Advertise here

Visita Murcia en 2 días

  1. Consejos y trucos en Murcia
  2. Gestionar el dinero en Murcia
  3. Cómo llegar a Murcia
  4. Barrios de Murcia
  5. Alojamiento en Murcia
  6. Gastronomía y restaurantes en Murcia
  7. Salir de fiesta en Murcia
  8. Transporte en Murcia
  9. Qué ver y qué hacer en Murcia
  10. Viajes y excursiones en Murcia
  11. Fiestas y festivales de Murcia
  12. ¿Qué buscas en Murcia?
  13. Visita Murcia en 2 días

Día 1

¿Acabas de llegar a Murcia y no sabes por dónde empezar? No te preocupes, si sigues este itinerario podrás disfrutar de lo mejor de Murcia y en tan solo 2 días. Al tratarse de una ciudad con un centro tan acogedor, todos los lugares representativos se encuentran muy cerca los unos de los otros, así que será sencillo recorrer la ciudad y ver lo más importante en un tiempo récord de dos días.

Por la mañana

Desde ya mismo debes saber que el río que divide la ciudad de Murcia, el río Segura, te servirá como referencia a la hora de orientarte por sus barrios y sus calles. Una vez sabiendo eso, nuestro itinerario comienza dando un paseo por el Jardín del Malecón, que dependiendo de la época del año en la que estés, es posible que te encuentres distintos puestos o barracas, en las que podrás probar platos típicos murcianos.

Al haber recorrido uno de los pulmones de la ciudad, ve a La Glorieta de España, allí podrás echarte una foto frente a la Casa consistorial de Murcia. Este edificio es un claro ejemplo de arquitectura neoclásica y, junto a las flores que lo arropan en La Glorieta, deja una estampa de lo más encantadora. ¡Entra y descubre su interior sin tener que pagar nada!

Una vez fuera de la Casa consistorial, avanza hasta la plaza del Cardenal Belluga y, ante tus ojos, te encontrarás con la Catedral de Murcia. Este impresionante monumento es el brillante resultado de la combinación de cuatro estilos arquitectónicos que se sucedieron en el tiempo: el gótico, el renacentista, el barroco y el neoclásico. Entra y empápate de hasta el más mínimo detalle. Sus majestuosas bóvedas y su despampanante decoración harán que te sientas como una hormiguita, pero no acaba aquí la visita a la catedral. Entra al museo, que vale tan solo 3 €, y descubre todo sobre nuestra joya de la corona. Y para rematar la visita, por 5 € podrás subir la torre y contemplar la ciudad de Murcia desde unas vistas privilegiadas.

Al salir de la catedral, toma rumbo en dirección Trapería. Se trata de una vía muy concurrida que recorre el casco antiguo desde la catedral hasta la Plaza Santo Domingo. A mitad de camino, encontrarás a mano derecha el Real Casino de Murcia. Esta parada, al igual que la de la catedral, es prácticamente obligatoria. El Real Casino de Murcia está oficialmente declarado bien de interés cultural gracias al gran despliegue de elementos neonazarís en su estructura arquitectónica; su belleza y complejidad te dejarán sin aliento.

Al salir, continúa por la calle Trapería hasta llegar a la Plaza Santo Domingo para bajar en dirección Plaza de la Merced. Si te apetece tomarte una cerveza y unas patatas a media mañana con vistas a la Facultad de Letras y al Jardín de la Fama, en esta plaza encontrarás los mejores bares y a los mejores precios; te aconsejo que vayas a Maraña, a La Playa o a Íberos.

Como ya habrás hecho hambre, baja por la calle Obispo Frutos y, cuando lleves 3 minutos andando más o menos, te encontrarás con la famosa Plaza de Toros de Murcia. Bajando por cualquiera de las calles que hay frente a la Plaza de Toros, darás con un montón de bares en los que podrás hincharte a comer tapas y a muy buen precio, gracias a sus ofertas de caña y tapa. Te recomiendo un par de sitios que podrás encontrar también en el apartado de dónde comer para que sepas cuáles son los mejores en relación calidad-precio: La Bernarda, Los Toneles, Los Zagales, El Rincón del Chapas, el Fraskito, La Tapadera o Las Pintas Murcianas.

Por la tarde

Después de una buena comida, lo que toca es el postre. Para ello, te recomiendo que te acerques a la cafetería Socolá, tienen unos pasteles y dulces espectaculares, por no hablar del café; tienen miles de tipos de cafés y todos ellos están riquísimos.

Después del café, toca ponerse de nuevo en marcha, así que calienta motores que volvemos de nuevo a la Plaza Santo Domingo, pero para esta vez ir en dirección contraria a la universidad. En esta ocasión, vamos al Teatro Romea, que está en la plaza Julián Romea. Se trata de un teatro ecléctico con trazos neoclásicos; el teatro más famoso de la localidad y uno de los más importantes a nivel nacional.

Si continuamos hacia Gran Vía, la avenida principal por excelencia del centro, podrás ver la inmensa cantidad de tiendas que tienes a tu disposición; tanto esta calle como la de Platería son las calles perfectas para ir de tiendas. Desde aquí, a mano derecha en dirección al río encontrarás la Plaza de las Flores, un lugar encantador rebosante de ambiente, perfecto para tomar una cerveza con los amigos y dejarse llevar por el espíritu cervecero murciano. Está en pleno casco histórico, así que podrás ver cómo confluyen la elegancia de los edificios y fuentes con los atractivos platos de tapas de sus bares. Es el sitio perfecto para tapear antes de volver a dormir, ya que hay que coger fuerzas y reponer la energía para estar a tope para lo que te espera al día siguiente.

Día 2

Por la mañana

No te levantes muy tarde, ¡porque hoy nos toca subir a La Fuensanta!

Vayamos paso a paso, en primer lugar, ¿qué es la Fuensanta? Aquí puedes ver las experiencias de otras personas que también han visitado el santuario se han quedado prendados de La Fuensanta. Se trata del Santuario de Nuestra Señora de la Fuensanta, uno de los destinos turísticos y religiosos más visitados de la Región de Murcia. Tienes que venir por lo menos una vez en la vida, así que atento porque hay distintas formas de llegar. Lo más sencillo sería ir en coche, pero en el caso de que no tengas uno a tu disposición, se puede llegar andando, tal y como hacen por la Romería, o en autobús. Si decides ir en autobús, puedes coger tanto la línea 50 de Latbus, que te deja en el Santuario, como las líneas 29 o 6, que te dejan en el pueblo para subir por el sendero; si sigues las señales e indicaciones no tiene pérdida. El precio de visita al santuario es totalmente gratuito, y el horario de visita es de lunes a domingo de 9:00 a 13:00 y de 16:00 a 18:30.

Desde allí tendrás a un lado las mejores vistas de toda Murcia habidas y por haber, y al otro lado el santuario de la patrona de Murcia.

Imagino que tendrás hambre después de todo el esfuerzo, así que ahora toca reponer lo que has quemado. Allí mismo, en la Fuensanta, encontrarás el bar Quitapesares, que sin duda es el lugar con las mejores vistas de toda Murcia. Y, al contrario de lo que puedas imaginar por sus vistas y su localización, no es nada caro y por si fuera poco, todo lo que puedas pedir estará buenísimo. ¡Que aproveche!

Por la tarde

Por la tarde, una vez ya reposada la comida toca bajar y volver a la ciudad, pero esta vez bájate en el barrio del Carmen, porque ahora nos toca ver lo que hay al otro lado del río.

Dirígete a la Iglesia del Carmen, que se encuentra en la calle principal de este barrio, para poder apreciar el estilo barroco que está presente en casi todos los monumentos de la región. Tanto su fachada como su interior sacan a relucir estos rasgos, pero lo más destacable es un elemento que se encuentra dentro, el Cristo de la Sangre.

Al salir, tendrás ante tus ojos uno de los jardines más antiguos de toda la ciudad, el Jardín de Floridablanca, que lleva en pie aproximadamente dos siglos. Este jardín es uno de los lugares más encantadores de toda la ciudad con diferencia y, a decir verdad, suele pasar desapercibido. Adéntrate en este humilde recinto y pasea por sus sendas disfrutando del aire puro que ofrece uno de los pulmones de Murcia. Mires a donde mires, encontrarás belleza. Si alzas la mirada, verás los ficus centenarios que llevan dos siglos dando sombra a nuestros conciudadanos murcianos; y si agachas la mirada, verás la gran variedad de especies botánicas que se encuentran plantadas y repartidas a ambos lados del sendero.

Cuando te apetezca seguir con el recorrido, tan solo tienes que seguir calle arriba en dirección al río y cruzar el Puente de los Peligros, también conocido como Puente Viejo; uno de los puentes con más historia de la ciudad, donde curiosamente, la gente se persigna siempre al pasar para recibir la bendición de la Virgen de los Peligros como tradición. Esta costumbre se remonta años atrás, cuando el puente era de madera y los murcianos sentían un miedo inmenso al cruzarlo; la gente tenía tanto pavor, que se persignaba antes de cruzar para encomendarse a la virgen.

Y qué mejor manera de acabar que cerrando el círculo y cenando en un restaurante con vistas a la catedral. Pero no en los de la plaza del Cardenal Belluga, sino detrás, en La Cocina de Vives, donde encontrarás platos tradicionales de la cocina española al mejor precio y con un trato es impecable.


Galería de fotos



Contenido disponible en otros idiomas

Comentarios (0 comentarios)


¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?

Si estás viviendo una experiencia en el extranjero, eres un viajero empedernido o quieres dar a conocer la ciudad donde vives... ¡crea tu propio blog y cuenta tus aventuras!


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!