. Tendrás que acostumbrarte a cenar antes si quieres cenar fuera o cenar en casa.

7. Hay pocas horas de luz

Esto lo he mencionado también en el apartado de cosas buenas y es que depende mucho de cómo reacciones a ello. Si eres una persona positiva, aprovecharás cada momento del día, te levantarás antes y conseguirás sobrellevarlo bien.

Es un aspecto negativo si tienes que volver andando desde lejos (aunque es bastante seguro), si quieres pasar un día fuera o te gusta trabajar con la luz del sol.


Galería de fotos



Comentarios (0 comentarios)


¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?

Si estás viviendo una experiencia en el extranjero, eres un viajero empedernido o quieres dar a conocer la ciudad donde vives... ¡crea tu propio blog y cuenta tus aventuras!

¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!