Advertise here

Rumbo a Mónaco

Publicado por Jesus en su tinta — hace 2 meses

Blog: Viaje y trabajo
Etiquetas: Blog Erasmus Mónaco, Mónaco, Mónaco

¡Hola a todos! Espero que cada uno se encuentre muy bien, en este nuevo post voy a seguir contándoles un poco más sobre mi aventura en bus por Francia, luego de haber llegado al paradero del bus en Niza tome uno de aquellos buses que me trasladaría rumbo a mi siguiente destino que sería: Mónaco.

Rumbo a Mónaco

Tras los pasos de Mónaco

Como ya les había comentado anteriormente, la opción que había tomado era el más económico  que se podía hacer para poder llegar a Mónaco, una micro nación que se encuentra dentro de Francia. El recorrido que empecé a tener dentro del bus fue una de las mejores experiencias que pude tener ya que iba viendo diferentes ángulos de la ciudad de Niza, desde la parte alta.

De hecho había leído que este recorrido era considerado como el trayecto de bus más bello del mundo  y era de esperarse si mientras el bus lo recorría podía ver a través de la ventana del bus el mar y en cielo celeste con sus nubes.  En el caso del tiempo que permanecí en el bus fue de más o menos una hora, un tiempo aceptable para poder ir a un nuevo país.

Las micronaciones que se pueden encontrar en Europasiempre me han llamado la atención he hecho ya había podido conocer a San Marino, El Vaticano y ahora este nuevo destino, el cual resalta básicamente por su Casino y por ser un país de millonarios.

Rumbo a Mónaco

El bus iba llegando poco a poco a la zona de Mónaco y con ello entonces alistaba mis energías para empezar a recorrerla.

Llegando a Mónaco

Mónaco es pequeña como ya se habrán podido dar cuenta, por ende, no era necesario tener que hacer un largo recorrido podía también hacerlo con el bus hasta una de sus paraderos, pero decidí quedarme en él hasta llegar al último paradero, allí entonces encontré un parque que estaba al lado del paradero, todo lo que mis ojos admiraban en aquel momento se encontraba muy bien cuidado si Niza ya me había parecido una ciudad limpia, Mónaco lucia impecable. Todo estaba pulcro.

Desde los parques de Mónaco se puede ver desde la parte baja la zona de las playas el cual siguen teniendo la misma influencias de la costa azul francesa,  a diferencia de Niza les tengo que confesar que Mónaco tiene muchas subidas y bajadas  de hecho también se pueden encontrar algunos elevadores que son públicos para que las personas puedan ir hasta la playa.

Rumbo a Mónaco

Como en aquel momento yo contaba con mucha energía lo que decidí mas bien fue hacerlo todo a pie sin estar usando el elevador, los edificios son parte de la arquitectura de lo que se va a encontrar en este lugar que es conocido por ser uno de los más pudientes de Europa.

En el mar se pueden apreciar también los barcos y yates privados que están en su puerto, como cualquier otra ciudad aquí también se podían encontrar super mercados, tiendas de ropa, y de diferentes negocios a lo largo de sus avenidas, además una cosa que pude nota o al  menos fue la sensación que me provocó es que casi toda la ciudad se encuentra monitoreada por lo que es normal que se encuentren con video cámaras de seguridad.

Su playa

Una cosa de la que si puede diferenciar de Niza es que, a diferencia de ella, en Mónaco se pueden encontrar con pequeñas playas de arena clara, al ser temporada de invierno cuando llegué aquí aproveché que no había tanta gente para empezar mi descenso hacia ella.

Mientras iba caminando algo que debo de reconocer de esta micronación es que hay muchas señalizaciones por lo que es imposible poder perderse cuando se le recorra.

Me detuve en una iglesia que se encontraba en uno de los extremos de la avenida principal, esta tenía unas gradas para poder llegar a su puerta principal, pero para mi mala suerte se encontraba cerrada así que no les puedo contar mayor información al respecto.

Rumbo a Mónaco

Por otro lado, iba viendo que los parques de Mónaco también estaban muy bien cuidados allí pude recorrer uno de ellos que era conocido como el jardín japonés,  lugar donde pude aprovechar para tomar algunas fotos de las diferentes plantas asiáticas que se pueden apreciar en ella, este parque es gratuito aunque como la mayoría de espacios en Mónaco cuenta con rejas para su protección.

Les recomiendo poder llegar hasta la zona donde se encuentra una pequeña laguna ya que desde allí van a poder ver una linda vista de este lugar, hay un puente pequeño de color rojo  por donde pueden cruzar también, este jardín fue donado por la colonia japonesa.

Cerca de este espacio encontré también un Starbucks, los precios eran mucho mayor de lo que estaba acostumbrado a verlo en Europa, pero visto que ya me estaba dando un poco de sed, me compré algo para tomar mientras de paso aproveché para poder relajarme antes de seguir descendiendo rumbo a la playa. Allí era como una especie de pequeño centro comercial con un mirador particular de Mónaco y de su costa marina.

La tarde estaba llegando y con ello también el momento para llegar hasta las orillas del mar, el viento corría con fuerza no había nadie en aquel momento, posiblemente en temporada de verano el aspecto de su playa cambie, aunque si era fines de invierno igual el sol salía y se ocultaba por momentos.

Rumbo a Mónaco

Caminé entonces un poco por su playa, me quedé mirando desde esa parte lo que se conoce como el famoso Casino de Mónaco, en algunos países como Italia por ejemplo los juegos de Casinosesta prohibidos, en el caso de mi país (Perú) es común poder encontrarlo en varias partes de la capital.

Rumbo a Mónaco

Mónaco me pareció una interesante ciudad, sobre todo por la vista que uno tiene allí pero les soy sincero que creo que no regresaría otra vez allí y lo que más bien haría sería permanecer más tiempo en Niza, de todas maneras el camino para poder llegar aquí en bus fue sin lugar a dudas una de las mejores experiencias que pude haber tenido aquí. El mar, las casas, la costa todo ello suma para que la experiencia se inigualable.

Rumbo a Mónaco

Momento de regresar a Niza

Era entonces el momento para poder regresar a Niza, así que regresé sin ningún problema hasta el paradero del bus que me llevara a la ciudad francesa, llegué cerca de la tarde cuando el sol aún se encontraba, quería seguir aprovechando cada instante en ella, así que lo hice fue caminar nuevamente por su malecón mientras contemplaba el amanecer.

Rumbo a Mónaco

Luego de que el sol se ocultará camine nuevamente por el centro de Niza de paso ya sabía hasta donde tenía que ir para poder tomar mi siguiente bus con dirección a otro destino que sería Genova, cada vez ya me encontraba más cerca de Italia y mis días para poder graduarme estaban a la vuelta de la esquina.

Rumbo a Mónaco

Últimas palabras

Como últimos detalles les puedo contar que tanto Niza como Mónaco son destinos cerca uno del otro, creo que si vienen por una primera vez harían  mal en no pasar por esta micronación así que si lo recomendaría por ese aspectos, en cuanto a Niza lo sigo recordando con una ciudad con bastante influencia italiana en su arquitectura colorida, una ciudad agradable que de hecho en un día no pude haber visto todo lo que quizás una persona que decida venir a pasar un periodo aquí pueda encontrar pero de que es bello, sí, lo es.

Muchas gracias por haber leído este post y espero que les haya podido servir este artículo, les deseo a cada uno de ustedes un día maravilloso ¡Hasta la próxima! 


Galería de fotos


Comentarios (0 comentarios)


¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?

Si estás viviendo una experiencia en el extranjero, eres un viajero empedernido o quieres dar a conocer la ciudad donde vives... ¡crea tu propio blog y cuenta tus aventuras!

¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

Girando la manivela...