Advertise here

Mi segundo día en Liverpool

Mi novio y yo empezamos nuestro segundo día en Liverpool hacia las 10 de la mañana y fuimos al centro de la ciudad asi que pudimos explorar el resto de los museos que nos quedaban de Liverpool. Sin embargo, primero decidimos pasarnos por el centro comercial Liverpool ONE y luego estuvimos buscando las estatuas de los Beatles.

Liverpool ONE

Liverpool ONE es uno de los centros comerciales más grandes de Liverpool con cientos de tiendas donde podéis comprar de todo. Esto es por lo que fuimos allí, ya que queríamos comprar alguna ropa de deporte en las tiendas porque había grandes rebajas en ese momento. Allí, encontramos un par de tiendas con todo tipo de ropa deportiva que estaban vendiendo sus productos por menos de diez euros, lo que es bastante barato, especialmente si compráis ropa de calidad.

También había muchas tiendas de cosmética con productos orgánicos, tiendas de marcas de moda como Zara, Mango y Victoria’s Secret. Además de eso, en el segundo piso, había muchos restaurantes, pubs y cafés donde uno podía disfrutar de algunas comidas y bebidas después de ir de compras todo el día.

Finalmente, compramos unas deportivas de calidad y nos dirigimos en busca de cualquier rastro de las estatuas de los Beatles.

h2>La estatua de John Lennon en Mathew Street

Justo después de comprar en el Liverpool ONE, nos dirigimos en busca de la estatua del famoso cantante John Lennon, que también fue un vocalista de los Beatles al principio. Nos llevó unos veinte minutos para llegar allí, pero fue bastante fácil de encontrar, ya que está al principio de Mathew Street en Liverpool y fue hecha por completo de bronce. La estatua mostraba a John Lennon casualmente apoyado en la pared junto al Cavern Club, que era el pub donde los Beatles actuaban a menudo. Esta estatua era un lugar famoso para muchos turistas y fans de los Beatles que venían aquí sólo para hacerse una foto con él.

Mi segundo día en Liverpool

A decir verdad, la calle era bastante agradable y llena de muchos pubs irlandeses, restaurantes y tiendas que venden tazas inspiradas en los Beatles, camisetas, datallitos e imanes.

La estatua de los Beatles en Liverpool

Más tarde, nos dirigimos hacia la costa de Liverpool y más concreto a sus famosos muelles. Allí encontramos la otra estatua famosa en la ciudad de Liverpool, la estatua de los Beatles, donde los cuatro músicos fueron replicados caminando. La estatua era bastante grande y estaba hecha de material parecido al bronce. Por lo que tengo entendido, fue donado por el Cavern Club, donde solían actuar al principio de su carrera. Mirando estas estatuas, entendí cuánto significaban para la gente de esta ciudad y cuánto las adoraban. Fue bastante fascinante y absolutamente merecido, ya que los Beatles son increíblemente talentosos y produjeron muy buena música en su época.

El Museo de Liverpool

Después, nos dirigimos directamente al Museo de Liverpool, cerca de la estatua de los Beatles. El Museo de Liverpool se encuentra en un enorme edificio futurista con enormes ventanas que dan a los muelles, al río y a la ciudad. Su entrada daba directamente al río, así que era bastante fácil encontrarlo. Cuando entramos nos encontramos en un enorme y espacioso salón donde estaba el mostrador de información, junto con las cafeterías y tiendas. No había que pagar entrada en el Museo de Liverpool, así que nos dirigimos directamente al primer piso subiendo las escaleras y comenzamos nuestra visita.

Primero entramos en la sección que presentaba la historia de Liverpool. Te hacía viajar en el tiempo a cuando los hombres prehistóricos paseaban por estas tierras hace unos seis mil años. En la sección, había muchas recreaciones de sus refugios, las herramientas que usaban para atrapar a sus presas y su vestimenta. Junto con eso, había explicaciones concretas de cómo estaban viviendo en la tierra de Merseyside y qué tipo de alimentos conseguían allí. Fue una experiencia muy interesante, especialmente cuando te das cuenta de lo antigua que es la ciudad de Liverpool.

A continuación, había muchos objetos de la Edad Media, cuando la ciudad comenzó a crecer y a expandirse. Durante ese período, la ciudad era conocida como uno de los principales y más importantes puertos del Imperio Británico. También era el puerto, donde se realizaba la mayor parte de la trata de esclavos, así que Liverpool era una ciudad bastante concurrida en aquella época. Había muchos objetos relacionados con ese período como cubiertos, varios tazones pintados a mano traídos de Japón y China, telas finas y armas que se usaban para defensa propia en aquel entonces.

Una de las cosas que me llamó la atención en esa sección fue el mapa interactivo que habían creado. La idea era mostrar cómo la ciudad iba creciendo a través de los años y quiénes eran sus habitantes y cuántos. Por lo tanto, fue muy interesante mirarlo y aprender más.

En el mismo piso, había una sección para el Régimen del Soldado, dedicada a los soldados profesionales que participaban en las guerras en las que participó el Reino Unido. Fue muy interesante saber que el Imperio Británico estaba contratando soldados profesionales y entrenándolos para su propia protección. Todo este proceso comenzó a finales del siglo XVII y dura hasta hoy. Esta sección también era bastante interactiva y había lugares donde se podía escuchar a los soldados hablar de las guerras mundiales y uniformes militares que se podía usar. Por lo tanto, fue muy divertido probarse diferentes sombreros militares. También había arsenal militar y varias armas usadas por el ejército británico, que fue puesto en una enorme colección mantenida detrás de enormes ventanas de vidrio.

Luego, nos dirigimos al segundo piso donde estaba la People’s Gallery (la galería del pueblo), dedicada a la gente de Liverpool y su vida. Había muchos artículos que estaban dedicados al equipo de fútbol de Liverpool, trajes de los aristócratas del siglo XIX y al lado de la enorme ventana había el enorme pájaro del hígado (Liver Bird), que era el símbolo de la ciudad. La vista desde ese punto del museo era bastante fascinante como pudimos ver los muelles, así como el famoso Royal Liver Building con su enorme reloj en la parte superior de la torre. Este fue una vez el edificio más alto de toda Europa, que fue construido a principios del siglo XX. Mirándolo desde aquí, parecía una obra maestra arquitectónica con su enorme torre y el enorme pájaro en su cima.

Mi segundo día en Liverpool

Además, en esa sección, había muchas salas que recreaban diferentes partes de la ciudad de Liverpool hace años, junto con la corte improvisada en los barrios pobres de la ciudad. Parecía una pequeña etapa donde el juez local estaba tomando las decisiones según las leyes del barrio. Esos tipos de tribunales se utilizaban principalmente en los barrios donde la población era bastante pobre y no había recibido educación.

En el último piso, encontramos una colección temporal de fotografías y pertenencias de John Lennon, que fueron reunidas por su compañero Yoko Ono. Era una colección muy bonita en recuerdo al gran músico presentando una de sus pertenencias más queridas. Al final de la sala, había una enorme pared pintada con su cara donde la gente dejaba notas pegadas con deseos o mensajes, lo que era muy conmovedor.

Mi segundo día en Liverpool

Después de eso, bajamos a la planta baja del museo para ver la colección del Puerto de Liverpool. Había muchas máquinas que fueron usadas para ayudar a los trabajadores en el puerto y que estaban expuestas. Entre ellas, había muchos trenes, grúas y otras máquinas de vapor.

Luego entramos en la siguiente sección, dedicada a los distintos barrios de Liverpool, como el chino. Los primeros colonos chinos de Liverpool recogieron muchos objetos, junto con árboles familiares que mostraban a sus herederos. Finalmente, terminamos nuestra visita al Museo de Liverpool y nos dirigimos al siguiente museo en Liverpool.

Merseyside Maritime Museum en Liverpool

Mi segundo día en Liverpool

El Museo Marítimo de Liverpool es un enorme edificio cubierto con los ladrillos rojos característicos con los que la mayoría de las casas británicas estaban cubiertas. Su objetivo principal era explicar los viajes marítimos de los ciudadanos de Liverpool. Una vez más, no había que pagan entrada para acceder al el museo, pero se podía dejar una donación al museo para que así poder ayudar a su mantenimiento.

Cuando entramos en el museo nos dirigimos a su planta subterránea, dedicada al mercado negro, al narcotráfico y a los emigrantes. Era una parte muy interesante del museo, ya que revelaba cómo el comercio se hacía de forma ilegal, en negro, durante muchos años y sigue siendo un problema actualemente. Otra parte interesante de la sala fue el narcotráfico, que se explicaba en detalle. Había también muchas exhibiciones que fueron reunidas de los crímenes de la droga junto con el dinero y las drogas ocultas en los cuernos de animales, guitarras, libros e incluso dentro de la gente, que fue recreada con maniquíes. La sección de emigrantes estaba dedicada a las personas que viajaban al Nuevo Mundo y, más concretamente, a Australia, Estados Unidos y Nueva Zelanda. En esa parte, había historias de mucha gente tanto tristes como contentos, mostrando ambas caras de la moneda que existen cuando tomamos decisiones.

Luego, continuamos hasta el primer piso, donde tuvimos la oportunidad de aprender más sobre la nave Lusitania. Lusitania fue uno de los buques de línea más grandes cuando se construyó a principios del siglo XX. También fue uno de los buques de pasajeros más rápidos que transportaba a miles de personas desde el Reino Unido hasta Nueva York. Desafortunadamente, durante la Primera Guerra Mundial fue torpedeado por los alemanes matando a más de mil personas. Tanto Estados Unidos como el Reino Unido fueron arrasados y declararon la guerra a Alemania, como respuesta a esa tragedia.

Mientras caminábamos por allí, por el suelo había mucha información por todas partes explicando la forma en que la nave fue construida y lo poderosa que era. Junto a él, había otro barco famoso llamado Mauretania, que también era un barco de pasajeros que navegaba a través del Océano Atlántico. Ambos barcos fueron creaciones increíbles para ese período de tiempo y esto lo pudimos ver en las maquetas que estaban expuestas allí, mostrando cada parte de la nave. Tenían todo lo que un pasajero necesitaría y aún más, así que era bastante fascinante saber que en aquellos días la construcción naval estaba bastante desarrollada. Luego, estaban los pequeños modelos de los aviones y buques de guerra utilizados en la Segunda Guerra Mundial, que fueron ampliamente utilizados para la destrucción del enemigo.

Después de eso, subimos a la siguiente colección de barcos enormes, entre los que estaba el Titanic. Para mí fue bastante curioso, que el Titanic se incluyese en el Museo Marítimo de Liverpool, pero tan pronto como empecé a leer la información en las paredes, me quedó claro por qué estaba en ese museo. Aunque el Titanic fue construido en Belfast y partió en su viaje desde Southampton, estaba registrado en Liverpool, ya que la compañía que lo estaba construyendo estaba operando allí en ese momento. En esa sección, la historia de esa fatídica noche estaba contada al detalle en un mini cine y en toda la sala. La historia fue contada con mucho más detalle y con nueva evidencia de esa noche horrible. Sinceramente, fue duro ver todo aquello, ya que fue realmente una historia devastadora.

Finalmente, entramos en el museo de la esclavitud de Liverpool (Slavery museum), que estaba en la planta superior. Al principio, mostraba la vida del pueblo igbo, que habitaba el oeste de África. Había muchas casas que recreadas en ese museo, junto con la vestimenta, armas, como lanzas y cerámica. Además de eso, los guías nos explicaron una gran cantidad de rituales que realizaba la gente Igbo.

Al final del Museo de la Esclavitud, hay mucha información sobre el cruce del Paso Medio o el camino entre el Oeste de África y América. Estaba contando la historia en detalles y cómo la gente que fue esclavizada fue tratada, lo cual es bastante horrible.

Así fue como terminamos nuestro paseo por los museos de Liverpool. Una vez que salimos de allí, nos dirigimos hacia los famosos muelles de Liverpool.

Royal Albert Dock de Liverpool

Mi segundo día en Liverpool

El Royal Albert Dock de Liverpool es una especie de muelle cerrado con muchos barcos pequeños localizados a su alrededor. Está justo al lado del Museo Marítimo de Liverpool y fue construido a mediados del siglo XIX. También se utilizó como almacén para recoger todas las mercancías traídas del extranjero. Hoy en día, se utiliza más como lugar de reunión para los pescadores que venden sus pescados frescos. Sin embargo, también hay muchos restaurantes y cafeterías con vistas al río, por lo que es un lugar muy agradable para relajarse después de un largo día de paseo por la ciudad de Liverpool.

Nuestro segundo día en Liverpool no fue tan duro como el primero, pero no fue fácil, ya que tuvimos que caminar mucho por los museos y la ciudad. Aunque estábamos extremadamente agotados al final, estábamos muy satisfechos con lo que habíamos visto durante el día.


Galería de fotos



Contenido disponible en otros idiomas

Comentarios (0 comentarios)


¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?

Si estás viviendo una experiencia en el extranjero, eres un viajero empedernido o quieres dar a conocer la ciudad donde vives... ¡crea tu propio blog y cuenta tus aventuras!


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!