Advertise here

Conociendo tu universidad: semana 2

En mi segunda semana en Toulouse, Francia, comenzó la cruda realidad. Si te preguntas: ¿por qué? Empecé la universidad. En la actualidad, nadie te prepara para el caos absoluto que es navegar tú sola por tu nueva universidad francesa. La primera vez que atravesé sus puertas, pensé que todo sería más fácil (después de coger un autobús, 2 metros y andar un buen rato, vete acostumbrándote a ello si vives en un alojamiento para estudiantes). En su lugar, me encontré merodeando por los edificios de la universidad, intentando encontrar las clases adecuadas a las que asistir y en particular, suplicando a los profesores que me dejasen estar en sus clases.

Finalmente, parece que todo se resolvió, pero no me malinterpretes, porque no utilicé el "ensayo-error" para encontrar las clases adecuadas, y a esto le añadimos que no superé la primera semana de universidad en las clases a las que originalmente me había apuntado en mi programa de movilidad Erasmus. Te recomiendo encarecidamente que optes por clases que sean DEFLE (francés para extranjeros), son más fáciles de seguir y se aprovechan mejor. Muchas de estas clases ni siquiera están orientadas para estudiantes Erasmus o que estudian un año fuera. La mayoría de los estudiantes vienen de países francófonos, residen desde hace poco en Francia y tienen el mismo nivel de francés que la mayoría de estudiantes internacionales; esto hace que sea una oportunidad fantástica para aprender otros idiomas y más sobre otras culturas.

¡Si te interesa algo en concreto, prueba y estúdialo! Resulta que las opciones que escogí siguiendo mis intereses en la vida real, me supusieron menos problemas que otras que pensé que serían más fáciles. Opciones como literatura, idiomas extranjeros adicionales, humanidades y cultura me fueron mucho mejor que traducción, por ejemplo.

En todo caso, durante la primera semana de universidad, pondrás a prueba tu carácter y aumentará tu confianza un millón de veces. Aprenderás a saber cómo tratar con gente que nunca antes había pensado y lo que es más, aprenderás a combatir el rechazo. Me pasé las dos primeras semanas, viendo como la gente me corregía bruscamente, se reía de algunas frases que decía (con buenos motivos) y siendo rechazada numerosas veces de clases que tenían demasiados estudiantes o no aceptaban estudiantes Erasmus ni internacionales.

Conociendo tu universidad: la segunda semana

Si miramos el lado positivo, muchos de nosotros éramos estudiantes que estábamos creciendo increíblemente frustrados por el sistema universitario, por lo que centramos nuestra energía positiva en salir y aprovechar el tiempo al máximo. Barnum Club es una discoteca aceptable, pero está lejos. Tardamos unos 30-40 minutos en autobús desde el centro de la ciudad y la cola cuando llegamos era enorme. Se trata del tipo de sitios a los que solo vas una vez, así que no te lo olvides.

Conociendo tu universidad: la segunda semana

Ese fin de semana, uno de mis amigos de la universidad, Tom, nos invitó a ir donde estaba en Francia para pasar un tiempo fuera de Toulouse, solo para relajarnos y desconectar de los estudios y el estrés. Pasamos el fin de semana disfrutando de las bonitas vistas de Rocamadour, donde justo se estaba celebrando el festival anual de globos aerostáticos (montgolfiades). Te sugiero que vayas, si tienes la oportunidad.

Conociendo tu universidad: la segunda semana

Próximamente en mi diario Erasmus, mi tercera semana: visitas, días culturales, el rugby viene a la ciudad y muchas más sorpresas.

Conociendo tu universidad: la segunda semana


Galería de fotos



Contenido disponible en otros idiomas

Comentarios (0 comentarios)


¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?

Si estás viviendo una experiencia en el extranjero, eres un viajero empedernido o quieres dar a conocer la ciudad donde vives... ¡crea tu propio blog y cuenta tus aventuras!


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!