Advertise here

Mi Erasmus en fotos: Octubre

Publicado por Noelia Correa — hace 1 mes

Blog: Viajes de mi Erasmus
Etiquetas: Blog Erasmus Dunkerque, Dunkerque, Francia

En esta serie de entradas llamadas Mi Erasmus en fotos os quiero compartir algunas fotos de mi Erasmus con una pequeña descripción de los recuerdos que me traen para poder contaros así mi experiencia de una forma diferente.

En esta entrada os traigo algunas fotos y recuerdos del mes de octubre, en el que me empecé a habituar a mi nueva vida en Francia.

Octubre, acostumbrándome a mi nueva vida

mi-erasmus-fotos-octubre-a32073927a70ca3

Durante este mes ya me empecé a acostumbrar a vivir en Dunkerque. Al principio me costó mucho asimilar los horarios: levantarme más temprano, pasar el día en la universidad, que los comercios cerrasen más temprano... Pero poco a poco me adapté a esto y también al tiempo tan cambiante y el frío que hacía.

mi-erasmus-fotos-octubre-5cdf11e5e50f1e0

Una de las peores cosas sin duda era que la ciudad estaba en obras, por lo que me costaba no perderme por las desviaciones y, sobre todo, por el cambio constante de las paradas de autobús.

La universidad también estaba en obras, por lo que tenía clases en dos edificios distintos separados por un puente, lo que a veces me dejaba poco tiempo de descanso entre una clase y otra. Por si no fuera poco, solo se podía acceder a uno de los edificios con el carné de estudiante, lo que al principio significó que no podía entrar en él a no ser que alguien me abriese. Por suerte, el carné me llegó ese mes y no tuve más problemas.

mi-erasmus-fotos-octubre-05f480f9af9b4a7

Las clases de la universidad cada vez me gustaban más y me parecían más fáciles, ya que después de un mes inmersa en el francés, lograba entenderlo bastante bien, aunque me seguía fallando el oral. Al tener tantas clases (tendría sobre 15 clases), me pasaba el día en la universidad, aprovechando algunos huecos que tenía para comer y para hacer deberes y estudiar.

mi-erasmus-fotos-octubre-772f182affba8ec

Así, empezamos a hacer los primeros exámenes del curso, en los que tenía notas bastante buenas, sobre todo en las clases relacionadas con el español. Por otro parte, había algunas asignaturas, sobre todo las de Lettres Modernes, que me costaba más entenderlas. Al ser ambas sobre teoría pura del francés, no era capaz de asimilar todo en tan poco tiempo, a pesar de que las clases de gramática eran muy parecidas a lo que había dado en el instituto. Lo único que me gustaba de estas clases es que estaba con las dos Erasmus, por lo que siempre nos poníamos juntas.

mi-erasmus-fotos-octubre-cd35bfe7b60e209

Este mes también empezamos las clases de FLE (français langue étrangère) para los Erasmus. Las clases eran bastante sencillas, ya que al ser cuatro Erasmus, la profesora podía adaptarse a nuestro nivel y darnos ejercicios segundo las dificultades que tuviésemos. Gracias a estas clases también pude afianzar más la relación con las dos Erasmus y empezamos a hacer planes juntas.

mi-erasmus-fotos-octubre-fbfcfe0a3e05775

En el resto de las clases me seguía sintiendo bastante sola. Las pocas personas que se habían interesado por mí al principio dejaron de preocuparse y esto me influyó bastante negativamente a la hora de ir a las clases, ya que dejé de ir a algunas porque me sentía muy incómoda. Además, en las horas de descanso para comer solía estar sola comiendo el bocadillo que siempre traía o que compraba en el centro comercial.

mi-erasmus-fotos-octubre-e0cbb5b745105ed

A pesar de esto, logré hacer una amiga francesa con la que siempre estaba en todas las clases de su curso. Alguna vez incluso me invitó a comer con ella al Maestro, el restaurante de tacos que se encontraba cerca de la universidad.

mi-erasmus-fotos-octubre-118df79c7dd5e52

Por otro lado, los fines de semana y alguna vez entre semana seguía quedando con mi amiga que me sacaba de casa cuando podía, ya fuera para comer, para tomar algo en el centro o para salir de noche con sus amigos. Recuerdo que me invitaron a mi primera fiesta (o soirée) con sus amigos, en la que estuvimos en su casa cenando y divirtiéndonos.

mi-erasmus-fotos-octubre-570caf988d47241

Además, empecé a coger confianza con sus amigos y a veces hacía planes con ellos, como ir a cenar juntos a restaurantes.

mi-erasmus-fotos-octubre-0367e3d316d0652

La convivencia con la abuela de mi amiga mejoró bastante. Aunque seguíamos sin entendernos muy bien, cada vez era más fácil tener una conversación con ella. Además, me hacía probar nuevos platos y yo también intentaba hacer algunos. Por ejemplo, hice empanadillas caseras para que probara, aunque no me habían salido muy bien.

También empecé a llevarme con su familia que venía a visitarla casi todas las semanas. Estar con sus nietos pequeños me permitió también mejorar mi comprensión del francés, ya que me hablaban con palabras más simples y me ayudaban a esforzarme para que me entendieran.

Estos son algunos de mis recuerdos de octubre, mes en el que empecé a sentirme más cómoda con mi nueva vida durante el Erasmus, lo que me permitió aprender más sobre el país en el que estaba viviendo y el idioma que estaba aprendiendo.

¡Hasta la próxima!


Galería de fotos


Comentarios (0 comentarios)


¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?

Si estás viviendo una experiencia en el extranjero, eres un viajero empedernido o quieres dar a conocer la ciudad donde vives... ¡crea tu propio blog y cuenta tus aventuras!

¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

Girando la manivela...