Advertise here

Walt Disney Studios París

Entrar en un mundo fantástico

¡Disneyland! Un lugar de maravillas y sueños. Un lugar en el que muchos niños buscan pasar el rato y admirar a sus personajes favoritos, mientras que los adultos disfrutan de unos paseos llenos de nostalgia. Disneyland tiene su origen en Estados Unidos, aunque ha encontrado otro hogar en París. Disneyland París se encuentra situado al este de la ciudad y, de normal, está lleno de visitantes la mayor parte del año. Yo fui a principios de noviembre. Estaba visitando a unos amigos en París mientras estaba de Erasmus cerca, en Reims. Después de un par de días dando vueltas, me dijeron que tenían ganas de ir a Disneyland. Yo nunca había estado, así que acepté el plan. ¿Por qué no? La vida es corta.

Disneyland Paris Studio

Fuente

Así que mis tres amigos y yo acabamos yendo. Un hermano y una hermana, la novia del hermano y yo. La hermana mayor ya había estado allí varias veces. No me acuerdo del número exacto, pero serían unas 4 o 6 veces. Me explicó que para ir a Disneyland se necesita un poco de organización. Necesitas planear tus pasos de forma que te asegures ver tantas atracciones como sea posible sin pasar una media de una hora en cada una. Escuchar eso me desanimó un poco. Lo único que me podría aburrir en Disney son las largas colas ilógicas.

Cómo llegar

De todas formas, me dio algunos consejos que pondría en práctica. Lo primero y lo más lógico es llegar temprano. Esto es importante, ya que la mayoría de turistas y lugareños suelen ir justo antes de mediodía. Teníamos alojamiento cerca del centro de París. Desde ahí, teníamos que coger un metro y luego un tren, que costaba aproximadamente de seis a ocho euros por entonces. Solo el tren nos llevó sobre cuarenta minutos. Irás en uno de los trenes de dos pisos, que son bastante cómodos y grandes como para llevar a grandes grupos de personas. Cuando llegamos, el tren ya estaba bastante lleno. Parecía que otras personas habían tenido la misma idea que nosotros.

Así que, al salir de la estación de tren, fuimos directamente a la taquilla. Si llegabas pronto no tendrías que esperar mucho para coger tu entrada. Acabamos comprando una entrada de un día, lo que costó cien euros. Cada entrada tiene su propio personaje Disney, como Minnie, Goofy, el Pato Donald...

Parque Walt Disney Studios

Una vez tienes tu entrada puedes ir a que te la escaneen y entrar en el parque. La zona se divide dos áreas principales: los Walt Disney Studios, la parte más pequeña, y el Parque Disneyland principal. Decidimos visitar antes la primera, ya que sería más fácil acabar antes. Al entrar, es como estar en un mundo completamente nuevo. La zona parecía como algo de los años 50 con coches de utilería antiguos, diseños de restaurantes, letreros, bares de leche y mucho más. Estaba diseñado con un estilo hollywoodiense en el que se podía ver que los edificios estaban sostenidos por pilares de madera y que algunos eran simplemente la fachada sin nada detrás, aunque esto le daba, de manera intencionada, cierto encanto. Me acuerdo de los niños gritando de la emoción, ya que este era el comienzo de un día lleno de euforia.

Como parte de la estrategia, la hermana nos llevó directamente hacia un pequeño grupo de máquinas para sacar entradas. Al parecer, en estas máquinas puedes conseguir un «pase rápido» que te permite saltarte la cola principal. Algo así como un pase prioritario. Por lo general, los coges con una hora de antelación, más o menos, de forma gratuita. ¿Cómo dejar pasar la oportunidad de tener un pase prioritario gratis que podría salvar un par de horas de tu tiempo?

Front lot

La zona de Walt Disney Studios se divide en dos partes. Casi acabé conociendo estas zonas como la palma de mi mano, debido a la cantidad de tiempo que pasé inspeccionándolas mientras estábamos en la cola, ya que no pudimos conseguir pases rápidos para todas las atracciones. De todas formas, una vez entres ya estarás en el Front Lot. Aquí es donde se encuentra lo descrito anteriormente. También hay restaurantes y una tienda pop-up de cáterin. Es un buen sitio para comer algo si no desayunaste antes de venir. Aquí también puedes encontrar máquinas en las que conseguir un pase de acceso rápido. La primera cosa que hicimos fue girar a la izquierda hacia la zona Production Courtyard. Este es el área principal de los estudios y tiene mucho que ofrecer. Lo que más destaca es el Magic Cinema.

El Magic Cinema es un gran sitio para calentar y adentrarse en Disneyland. Tendrás que pasar por algunas puertas y enseñar tu entrada antes de pasar. Dentro, puedes ver muchos de los mayores clásicos proyectados en una gran pantalla. Es una película de media hora en la que te enseñan más de cien años de cine. Esto se hace con películas dinámicas y también con actuaciones en vivo. Debido a que solo íbamos a estar un día visitándolo, decidimos que era mejor saltarnos esta parte e ir a ver otra. No cuesta nada. Hay varios sitios para comer algo rápido aquí. Ofrecen distintos tipos de comida y cafés para recargar las pilas para el largo día que había por delante.

Disneyland Paris Studio

Fuente

Justo al lado del Magic Cinema tienes un pequeño estudio con Stitch retratado, de Lilo y Stitch. No fuimos, ya que es básicamente para los niños. Mi amiga nos explicó que ahí hacen espectáculos cortos en los que los niños pueden hablar, cantar y bailar con Stitch, que aparece en un gran proyector. La idea me pareció encantadora. Imagina ser un niño, conocer a uno de tus personajes favoritos en en la vida real y poder interactuar con él. Había algunas familias entrando mientras pasábamos.

Justo al lado de Stitch Live hay un espectáculo de Disney Junior Live. En este punto comencé a darme cuenta de que esta parte está más dirigida a la audiencia más joven de Disney. Mi amiga explicó que esta atracción también nos la podíamos saltar, ya que teníamos ganas de las atracciones en sí. En el folleto decía que aquí es donde tendrían lugar los espectáculos musicales y de baile con muchos de los personajes de Disney más aclamados. El espectáculo presentará una historia para que los espectadores la disfruten. Enfrente de estas dos está el Place des Stars Stage. Es un escenario con un fondo de París muy rosado. Pensé que era un lugar creado con el único objetivo de sacarse fotos escénicas con tu pareja. Mi amiga me dijo que realmente tenía un uso. Aunque ahora ya se usaba poco, explicó, antes se realizaban espectáculos con algunas de las grandes estrellas de Disney, que cantaban y bailaban para los niños. De todas formas, me dijo que las últimas veces que había estado no había nada programado para ver ahí.

Ahora, después de mucha expectación, llegamos a nuestra primera atracción: la Twilight Zone Tower of Terror. No había mucha cola para entrar debido a la hora que era. Después de esperar fuera cinco minutos, nos llevaron dentro. El sótano del sitio parecía sacado de un sueño de los amantes del steampunk. Había diales, locomotoras y muchas máquinas preciosas y muy bien diseñadas por todo el camino. Nos metieron a todos en un cuarto y nos proyectaron algo en la pantalla mientras las luces se iban apagando. Nos pusieron un corto en el que explicaban la historia del edificio. La historia de los relámpagos, los ascensores y los desaparecidos. Los efectos de sonido y los bajos eran bastante buenos. Estaba diseñado para meterte de lleno en la atracción. Lo disfruté totalmente. Las personas que nos acompañaban se mantenían tan impasibles como podían, como si fueran zombies. Fue emocionante.

Después del clip en la pequeña televisión, nos llevaron a la siguiente habitación. Aquí era donde estaba la mayor parte del sótano. Parecía como de finales del siglo XVIII. Allí estaban, en una fila, las 8 o 12 personas a las que estaban llevando a la atracción en ese momento. Este hotel en ruinas con sus empleados bien vestidos acompañaba al encanto que tenía este «hotel viejo». Después de unos diez minutos, ya estábamos arriba. Un hombre impasible con un elegante acento francés nos dio las instrucciones en inglés. Luego nos llevó dentro, hasta que llegamos a una esquina. Allí había un ascensor que estaba lleno de asientos en los que todos nos sentamos cerca de nuestros amigos.

Entonces llegó un nuevo empleado y nos dio algunas instrucciones más. Hizo algunas bromas exitosas antes de que empezara la atracción. Se cerraron las puertas del ascensor y comenzamos a subir lentamente. Todo estaba yendo bien hasta que cayó un rayo. Entonces el ascensor empezó a ir hacia arriba y hacia abajo. ¡Era una atracción de caída libre! Era bastante emocionante. En algún momento nos llevaron arriba del todo, donde se abrieron unas grandes ventanas de madera y se podía ver todo el parque de manera espectacular. Esto duró un momento, hasta que caímos.

Para cuando finalizó estábamos riendo y llenos de adrenalina. Otra cosa que tampoco cuesta nada es que en casi todas las atracciones hay televisiones al final que muestran fotos tuyas en algún momento del viaje. Algunas son muy graciosas. Si quieres comprar una versión HD de esta foto, están disponibles al finalizar la atracción. Es un buen recuerdo para tener si la foto es particularmente graciosa. Al final de esta atracción te encontrarás con una tienda de recuerdos en la que puedes comprar todo tipo de baratijas, disfraces, chocolates y demás.

La última atracción de esta zona es el Studio Tram Tour. Está diseñada para proporcionar una mejor idea de las relaciones de Disney y de lo que hay detrás de la magia. Te llevarán a dar una vuelta por la zona de producción con alguien que te explicará las diferentes piezas que se pueden ver. En algún momento de este viaje tranquilo habrá un espectáculo de fuego. Esto se hace para mostrar que cualquier cosa puede pasar en Disney.

Backlot

Después de ver esta zona, te sugiero hacer lo mismo que nosotros e ir directamente a la zona Backlot. Aunque el nombre por sí mismo no levante mucha expectación, puedo garantizar que esta es una de las partes más dinámicas del parque.

Al primer sitio al que fuimos, y mi favorito, es la Rock and Roller Coaster. Esta montaña rusa gira básicamente alrededor de las grandes estrellas del rock del pasado. En especial, se centra en Aerosmith, aunque tiene mucho que ofrecer. Tuvimos que esperar en la cola como veinte minutos para entrar. Incluso desde fuera puedes oír algunos clásicos del rock como The Beatles o Guns N' Roses, junto con otros grupos más modernos como Green Day. Una vez entramos, nos llevaron a otra cola. En verdad, esta era una de esas colas en las que te gusta estar. Esto se debe a que a nuestro alrededor había muchos tipos de recuerdos diferentes de varios grupos. Me enamoré de la guitarra de Angus Young de AC/DC, con su madera de caoba roja, exhibida para que todo el mundo la viera. Muchos de esos niños nunca habían oído hablar de este tipo de grupos. No soy el tipo de persona que se esfuerza por integrar a la nueva generación en la música «antigua», aunque me parece importante conocer un poco la historia de la música. Creo que esta atracción animó a muchos de ellos a hacerlo. Estábamos rodeados de niños, adolescentes y adultos. Era una de esas atracciones para todo el mundo.

Después de pasar la cola, entramos en una sala de cine cerrada. Aquí nos paramos a escuchar un clip corto sobre la historia de Disney y Aerosmith. Estaba bastante emocionado. Luego nos dejaron ir a la parte principal de la atracción. Después de esperar un poco, ya estábamos situados y listos para comenzar. La atracción comenzó lentamente con música a todo volumen para aumentar nuestra emoción. Entonces, llegamos a una parada. Comenzó una cuenta atrás de cinco segundos hasta que salimos disparados hacia el oscuro estudio. Recuerdo que la zona era, en general, oscura, a excepción de por las luces intermitentes aquí y allá y la música de Aerosmith. Mi amigo es un guitarrista amante del rock. Yo mismo solía escuchar música rock cuando era joven. Nos gritábamos el uno al otro con emoción. Esta es una atracción que recomiendo totalmente, independientemente del tipo de música que te guste. Hacen un gran trabajo mezclando la música y la adrenalina.

El siguiente sitio al que fuimos fue Stunt Show Spectacular, que se empezó a llenar de gente. La atracción se basaba en ver un espectáculo pseudo-motorizado con coches disparando. A menudo verás a algunos de los personajes más conocidos de la película Cars. Los niños gritaban de la emoción al comenzar el espectáculo. Está muy bien hecho y lo disfruté bastante, aunque solo nos quedamos diez minutos porque mi amiga dijo que duraba bastante y no nos queríamos perder lo principal.

La última atracción que vi de esta zona se llamaba Armageddon y se centra en los efectos salvajes y especiales. Es, definitivamente, un espectáculo llamativo para ver. También muestra la complejidad de Disney para llevar a cabo efectos especiales e indaga en el contenido que vemos más tarde en televisión. Funciona de la siguiente manera: te sitúan en la sala de mando de una nave espacial. Desde aquí verás toda clase de efectos especiales, sobre todo explosivos. No importa la edad que tengas, ya que los explosivos inofensivos son siempre algo divertido de ver. Si tienes ganas de aprender acerca de los efectos especiales de los explosivos a lo largo de la historia de Disney, entonces no busques más.

Después de explorar Armageddon, decidimos parar en una tienda de recuerdos. Mientras las chicas buscaban una muñeca de Minnie, mi amigo y yo descubrimos algo excepcional. Un padre estaba paseando con su hijo, que estaba vestido de Darth Vader. Este niño pequeño lleno de pura maldad fue la cosa más adorable que vimos en el día. Mi amigo y yo no éramos capaces de superar lo adorable y guapo que estaba el niño con su máscara y su traje. Así que cuando visites Disneyland, espera ver a muchos otros fans vestidos como su personaje favorito (o el de sus padres). Además, este es uno de los pocos sitios en los que está socialmente aceptado vestirte como tu personaje Disney favorito. ¡Así que vuélvete loco!

Toon Studio

Decidimos dar una vuelta rápida por la última zona antes de ir a la parte principal de Disneyland: Toon Studio es el último sitio para visitar. Como en la zona de producción, hay varios sitios de cáterin y cafeterías para sentarse y tomarse un respiro del ajetreo de Disneyland. La primera atracción que recuerdo ver es la Toon Plaza.

Esta zona es, en verdad, un simple pueblecito diseñado para conocer a los personajes. Mientras la gente esperaba a que llegara el siguiente, nosotros pasamos. Mi amiga me explicó cómo ella solía irse de esta zona y entonces aparecía otro personaje. Normalmente los anunciaban con un sonido insignia como la risa de Mickey Mouse antes de que entrara. Esto sería el sueño Disney de todo niño, conocer a sus «héroes» o personajes favoritos. No era un sitio que atrajera exactamente a la generación mayor. Todo lo que vi fue una gran cantidad de niños con sus padres cerca.

Disneyland Paris Studio

Fuente

Justo enfrente de la Toon Plaza nos encontramos con un tema totalmente diferente. Situado en el contexto del «salvaje oeste», esta atracción cuenta con la famosa película Disney, Cars. Aquí puedes subir en uno de los muchos coches de choque con los personajes principales de la película. En la pista de coches hay varias plataformas desde las que los padres pueden ver y supervisar a sus entusiasmados hijos. Era una imagen bastante adorable.

Cerca está Crush’s Coaster Está atracción se basa en la película Buscando a Nemo. El personaje principal es Crush, la tortuga marina. Una cosa que se me olvidó mencionar: la mayoría de las atracciones tienen señales electrónicas que indican lo que se tarda en entrar en función de la cola que haya. En este caso, eran 45 minutos. Se me rompió el corazón. Llegábamos bastante tarde a la fiesta. Mi amiga entonces me reconfortó: tenía cuatro pases rápidos para Coaster Crush. Gritamos. Entramos con el pase. Cuando digo que estaba lleno, es que lo estaba. Cuando entramos y vimos la cola, quedamos con la boca abierta. Aunque parecía larga desde fuera, más lo era y más gente había cuando estabas dentro. Por suerte entramos justo después de que acabaran los que estaban.

Entramos cuatro por vagón. El viaje fue sorprendentemente rápido y alrededor nuestro giraban los caparazones de tortuga. Puede que algunos se mareasen, pero nosotros nos lo pasamos genial. Fue bastante rápido y se acabó en dos minutos. Fuimos desde dentro hacia fuera, luego otra vez dentro, donde nos llevaron de nuevo a la zona principal. Esta atracción está totalmente llena de adrenalina. Recomiendo que lo probéis por vosotros mismos.

La atracción que está justo al aldo de Crush's Coaster es The Flying Carpets Over Agrabah. Esta está basada en Aladdin. Te montarás en un vagón con forma de alfombra que te da vueltas, te sube y te baja para crear la impresión de que estás volando. Diría que está más dirigida a los niños que a todos los demás. Al fondo verás el día y la noche mientras viajas por diferentes partes del día. Está muy bien ambientado, con una lámpara mágica en lo más lato de la atracción.

Una de las últimas cosas que no cuesta nada es Animagique. Es un gran estudio en el que te muestran varias actuaciones en vivo con Mickey Mouse y su varita mágica dirigiéndolo todo. Por lo general, verás un espectáculo con diferentes personajes vestidos de muchos colores. Encontrarás muchos tipos de personajes como Elsa, Rafiki (el babuino de El Rey León) y muchos otros. El tema del espectáculo gira alrededor de Mickey intentando convertirse en mago. Incluye muchos trucos de magia y mucho baile. Mi amiga me explicó todo con emoción. Por desgracia teníamos prisa y no pudimos verlo, ya que solo teníamos la entrada de un día. Me da un poco de pena. Si alguna vez vuelvo al parque, seguramente tenga la curiosidad suficiente para descubrir por qué mi amiga lo había disfrutado tanto.

Disneyland Paris Studio

Fuente

Cerca de la salida hay una pequeña atracción muy adorable. Esta se basa en Monstruos S. A. . Si nunca has oído nada acerca de la película, te pondré en contexto. Se centra en la idea de pasar por puertas mágicas a las habitaciones de los niños. Los monstruos hacían todo lo posible por asustar a los niños para que gritaran. Este grito cargaría los contenedores que, en la sociedad de los monstruos, se usan como fuente de energía. La atracción se centra en los gritos de la gente. Hay tres micrófonos diferentes con contenedores encima. Puedes gritar lo más alto que puedas en ellos y ver si eres el mejor jugador en la industria de gritos de Monstruos S. A.. Tu grito rellenará el nivel del contenedor, lo iluminará y mostrará lo bien que lo hiciste.

Probamos todos, ya que no había mucha gente y nos causaba curiosidad. Conseguimos hacer buenos números y ahora mismo estamos buscando trabajo en Monstruos S. A.. Era una situación extraña, así que acabamos riendo más que gritando. Gritar aleatoriamente en público no es la norma social más común.

Después de calmarnos, decidimos acabar nuestra excursión a la zona de los estudios viendo la Art of Disney Animation. Esta atracción está llena de animación e historia del arte. Aquí te mostrarán cómo se crearon los diferentes clásicos con papel y lápiz. Verás un vídeo y luego te enseñarán la zona. Es difícil no ver este lugar, ya que divisarás el gran sombrero de mago que Mickey Mouse se pone para realizar sus trucos. Me gustó mucho esta atracción, ya que hay pocas cosas que ver que nos evoquen nostalgia a mis amigos y a mí. En este punto pusimos fin a nuestra estancia en los estudios de Disneyland. Después, nos dirigimos hacia la parte principal del parque.

Esto marca el final de mi experiencia en Disneyland Studio. Dentro de poco subiré la siguiente parte. Espero que esto te muestre qué puedes esperar y qué visitar. ¡Disfruta!


Galería de fotos



Contenido disponible en otros idiomas

Comentarios (0 comentarios)


¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?

Si estás viviendo una experiencia en el extranjero, eres un viajero empedernido o quieres dar a conocer la ciudad donde vives... ¡crea tu propio blog y cuenta tus aventuras!


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

Girando la manivela...