Advertise here

10 sitios para visitar cerca de Lisboa - Parte 1

Lisboa es una ciudad hermosa y cualquier estudiante que venga aquí a hacer Erasmus tendrá mucho que ver y admirar en los primeros meses, sin tener que alejarse mucho del centro de la ciudad - que ha sido muy bien conservada y merece ser observada con calma. Encontrarás perlas en cada esquina.

Sin embargo, una vez que te hayas establecido y tengas "ganas de más", hay mucho que visitar alrededor de Lisboa sin necesidad de mucha planificación o dinero. Estas son visitas que se hacen normalmente en un día, con transporte directo (o casi) desde el centro de Lisboa y son la escapada ideal para un fin de semana relajante lejos del bullicio de la ciudad.

Tengo la suerte de haber crecido cerca de algunos de estos lugares, ya que mis padres siempre han vivido en los suburbios de la ciudad, a unos 30 kilómetros de distancia. Por lo tanto, en muchos de ellos ya he estado varias veces y los conozco como la palma de mi mano. No son lugares tan turísticos pero sin duda defienden la cultura, la tradición y la belleza del paisaje portugués. Hay mucho que aprender en estos pueblos y no hay nada mejor que hacer algunas excursiones para comprobar cómo es la vida portuguesa fuera de la gran ciudad. Advertencia: algunos lugares son totalmente impresionantes. Atención a los más sensibles y a los que sufren del corazón.

1 - Palacio Nacional de Mafra, Mafra

Link página oficial

¡Este lugar me trae muy buenos recuerdos! No sólo porque es el gran ex-libris del municipio donde crecí, sino que también fue uno de mis primeros lugares de trabajo (tuve la fabulosa oportunidad de ser guía turística durante unas vacaciones de verano al comienzo del curso de Arquitectura).

10 Sítios a visitar nas proximidades de Lisboa #Parte 1

Fuente

El municipio de Mafra es ya un municipio con su historia, que ha experimentado un notable crecimiento en los últimos años. ¡Hay naturaleza cerca de Lisboa! El Palacio Nacional de Mafra es el mayor ejemplo de arquitectura barroca del país, venerado por el rey D. João V, quien, desesperado por dar descendencia al trono, prometió que si su esposa quedaba embarazada, construiría un gran palacio allí. Nos recuerda el gran modelo de todos los grandes palacios barrocos europeos de este período: el Palacio de Versalles, en Versalles, París, construido por el magnánimo Rey Sol.

Es un complejo gigantesco, de extremo interés, para aquellos que buscan conocer un poco más sobre la historia del país y también sobre la transición de la Monarquía a la República. Fue aquí donde el rey Manuel II, el último rey portugués, pasó la última noche antes de exiliarse en la isla de Santa Elena, cogiendo un barco con su madre en el pequeño puerto de Ericeira, que está a poca distancia de allí.

Gran parte del Palacio es visitable, y todavía se pueden ver los muebles de la época, tanto en el ala del Rey como en la de la Reina. El área del convento está cerrada y abre muy de vez en cuando a los visitantes, ya que pertenece al ejército.

También vale la pena aprovechar la puesta en escena teatral que tiene lugar en el Palacio ("O Memorial do Convento" (El Memorial del Convento), uno de los libros portugueses más conocidos por haber "dado" el Nobel a José Saramago, se escenifica a menudo aquí. )

Es una visita que dura alrededor de 2 horas si se hace con calma y con el fin de disfrutar de cada pequeño trozo. Una vez al día se hace una visita guiada con uno de los empleados del Palacio, con un coste mínimo además del billete de entrada. Además del Palacio, también se puede visitar la gran Basílica (gratuita), que tiene el mayor conjunto de órganos portugueses (6) y las famosas campanas (¡grandes campanas que suenan!).

Otro punto alto, que está al final de la ruta pagada, es laBiblioteca. Frecuentemente mencionada en revistas especializadas como una de las más bellas de Europa, posee una gigantesca finca. Esto sólo es posible gracias a las donaciones de la casa real a los monjes. En el piso superior de la Biblioteca, hay una estantería con los libros prohibidos. Estos libros fueron guardados por la Iglesia Católica, según el Índice - un documento con información sobre los libros prohibidos.

Mafra es un lugar donde suele hacer mucho viento, por lo que se recomienda llevar una chaqueta ligera, incluso en verano. Cerca hay otros lugares de interés, como las playas de Ericeira, la Tapada Nacional de Mafra y el Museo José Franco, en el pueblo de Sobreiro, a pocos kilómetros de allí, que permiten organizar un programa para todo un día o incluso un fin de semana.

¿Cuándo hacer la visita?: Todos los días excepto el martes, de 9:30h a 17:30h. La última entrada es una hora antes del cierre.

¿Cuánto cuesta?: 6€ (pero si tienes carné de estudiante o carné joven, el descuento es del 50%). El primer domingo de cada mes la entrada es gratuita.

2 - Playa Ribeiro do Cavalo, Sesimbra

Sesimbra está al otro lado del Tajo. Fue un pueblo de pescadores y hoy es un refugio suburbano para los que trabajan en la capital pero no abandonan la calma y la paz del mar. La costa portuguesa es extensa y tenemos un sinnúmero de playas que, en mi opinión, serían una referencia. Sin embargo, esta es una playa de particular belleza, medio olvidada y de difícil acceso.

Fuente

Dicen que se bautizó de esta manera por una gran roca que había en el sitio que se asemeja a la cabeza de un équido. El acceso tiene que hacerse a pie desde un punto estratégico, para que no se acumulen grandes cargas. Es posible que la ruta no sea accesible a las personas con movilidad reducida.

Las aguas cristalinas de un azul vibrante y las arenas salvajes compensarán todo el paseo y satisfarán a cualquier viajero. Se recomienda tomar un refrigerio ya que no hay ningún establecimiento cercano. Podrá disfrutar de toda la belleza del lugar, relajarse y, si es verano, tomar un agradable baño al sol.

La playa no está vigilada, así que tened cuidado con las incursiones en el mar, pero por lo demás nada quita la belleza y el encanto de este lugar, que según mi experiencia deja a cualquiera con la boca abierta. Si necesitas ayuda para llegar, nada como preguntar a los habitantes de Sesimbra, ¡son muy amables!

¿Cuándo ir?: Durante todo el año, pero especialmente en un día caluroso de verano, para que puedas disfrutar del agua y broncearte!

¿Cuánto cuesta?: Absolutamente nada, ¡es un espacio público gratuito!

3 - Palácio da Pena, Sintra

Link oficial

Todo en Sintra, de hecho, es digno de referencia. Es uno de los destinos más comunes en los alrededores de Lisboa, no sólo por su encanto - la ciudad parece un escenario de cuento de hadas - sino también por su conexión directa con el centro de Lisboa, a través del tren, que no dura más de 45 minutos / 1 hora.

Fuente

El pueblo de Sintra fue inmortalizado por varios artistas y escritores, que pasaron por aquí y quedaron encantados con este mágico pueblo, lleno de hermosas y coloridas casas en las laderas. Es un destino ideal que tiene muchos puntos de interés, no sólo arquitectónicos sino también naturales.

El Palácio da Pena está situado en la cima de la Sierra de Sintra y requiere un poco de subida, lo que se compensa totalmente con la magnífica vista que se puede tener desde arriba. Fue construida en el siglo XIX por el Príncipe Fernando, esposo de la Reina María II. Pertenece al movimiento romántico y, siendo el príncipe alemán, hay muchas similitudes con otros ejemplares alemanes similares, como por ejemplo el Castelo de Neuchswanstein, en Baviera. (Ambos parecen ser el escenario de una película de Disney).

Se puede visitar su interior y observar el magnífico trabajo que se hizo allí. Hay varias habitaciones de inspiración exóticae de incomparable riqueza y belleza, representativas de otras culturas, en su momento ajenas a Europa.

Este es, anualmente, uno de los lugares más visitados del país y es extremadamente turístico. Por ello, es conveniente ir temprano y con un billete comprado previamente para evitar largas colas y confusiones y para disfrutar de un tranquilo y relajante paseo. El período de verano es el más popular. Es para disfrutar de un buen día de otoño o primavera, sin niebla en las montañas, para poder hacer el paseo de forma tranquila y disfrutar al máximo de la caminata.

Aún en la aldea de Sintra, no hay que olvidar el Castelo do Mouros, la Quinta da Regaleira, el Palácio de Monserrate e el Convento dos Capuchos. Para endulzar la boca, nada como una tradicional Queijada de Sintra en la Piriquita.

¿Cuándo ir?: el Palacio está abierto todos los días de 10 a 18, cerrando sólo el 25 de diciembre y el 1 de enero. ¡Opta mejor por un día despejado!

¿Cuánto cuesta?: La entrada al Palacio + Parque cuesta 13,90 euros (para adultos de entre 18 y 64 años). Los menores y los mayores de 65 años pagan 12 euros. Los menores de 6 años entran gratis. Es un billete un poco "caro", pero es uno de esos lugares que vale la pena visitar al menos una vez en la vida!

4 - Muelle de Cacilhas, Cacilhas

El otro lado del Tajo es a menudo olvidado e infravalorado. Aunque la zona histórica de la ciudad se concentra en la orilla norte del Tajo, la orilla sur tiene mucho que ofrecer. Al menos unas horas de descanso, buenas playas y terrazas con vistas sublimes están garantizadas.

Cacilhas es el pueblo de pescadores donde se detienen la mayoría de las embarcaciones que todavía hacen la travesía de un lado del Tajo al otro, transportando diariamente a miles de personas a escuelas y lugares de trabajo.

Algo que mucha gente olvida es que no se necesita un barco propio y que cogiendo el transporte público, el viaje puede ser igualmente agradable. Los barcos ofrecen un hermoso viaje de unos 15/20 minutos que permite tener una vista panorámica de todo el frente del río, viendo, por ejemplo, la Torre de Belém y el Monasterio de los Jerónimos desde un punto privilegiado.

Por otro lado, no hay nada como probar una de las terrazas que están justo al lado del mar, en lo que era el antiguo puerto. La comida que se sirve allí es fantástica, sobre todo los platos de pescado. Además, los precios no son muy altos. La frecuencia de los barcos es bastante alta durante el día, especialmente en los días de entre semana, por lo que siempre será fácil volver a Lisboa sin grandes dificultades y en poco tiempo.

Los barcos tienen una sala interior para cuando hace mal tiempo, pero se puede disfrutar de un paseo al aire libre en los días soleados. Aún así, se recomienda llevar un sombrero y una chaqueta ligera, ya que el viento fuerte puede provocar salpicaduras!

¿Cuándo ir?: ¡Días con buen tiempo!

¿Cuánto cuesta?: Al salir de Belén, compra un billete en las máquinas de la Gare Maritima, que cuesta unos 1,20 euros. ¡El viaje de ida y vuelta a menos de 2,50 euros! La compañía de los barcos se llama Transtejo y se puede consultar más información sobre precios y horarios en su página web.

5 - Palacio Nacional de Queluz, Queluz

Link oficial

Este es otro lugar que vale la pena mencionar y que tuve la oportunidad de visitar el verano pasado con mi familia antes de venir de Erasmus a Milán. Es el lugar adecuado para una tarde de final del verano, ya que además del Palácio Neo-Clássico / Rococó, hay enormes jardines que merecen tiempo y disponibilidad.

10 Sítios a visitar nas proximidades de Lisboa #Parte 1

Foto hecha por mi - Agosto de 2016

Este fue el último gran palacio construido por la monarquía portuguesa. Siempre ha sido un palacio de vacaciones en las cercanías de la ciudad de Lisboa y a menudo acogía a miembros de la casa real durante sus años de vejez.

Recientemente restaurado, lleva sus colores dulces y pasteles originales -azul y amarillo-. El interior se puede visitar pagando previamente la entrada. Fue construido por D. Pedro III, a mediados del siglo XVIII, prolongándose su construcción durante muchos años, prácticamente hasta principios del siglo XX.

Además de admirar las diversas salas destinadas a la vida de la corte, el visitante tendrá el placer de contemplar los objetos personales y el mobiliario original que decoraban estos espacios.

El Palacio es muy llamativo pero los Jardines fueron la pieza que más me llamó la atención durante la visita. Tienen un esquema y diseño muy complejo. Es una mezcla del jardín a la francesa, lleno de refrescantes estatuas y fuentes, y el bosque, donde se pueden imaginar fácilmente algunas escenas de la película "María Antonieta", pero al estilo inglés.

En verano se pueden ver conciertos de música clásica por la noche, pero para los que nos visitan de día, hay un pequeño café con una terraza con vistas al jardín que por un momento nos hace sentir como pequeños príncipes y princesas, admirando nuestros dominios. ¡Recomendado 100%!

¿Cuando ir?: el Palacio está abierto todos los días entre las 10 y las 18 horas, la última entrada se hace una hora antes del cierre. Sólo cierra el 25 de diciembre y el 1 de enero.

¿Cuánto cuesta?: 8,5€ Palacio + Jardín (para adultos entre 18 y 64 años). Los menores y los mayores pueden disfrutar de descuentos. No lo encontré en Internet, pero cuando lo visité aproveché una promoción, porque a ciertas horas del día menos concurridas, el ticket es más barato.


Galería de fotos



Comentarios (0 comentarios)


¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?

Si estás viviendo una experiencia en el extranjero, eres un viajero empedernido o quieres dar a conocer la ciudad donde vives... ¡crea tu propio blog y cuenta tus aventuras!


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!