Advertise here

La Jagellónica, el Soplica, las Piwo y mucho más...


Otra vez me toca hablar de ti, mi querida Cracovia.

No sé si te acordarás de mí, pero yo sí que me acuerdo de ti. Incluso ahora mismo, mientras escribo esto tirado en mi cama y escucho la Danza Húngara nº 5 en sol menor de Ivan Fischer, me sigo acordando de ti en mi segundo Erasmus en Madrid. Sí, has oído bien, mi segundo Erasmus en Madrid, porque gracias a ti, mi pequeña gran ciudad, necesitaba con toda mi alma vivir otra experiencia similar. Y ahora necesito hablar sobre ti para que toda esta gente que tenga dudas sobre tu belleza, tu gastronomía, tus discotecas, tu castillo, tu frío y, obviamente, tu Soplica pueda empezar a conocerte.

Intentaré contar de manera muy concisa mi experiencia sin dejarme nada (pero creedme cuando os digo que no va a ser fácil).

Todo comenzó el día 21 de septiembre del año 2016. El día en el que por vez primera mis pies tocaron el suelo de Polonia y mi piel sintió el extraordinario frío de Polonia.

La Jagellónica, el Soplica, las Piwo y mucho más...

Durante mi estancia, vivía en la Ulica (calle) Westerplatte, al lado de Galeria Krakowska, también conocido por ser el centro comercial más grande de Cracovia. El sitio donde vivía era enorme, barato, antiguo y bonito como él solo. Era justamente tan bonito como mis tres compañeros de piso, David, Javier y Etienne; y ellos tuvieron también la culpa de que mi Erasmus se convirtiera en una experiencia increíble. También estábamos muy cerca del centro (a unos cinco minutos caminando) y mi universidad, la Universidad Jagellónica, tampoco andaba muy lejos.

La Jagellónica, el Soplica, las Piwo y mucho más...

Para empezar a describirte, querida mía, me gustaría comenzar hablando sobre la cultura que derrochas, empezando por la universidad, pasando por los museos, y acabando en el castillo.

En cuanto a la universidad, podría contaros muchísimas cosas sobre ella, pero me ceñiré a los más importante. Se trata de la universidad más antigua de toda Polonia y, por ende, es la más importante. Estuve estudiando en esta universidad y cursando diferentes asignaturas durante cinco meses y os garantizo que en ningún momento me aburrí. Me entusiasmaba. Eso sí, me entusiasmaban menos las visitas a los museos, ya que la mayoría se dedicaban a contar la historia del Holocausto. En cuanto entrabas en un museo, era como retroceder en el tiempo, porque es impensable que esas cosas pasaran hoy en día. A día de hoy sigo sin encontrar las palabras necesarias para describirlo. Es algo que todo el mundo debe ver y sentir al menos una vez en su vida. Doy por hecho que todos los que estáis aquí sabéis qué es Auschwitz, por lo que omitiremos esta parte. Sin embargo, hay un lugar que es muy digno de mencionar y sobre todo de visitar: la fábrica de Oskar Schindler.

Antes os he comentado que la mayoría de museos tenían la oscura temática del Holocausto, pero Cracovia también tiene impresionantes obras de arte repartidas por toda la ciudad y, por supuesto, la más importante es el castillo, situado al sur del casco antiguo. Ay, mi castillo, con sol, lluvia o nieve siempre era mi lugar favorito, pero cuando caía la puesta de sol era mágico.

La Jagellónica, el Soplica, las Piwo y mucho más...

Todavía me acuerdo de los días en los que mis amigos y yo íbamos a ver el atardecer y más tarde íbamos a cenar a cualquier restaurante típico de Cracovia. Eres tan hermosa. Aun siendo tan moderna, sigues manteniendo tu esencia, tus tradiciones y tu gastronomía. En cada calle vais a poder encontrar un restaurante típico, si sabéis dónde buscar, claro. Os podría recomendar Koko y Bordo. Fueron los restaurantes más baratos de mi vida; por 3,50 € podéis comer o cenar y no cualquier baratija, sino que vais a salir más que contentos de ambos restaurantes.

La Jagellónica, el Soplica, las Piwo y mucho más...

Y por último, con todos ustedes, empezaré a hablar sobre la mejor parte, sobre la magia de Cracovia. Quizá fuera el alcohol en vena, quizá fueran las fiestas o la mismas discotecas, quizá fuera la compañía o quizá fuera simplemente el hecho de que cada noche era única. Me es imposible no hablaros de Banialuka, un pub para estudiantes Erasmus. Es un sitio idílico en el que las Piwo (las cervezas) están a 1 €, del mismo modo que 1 € cuesta un chupito del mejor vodka de todo el mundo, el Soplica. Todo el mundo que va se conoce y normalmente es el sitio en el que comienza la fiesta, e incluso a veces también acaba aquí. Y luego toca discoteca: Prozak, Teatro Cubano, Lokal, COCO, Baccarat... Es bastante difícil recordar cómo pudisteis entrar a estos sitios, pero más difícil todavía es acordarse de cómo llegasteis a casa sanos y salvos, después de haber estado bailando y cantando por Stare Miasto (el centro de la ciudad) mientras ibais a casa a las 05:00 para recogeros. Y luego estaban los lunes y Goraczka; y Goraczka y los lunes. Qué bien lo pasábamos esos lunes. Eran indescriptibles (en parte porque no me acuerdo de muchos). Y no os podéis ni imaginar el problemón que nos surgía cada vez que íbamos a Goraczka: las cervezas y los chupitos costaban solo 3,50 zloty, es decir, unos ochenta céntimos. ¿Por qué no me acuerdo demasiado de los lunes? Eso ya lo dejo a vuestra imaginación.

La Jagellónica, el Soplica, las Piwo y mucho más...

Recapitulando, para los que os estéis preguntando por qué tenéis que elegir Cracovia la respuesta es muy fácil:

Es barata, muy barata, la universidad es increíble, su cultura y su tradición son únicas, fiestas diferentes cada día y la posibilidad de viajar a todas partes sin gastarte prácticamente nada gracias a los pésimos pero increíbles autobuses. Me gustaría dar las gracias a Polskibus y a Lux Express por haberme llevado a otras grandes ciudades como Praga, Varsovia, Breslavia, Tallín, Riga, Vilna, Zakopane y también quiero dar las gracias a Cracovia, mi amada Cracovia, por darme la oportunidad de aprender, de crecer y de poder hablar una vez más sobre ella.

Gracias por todo, querida.

Siempre serás una parte de mi vida.

De parte de un amigo nostálgico que nunca te olvidará.

Un abrazo, Fabio.


Galería de fotos



Contenido disponible en otros idiomas

¡Comparte tu Experiencia Erasmus en Cracovia!

Si conoces Cracovia como nativo, viajero o como estudiante de un programa de movilidad... ¡opina sobre Cracovia! Vota las distintas características y comparte tu experiencia.

Comentarios (0 comentarios)


¡Comparte tu experiencia Erasmus!


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!