Advertise here

Día 14 | Nueva familia y tambores Taiko

¡Oke oke! ¡Otro día emocionante en Japón! Mi día 14 al otro lado del planeta había llegado, y con él el momento de cambiar de familia de acogida por última vez antes de ir al campamento. ¿O no? Fue un día bastante largo y aún ahora me sorprendo de todas las cosas que pasaron. Dejadme contaros lo que aprendí con la nueva familia y lo bien que lo pasamos juntos.

Mudanza a la casa de los arquitectos

Después de pasar dos noches en casa de la pareja anciana, que hicieron todo lo posible para que estuviera a gusto (y lo consiguieron), preparándome la fiesta de bienvenida, ayudándome en el banco con la tarjeta de crédito, me prestaron la bicicleta para pasear y mi nuevo y simbólico sombrero de paja, me llevaron al bar karaoke y mucho más; llegó el momento de ir con mi última familia de acogida antes de ir a Osaka para quedarme en el campamento juvenil. No sabía mucho sobre ellos así que iba a ser algo así como una sorpresa. Había oído que eran arquitectos pero como nuestra comunicación consistía en adivinar lo que la otra persona intentaba decir, todo se quedaba un poco en un misterio.

Después de desayunar preparé todas mis cosas y ya estaba listo para salir. El abuelo Yanase-san intentó ayudarme pero me negué porque mi equipaje ya pesaba bastante y no de ninguna manera quería que él tuviera que hacer el esfuerzo de cargar con mi equipaje. Me despedí de la abuela Yanase-san y salí. El jeep ya estaba esperándonos en la puerta así que me subí. Cuando pasamos por la tienda unos cuantos trabajadores nos saludaron y yo les dije "¡Mata ne! " (¡Nos vemos! ), algo que les encantaba escuchar (y les hacía reír). Tardamos unos 5 minutos en coche en llegar a nuestro destino. Yo ya conocía la mitad del camino porque el día anterior había estado paseando con la bicicleta y ya había pasado varias veces con el coche con otras familias.

Pasamos por la casa tradicional japonesa que había visto el día anterior y después de 2-3 minutos llegué a la que sería mi casa los próximos 4 días. Mamá Sachiyo-san nos dio la bienvenida y nos ayudó a entrar. El abuelo Yanase-san se reía mientras hablaba con ella; yo no podía entender mucho excepto "sugoi" que es algo que solía decir mucho cuando hablábamos. Un poco después él se marchó, me enseñaron la casa y dejé mis cosas en mi habitación.

La casa de los arquitectos estaba muy bien decorada, con un interior muy moderno. Creo que era algo más que obvio. Mi habitación estaba en el piso de arriba y casi me muero después de subir las escaleras de caracol cargando lentamente con 30 kg de equipaje. Una cosa que mi familia de acogida me dijo era que el aire acondicionado no funcionaba así que seguramente acabaríamos muriendo de calor.

Allí descubrí que mi nueva familia de acogida eran arquitectos y tenían una oficina en casa y otra justo al lado de casa. Me emocioné mucho porque mi profesión (diseñador gráfico) es algo así como un hermano o un familiar cercano de la arquitectura. Tuve la suerte de que todas mis familias de acogida eran interesantes y divertidas. También tenían un piano en el salón, lo que me emocionó mucho igualmente.

Mamá Sachiyo-san me dijo que podíamos visitar la oficina. Fue entonces cuando me di cuenta de que estaba a unos metros de la puerta de casa. Era una oficina acogedora, con dos plantas y un aspecto bastante moderno; no me importaría trabajar allí. Una vez más, hicimos uso de los buenos modales y nos quitamos los zapatos en la parte baja de las escaleras para, a continuación, ponernos unas zapatillas. Me dijo que eso es algo muy común en todas partes y que incluso los clientes se quitan los zapatos cuando vienen y caminan en zapatillas.

Recuerdo que había muchos libros en los estantes y estanterías alrededor. Había unas mesas modernas con sillas para las charlas y reuniones con los clientes. Conocí a 3 arquitectos que trabajaban allí. Todos eran jóvenes y unos cuantos años más mayores que yo (4-8) y me mostraron lo que estaban haciendo. Para mí todo era un poco complicado, sobre todo después del dolor de cabeza que me dio al ver todos esos softwares en 3D y en japonés para construir edificios. Me preguntaron por mi experiencia y mi opinión estando allí en Japón y les hablé también un poco de casa. Olvidaba mencionar que todo el mundo comentó mi altura. Luego hicimos bromas sobre eso. Tuve la oportunidad de ver su lugar de trabajo y qué aspecto tenía cada día. Fue muy interesante. Además, para probar a mis compañeros dije "Kamehameha". Todos se pusieron a saltar por los aires al mismo tiempo. ¡Fue genial!

Mamá Sachiyo-san (que también era la jefa) nos invitó a comer en un restaurante cercano. Tuve algún que otro problema para subir al coche porque mi cabeza tocaba el techo del coche pero conseguí encontrar una posición cómoda sin tener que hacer un agujero sobre mi cabeza. El resto de miembros de la familia, papá (y jefe) Tetsuya-san estaba de viaje y llegaría por la tarde o a la mañana siguiente. Mi hermana y mi hermano de acogida también estaban fuera así que a mi hermana de acogida Sumire la conocí por la tarde.

Comida con los arquitectos

day-14-new-family-playing-taiko-drums-02

Fuimos a un restaurante muy chulo donde uno podía sentarse en sillas o en el suelo pero había un hueco para las piernas así que era bastante cómodo. No sabía qué pedir porque simplemente no entendía el menú así que me dejé llevar por sus sugerencias. Fue entonces cuando me dieron a conocer las "tortitas japonesas" que están buenísimas. Podría decirse que es algo como una pizza japonesa porque se ponen un montón de ingredientes distintos dentro. El caso es que la cocinamos en nuestra mesa, frente a nosotros y luego la ponemos recién hecha en nuestros platos. De nuevo, usamos palillos. Fue aquí también donde aprendí y finalmente recordé la palabra "oshibori" para el paño blanco. Se sirven húmedos y doblados para limpiarse las manos antes de disfrutar de la comida.

Estuvimos un rato hablando de diferentes cosas y yo estuve también escribiendo cosas interesantes en mi cuaderno (¡Recuerda! ¡Nunca salgas sin tu cuaderno! ). Después ellos tuvieron que volver al trabajo así que le dimos las gracias a los camareros y a los cocineros (mientras yo gritaba "¡Oishii nee! ¡Mata ne! " (delicioso, nos vemos) y pude escucharles reír). Después de volver a casa fui a mi habitación a descansar un poco y a comprobar en Internet qué estaba pasando al otro lado del planeta, en Croacia. Creo que mi familia y amigos acababan de levantarse (o aún les faltaba un poco, porque comimos sobre las 12 p. m. así que en Europa debían estar durmiendo).

Mamá Sachiyo-san me dijo que asistiríamos a un curso de percusión si me interesaba. ¡Por supuesto que me interesaba! Le dije que yo tenía un tambor africano llamado djembe en casa y que me encantaría probar los japoneses.

A tocar los tambores Taiko

day-14-new-family-playing-taiko-drums-57

day-14-new-family-playing-taiko-drums-4a

Una hora y media después fuimos en coche al centro de la ciudad, a un lugar donde se podía practicar percusión. Un amigo del instituto de mamá Sachiyo era el jefe de percusión y fue quien nos dio la bienvenida. Él también hablaba inglés así que fue mucho más fácil para nosotros comunicarnos de manera desenvuelta y hablamos de varias cosas distintas.

Después vino otra persona y yo empecé a reír porque era alguien a quien ya conocía. Era Peter, el marido canadiense de la directora del preescolar en el que estuve de voluntario. Él también se acordaba de mí así que todo fue mucho más increíble. Hablamos de lo pequeño que era Gobo y que por eso era muy fácil encontrarse con algún conocido. Gobo chiisai.

El señor Taiko-san (en realidad no tanto, pero queda entre nosotros) tocó un increíble solo que nos hizo a todos coger los tambores lo más rápido posible y empezar a tocar. Es una pena que no lo grabara. Luego empezamos con algunas melodías básicas y al final conseguimos hacer un ritmo básico que sonaba bastante bien. El señor Taiko-san usaba las sílabas de mi nombre y Croacia para ayudarnos a recordar fácilmente la melodía y algunos patrones. Y funcionó.

Después de tocar los más pequeños (son grandes pero comparados con el más grande de las imágenes... ) nos hizo una demostración y tocó un solo con el tambor grande revelando así su sonido y su poder. Luego me miró y me preguntó si quería probar. ¡Claro que quería!

Un poco después de terminar los patrones el señor Taiko-san continuó tocando y me preguntó si quería probar a hacer un solo. Así que pude disfrutar de 5 minutos tocando a mi manera y esperando que no sonara mal.

Después de terminar con los tambores nos tumbamos en el suelo y cerramos los ojos. El señor Taiko-san nos dijo que iba a tocar otra vez el tambor grande para demostrarnos sus efectos. Sentimos las vibraciones del sonido a través de todo nuestro cuerpo y sonaba y parecía que hubiera una tormenta fuera.

Fue una hora realmente fantástica y me sentí muy agradecido con todos los que pasaron su tiempo conmigo y me enseñaron nuevas habilidades.

Visita al templo de la ciudad, ceremonia del té verde y la reunión de negocios

day-14-new-family-playing-taiko-drums-39

El día seguía su curso y después del curso de percusión mamá Sachiyo dijo que le gustaría enseñarme el templo de la ciudad porque (según lo que entendí) había un festival y podríamos formar parte de la ceremonia del té verde.

No recuerdo exactamente el nombre del lugar y no tengo mis apuntes pero era un sitio con un aspecto genial. Creo que junto con Doujouji era el segundo más importante y puede que el único templo de Gobo y Hidaka. Pasamos por el enorme portal de madera (como podéis ver arriba) y entramos en el patio. Pronto llegó la tarde y empezó a oscurecer. Había velas encendidas a lo largo del camino que nos llevaba a otro portal más pequeño.

Allí tuvimos que hacer una especie de ritual. Pasamos por el segundo portal (como la imagen de abajo) y luego hacia la derecha y pasamos otra vez pero esta vez hacia la izquierda, como haciendo la figura de un 8 horizontal. Cada vez que lo atravesábamos teníamos que inclinarnos. Después de 3 círculos pudimos continuar. Allí vi unas farolas que brillaban en la oscuridad y tenían un aspecto increíble. Podéis verlo en la segunda imagen de abajo. Por desgracia, es mucho más interesante cuando estás allí.

day-14-new-family-playing-taiko-drums-8fday-14-new-family-playing-taiko-drums-d9

Después, un amigo de mamá Sachiyo nos invitó a entrar y acompañarlos en la ceremonia del té. Inmediatamente recordé mi primera experiencia, media semana atrás, con mi segunda familia cuando entramos en la sala de prácticas en el Instituto Hidaka y tuve que pasar por la ceremonia dos veces. Así que estaba preparado para hacerlo aquí. Y estaba deseando volver a probar los dulces con los que lo acompañaban. Había dos grupos y nosotros fuimos al más pequeño. Esperaba no tener que decir o hacer algo delante de los demás que pudiera avergonzarme pero todo salió bien y sin problemas.

Lo último que había que hacer antes de volver a casa era la reunión de negocios de mamá Sachiyo y el resto. Al parecer, era algo muy importante, con informes sobre Gobo y proyectos para la zona, aunque veáis a los chicos abajo pasándolo tan bien. Yo estuve casi todo el tiempo sentado, cogiendo chocolate cuando me lo ofrecían, bebiendo té aquí y allá y cogiendo los informes y fingiendo que los entendía, cosa que les hacía reír a todos. Me preguntaron si conocía algo japonés, marcas y cosas por el estilo. Yo dije "Kamehameha" y todos dijeron al unísono "¡Son Goku! ¡Sugoi! ". Después de una hora o algo menos con ellos (fue divertido aunque no pude entender el 95 % de las cosas) volvimos a casa a recoger a mi hermana de acogida que había llegado de la escuela. Después nos fuimos a cenar.

day-14-new-family-playing-taiko-drums-5f

Cena en el restaurante

day-14-new-family-playing-taiko-drums-f0

Mi hermana de acogida Sumire también hablaba inglés y fue una compañía muy divertida para pasar el rato. Pasamos una hora en el restaurante con sillas (y creo que también nos quitamos los zapatos en la entrada) y comimos una cena deliciosa, podría ser "okonomiyaki" o barbacoa con algo más. Volvimos a hablar un poco de todo y luego nos fuimos a casa puesto que el día siguiente sería un nuevo día con nuevos planes.

Planes para el día siguiente

El día 15 mi padre de acogida Tetsuya-san llegó a casa de su viaje y teníamos planeado ir por la tarde a un sitio increíble. Todo lo demás que ocurrió el día siguiente tendréis que descubrirlo en el próximo y emocionante episodio de ¡Dragon Ball Z!

¡Gracias por leer!


Galería de fotos



Contenido disponible en otros idiomas

Comentarios (0 comentarios)


¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?

Si estás viviendo una experiencia en el extranjero, eres un viajero empedernido o quieres dar a conocer la ciudad donde vives... ¡crea tu propio blog y cuenta tus aventuras!


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!