Advertise here

Antequera

Perfil histórico

La antigüedad de Antequera se remonta por lo menos a cinco mil años antes, en la época de la construcción de los dólmenes de Menga, Viera y El Romeral. Y podría resultar ser más antigua incluso si se confirman los indicios que se han encontrado de épocas anteriores en las excavaciones de la Cueva del Toro, en la Sierra del Torcal.

Los dólmenes prehistóricos se encuentran muy cerca de la ciudad: los de Menga y Viera están en un recinto ajardinado justo al lado de la ciudad, se va por la carretera que va de Málaga a Granada; el del Romeral está un poco más lejos, por la misma carretera, pero cerca de la refinería de azúcar.

Antequera (francés)

Fuente

Aún se conservan muchos vestigios de la época romana. En el Arco de los Gigantes, aún se pueden ver las ruinas de los municipios de Anticaria, Singilia y Nescania, y en el Museo municipal hay expuestos elementos tan interesantes como por ejemplo el "Efebo de Antequera".

También se pueden apreciar las huellas que dejó la Antakira árabe, como el castillo que corona la ciudad. La ciudad musulmana resistió a varios intentos de asedios, pero en 1410, el Infante Fernando de Antequera consiguió conquistarla tras un asedio muy duro de 5 meses. Este acontecimiento marcó el inicio del crecimiento de la Antequera cristiana, que desde los estrechos muros del castillo se expandió por toda la llanura y así se formó la ciudad que conocemos hoy día. Las construcciones civiles importantes y religiosas y sus famosas calles caracterizadas por sus fachadas blancas y relucientes bajo el caluroso sol son las que hacen de Antequera una de las ciudades más bonitas de Andalucía. Tras recuperar la ciudad de la mano de los árabes, la ciudad vivió unos años difíciles hasta la consolidación de la conquista, hasta después de la conquista de Málaga y de Granada.

La ciudad estaba a salvo bajo el manto de prosperidad económica y fe religiosa, y es por esto que muchas órdenes vinieron a instalarse en la ciudad a lo largo de los siglos XVI, XVII y XVIII.

Construyeron iglesias y conventos magníficos, de los cuales han quedado unas reproducciones extraordinarias. También se instalaron en la ciudad familias nobles de la conquista y construyeron palacios y casas solariegas impresionantes.

Fuente

La ciudad

Actualmente, la ciudad está al norte de la Sierra del Torcal, en la orilla derecha del río Guadalhorce, que rodea la ciudad y riega sus tierras fértiles.

La ciudad cuenta con más de cuarenta mil habitantes y es una de las ciudades principales de la provincia de Málaga. Sin embargo pese a estar cerca de Málaga y de la Costa del Sol, una barrera montañosa la separa del litoral, la Sierra del Torcal, por eso su clima es frío en invierno y seco y caluroso en verano.

Su situación geográfica es excelente, está a 46 kilómetros de Málaga y está más o menos cerca de las principales capitales de provincias andaluzas, Córdoba, Sevilla y Granada, y en armonía con ellas, constituyen las cuatro grandes ciudades. Esta ciudad es una auténtica capital rural donde se concentran todas las actividades agrícolas, de ganadería y el sector de servicios secundario de la región.

También tiene una gran importancia industrial porque allí se fabricaba la famosa cobertura de Antequera y también estaba la industria de curtido de pieles.

Hoy día, esas actividades, que han prácticamente desaparecido, se han renovado en las industrias del polígono industrial. El desarrollo es lento, pero el futuro es prometedor.

En Navidades, cada año hacen sus famosos mantecados, polvorones y panes de jengibre, etc, y gracias a ellos con el paso de los siglos, han hecho que el nombre de Antequera se conozca en todo el mundo.

El sector agrícola se centra en el cultivo de olivos, cuya extensión se ha ampliado muchísimo, y en diferentes tipos de cereales, además del cultivo de regadío.

Monumentos más importantes

El Arco de los Gigantes es una construcción del año 1585 que se levantó con la intención de poner sobre ella una serie de rocas con inscripciones y estatuas que mostraran la grandeza de la ciudad y de otras municipalidades de la región durante la época de dominación romana.

Por esto se considera que es el primer museo de antigüedades romanas de España.

En mayo de 1985 se celebró su 400 aniversario y remplazaron los restos de epigrafías y esculturas que se habían guardado en el Museo Municipal.

También se conservan aun murallas y torres del castillo árabe. Las torres son la Blanca y la del Homenaje.

Fuente

En esta última es donde se encuentra el legendario reloj de Papabellotas, cubierto por un templo renacentista, que da cobijo al reloj de la ciudad. Todas estas construcciones están rodeadas por un parque con jardín que está abierto al público, y desde ahí podéis disfrutar de unas vistas panorámicas de toda la ciudad y de la llanura. También hay más ruinas, como el Postigo de la Estrella, el del Agua o la Puerta de Málaga (Ermita de la Virgen de la Espera).

La Puerta de Málaga o la Ermita de la Virgen de la Espera se encuentra en la zona baja del castillo y en el camino por la orilla de vuelta a la ciudad. Formaba parte de la segunda muralla de la Alcazaba y estaba unida a la Torre Blanca por una serie de murallas que ya no están hoy día. Su función inicial consistía en comunicar la muralla fortificada con el exterior a través de un gran arco de herradura de ladrillo. La estructura se modificó posteriormente para convertirla en una ermita, y en el interior está la Virgen de la Espera sostenida encima de un retablo.

Museo municipal

El Museo municipal se encuentra en el Palacio de Nájera, este es un magnífico edificio del siglo XVIII en cuya esquina está la torre mirador más bonita de Antequera. El museo tiene una exposición de elementos muy interesantes, como el Efebo de Antequera, una escultura de bronce del siglo I, encontrada por casualidad en un campo, y que representa a un adolescente desnudo, y es sin duda "la antigüedad más preciosa que se ha encontrado jamás en el suelo peninsular". Merece la pena viajar a Antequera nada más que para contemplarlo.

Fuente

Hablando de la arqueología, no podemos olvidar mencionar el busto de mármol de Drusus, es un retrato de un príncipe romano del siglo I.

En las salas del museo, hay expuestos diferentes lienzos de pinturas de famosos tales como Bocanegra, Mohedano o el mejicano Juan Correa. También podemos contemplar los dieciséis lienzos de Cristobal Toral, hijo de Antequera, que es uno de los mejores pintores contemporáneos.

Hay muchas esculturas repartidas entre todas las salas. Entre ellas podemos destacar la de San Francisco de Asís, obra del gran escultor Pedro de Mena.

También es muy importante la colección de orfebrería. En ella podemos encontrar, además de todo lo anteriormente citado, mantos de la virgen, objetos artísticos de las Cofradías de Semana Santa, retablos, muebles, etc.

En el subsuelo, también podemos encontrar una pequeña colección de objetos de usos y costumbres populares.

Y para terminar, a todo esto se le suman los Archivos importantes y la biblioteca moderna.

El museo abre sus puertas al público en horario de mañana todos los días, salvo los lunes.

Las iglesias de Antequera

Si tienes la oportunidad de contemplar la ciudad desde arriba, verás un espectáculo de torres y de campanarios de la veintena de iglesias que protagonizan el paisaje urbano.

Las más importantes son:

La Real Colegiata de Santa María la Mayor. Fue construida entre 1514 y 1550, y la han calificado como la "primera iglesia renacentista construida en Andalucía". Por sus dimensiones y su diseño, podría calificarse de monumental. Su fachada es impresionante, está constituida por tres ejes y dos cuerpos, pero según los expertos es una copia de Alonso Cano inspirada en la Catedral de Granada. El arco de la cimbra de la puerta es sorprendente. Su altura hace contraste con los dos arcos laterales. Tras una balaustrada tapada, un frontispicio con pináculos estriados corona la fachada, el interior es muy grande y de estructura basilical, con tres naves y con grandiosas columnas jónicas del renacimiento y un techo importante de artesonado mudéjar. Los últimos años se han estado llevando a cabo restauraciones y se usa a menudo para dar conciertos.

La Iglesia del Carmen. Aunque las obras de la iglesia y del convento de las Carmelitas Descalzas (que hoy en día ya no está) empezaron al final del siglo XVI, aun quedan años para que acaben. La construcción se está llevando a cabo en una sola nave con capillas laterales adosadas.

Podemos destacar su espléndido techo de casetones de estilo mudéjar del siglo XVII y su magnífica y gran capilla que cuenta con tres retablos barrocos. Los dos retablos laterales son dorados y el central es enorme y está repleto de columnas y decorado de ángeles y de santos que cubren todos los espacios que podrían quedarse vacíos. Están tallados en madera y es un "ejemplar de estilo barroco decadente a andaluz, dicho mal, churrigueresco".

La Iglesia de Nuestra Señora de los Remedios se encuentra junto al actual ayuntamiento (es el antiguo convento de los franciscanos) y juntos forman un conjunto. Se trata de una obra del siglo XVII. La construcción llevó mucho tiempo. Su estructura es de cruz latina con capillas laterales.

Toda la superficie de la iglesia está decorado prácticamente entero por cuadros. En esta iglesia destaca el altar mayor dorado y de la más pura época barroca construido en pleno siglo XVIII, este tiene varias imágenes y en el nicho central se encuentra la Virgen de los Remedios, Patrona de Antequera.

Fuente

La Real Colegiata de San Sebastian se construyó a finales del siglo XVII, tras la construcción de la Real Colegiata de Santa María. Su fachada es entera renacentista, mientras que su torre de ladrillo es barroca y fue Andrés Burgueño el que se encargó de sus decoraciones en barro cocido. El exterior de esta iglesia, la fuente renacentista de la plaza, el Arco que hay en la calle Nueva y el paisaje que se puede apreciar desde lo alto del castillo forman uno de los conjuntos urbanos más bonitos de Antequera.

En cuanto a las demás iglesias, que también resultan ser interesantes y dignas de interés y de un párrafo para cada una, por cuestiones de espacio las citaré a continuación. Estas son la de San Francisco, las Descalzas, Madre de Dios, San Juan de Dios, etc. Todas ellas poseen una gran riqueza arquitectónica y los objetos artísticos que se encuentran en ellas forman un conjunto de primera calidad.

Palacios y casas solariegas

Aunque algunos de ellos hayan desaparecido (eso no los hace menos interesantes), aún quedan en pie otros muy importantes. El Palacio de los Marqueses de la Peña es del siglo XVI. El Palacio de las Marquesas de Escolania, el Palacio Municipal y la Casa de los Prado (Banco hispanoamericano) son del siglo XVII. El Palacio de Nájera (Museo Municipal), la Casa del Conde Pinofiel, la Casa de los Condes de Colchado, el Palacio del Marqués de Villadarias, la Casa de los Colarte (casa-museo) y la Casa del Barón de Sabasona son del siglo XVIII. Por último, la Casa de los Barones de Sarailler (por obra de Anibal González), el edificio de la caja de ahorros de Antequera y el Teatro-cine Torcal son del siglo XX, en concreto son de los años 30.

Los dólmenes prehistóricos

Las famosas Cuevas de Menga se encuentran cerca de la ciudad, al igual que las de Viera y El Romeral. Estas forman el conjunto de dólmenes más importante de Europa y demuestran que se asentaron importantes poblaciones en el fértil Valle del Guadalhorce hace más de cinco mil años. Establos hablando de construcciones funerarias enormes que se han construido sobre piedras y que posteriormente fueron cubiertas por la tierra. Si miras el paisaje tan solo podrás notar un ligero promontorio. A continuación entraremos en detalles:

El Dolmen de Menga es el más grande y el más antiguo de los tres, y se descubrió hace ya mucho tiempo. Lo han calificado como el "más majestuoso y el mejor conservado de todo el mundo prehistórico". Aproximadamente es del año 2500 a. C.

La cámara oval mide unos 25 metros de largo, unos 6, 5 metros de ancho y 2, 7 metros de alto.

Nada más entrar está la galería, que ahora está incompleta, que da paso a una gran cámara; esta está compuesta por siete piedras enormes puestas en vertical a cada lado, y una que la cierra al fondo. El techado está formado por cuatro losas enormes y gruesas que son muy pesadas. Se estima que la última pese unas 180 toneladas.

En el centro de la cámara, hay tres monolitos que teóricamente cumplen la función de apoyo del techo.

El Dolmen de Viera se encuentra cerca del de Menga y debe su nombre a los hermanos Viera, unos jardineros municipales que lo descubrieron en 1905. No es tan grande como el de Menga pero la cuidada decoración que tienen sus piedras nos recuerda a una evolución lógica arquitectónica que corresponde a los 100 años de diferencia que transcurrieron entre la construcción de una y de otra.

Este dolmen tiene un pasillo largo que desemboca en la cámara funeraria que tiene forma cúbica y cuyos lados miden aproximadamente dos metros cada uno. La piedra que hay al fondo de esta cámara fue perforada, no se sabe exactamente cuándo, por unos "buscadores de tesoros".

Fuente

El Dolmen del Romeral fue descubierto en 1905 también por los hermanos Viera. Este es muy interesante porque tiene una cámara funeraria circular de 5, 2 metros de diámetro, que está cerrada por una bóveda con una falsa cúpula, es el primer ejemplar europeo que existe de este tipo de construcción y además sigue el modelo de la del Tesoro de Atreo en Micenas.

A lo largo del corredor de acceso y de la cámara funeraria, se puede apreciar la evolución de la construcción con el paso del tiempo, ya que pasaron de usar grandes losas en los muros para pasar a usar piedras planas unidas por barro. Sin embargo, para el techo usan piedras muy grandes. Tanto este, como otros detalles, han ayudado para datar esta construcción en el año 1800 a. C. aproximadamente.

Un corredor conecta con la cámara principal otra cámara con la misma estructura aunque mucho más pequeña, y en ésta podemos encontrar un altar en el que realizaban ofrendas para los ritos funerarios.

La leyenda de la Peña de los enamorados

Se encuentra en una pequeña colina en los límites de Archidona y tiene forma parecida a la de una esfinge. Nos toca ser espectadores en silencio del trágico final del amor que había entre un joven cristiano y una chica mora de Archidona. Ante la imposibilidad de sellar su amor debido a los dos mundos antagónicos y hostiles que les separaban, se fugaron a caballo mientras los perseguían las tropas marroquíes, que consiguieron rodearles en la peña. Así que estos amantes, antes de rendirse y aceptar estar separados de por vida, decidieron juntarse en otra vida, y en un arrebato de amor, saltaron del precipicio.

Fuente

La Sierra del Torcal

Pese a que la Sierra del Torcal se extiende a lo largo de casi 30 kilómetros cuadrados, el Torcal alto que es donde se encuentran las atracciones turísticas, no pasa de los 20 kilómetros cuadrados.

Podéis llegar hasta aquí, pero la descripción que te dan los carteles y las indicaciones son muy difíciles, así que mejor seguid la ruta de 13 kilómetros que comienza en un refugio donde hay un albergue.

Es un lugar impresionante, su altitud sobrepasa los 1300 metros y la lluvia y demás agentes geológicos han moldeado su paisaje en uno rocoso, dándole un aspecto fantasmagórico con formas que te recordarán a otras cosas o a otros seres, como a las ruinas de una ciudad faraónica, azteca o hindú, o a las murallas destruidas de un castillo medieval, todo en uno. Se escucha un silencio impresionante, roto por el cantar de las aves.

En 1929, fue declarado como "Sitio de Interés Turístico Nacional" y más recientemente fue declarado como "Parque Natural". La protegen frente a posibles agresiones, tanto al paisaje como a su fauna. Los organismos oficiales iniciaron un plan de acción para protegerla. En cuanto a la flora, tan solo hay unos pocos árboles y en zonas de difícil acceso. Abundan bastante los arbustos. Podemos encontrar espinos, endrinos, madreserlvas y sobre todo hiedras que embellecen los grandes peñascos.

Abundan muchas especies de aves y reptiles, y también conejos. Hay también en menor cantidad cabras salvajes, en un sitio se puede hacer fuego y en otro acampar. Hay trazadas tres rutas diferentes para los visitantes: la amarilla-verde, la amarilla y la roja, estas aumentan la duración del trayecto sucesivamente, suele durar o unos 45 minutos, 2 horas y 3 horas y media respectivamente.

A partir del refugio se puede hacer una visita rápida si vais por el camino inacabado hacia una zona de las Ventanillas, desde donde se puede apreciar el paisaje mediterráneo e incluso la costa de Málaga los días que más despejado está.

Fiestas religiosas

La Semana Santa se celebra con solemnidad con desfiles y procesiones cargadas de singularidad, riqueza y tradición. En diferentes advocaciones, los "hermanacos" cargan sobre sus hombros a las preciosas vírgenes y a los Cristos sufriendo, estos "hermanacos" heredan su título de abuelos a nietos. Todas estas procesiones terminan subiendo las cuestas con esfuerzo, cargando sobre los hombros con los pesados tronos y camillas. Es un espectáculo insólito que tan solo se puede ver en Antequera. Se le conoce con el nombre de "dar la vega". El 16 se septiembre se conmemora la conquista de la ciudad, el día de la fiesta de Santa Eufemia. La noche anterior se encienden las "candelas" que se podrían ver en aquellas escenas guerrilleras de la época. En septiembre está también la fiesta de la Virgen de los Remedios, la patrona de Antequera. Por último, a finales del mes de mayo es la procesión del Señor de la Salud y de las Aguas, un festejo religioso muy arraigado en los habitantes de la ciudad, que vienen desde distintos lugares por muy lejos que estén para esa cita anual, a "iluminar al Señor".

Ferias y otros eventos populares

Hay dos ferias anuales: la de la Primavera (31 de mayo, 1 y 2 de junio), y la de Agosto ( 20, 21 y 22) con cursos de toreo y diversos espectáculos infantiles y casetas de feria en las cuales puedes cantar y bailar casi toda la noche. Son días para escapar de la rutina y divertirse al máximo.

El caballo también tiene su papel en estas ferias. Hay muchos jinetes que salen desfilando y llevan en la grupa del caballo a chicas jóvenes vestidas con disfraces típicos. También sacan a desfilar los carruajes antiguos tan preciosos.

El canto y el baile típico son el "fandango antequerano" que dejan ver la vitalidad y los trajes típicos de la ciudad. Estos últimos han ido evolucionando y durante las últimas ferias el número de chicas jóvenes que los llevan en los desfiles de carrozas o en otros eventos divertidos se ha multiplicado. También se puede apreciar el traje típico gitano, que es una tradición en toda Andalucía.

En las fiestas infantiles, tienen una tradición muy curiosa, la de "matar la vieja", una muñeca de trapo llena de caramelos y dulces que cuelga de una cuerda, esta sube y baja para esquivar los golpes que le dan los niños con los bastones, es una lucha muy divertida que tiene como fin conseguir su parte del preciado botín.

Gastronomía de Antequera

Cocinan todos los platos típicos de Andalucía, como el gazpacho, las frituras y los pasteles caseros. He de nombrar a la "porra antequerana" hecha a mano «con un plato hondo y un mortero», con miga de pan, tomate y aceite de la tierra; el guiso de patatas, en el cual mezclan garbanzos, manitas de cerdo y otros productos que sacan de la matanza del cerdo, y todo ello bañado generosamente en vino de Jerez.

La ciudad rinde homenaje a este vino y la gente lo consume en los bares y tabernas acompañado de las deliciosas "tapas" (lonchas de jamón, raciones de pescado, etc. ). De los postres, los bienmesabe son unos deliciosos pasteles hechos por las hermanas, de origen árabe, que están hechos de almendras, azúcar, yema de huevo y otros ingredientes secretos, esta receta final solo la conocen las manos expertas y unos pocos elegidos.

En Navidad y los meses de antes, la ciudad huele que alimenta por las muchas fábricas que hay del típico "mantecado de Antequera". La elaboración de este postre es artesanal, al igual que la de los rollos, los panes de jengibre, etc.

Excursiones

Saliendo desde Antequera, que tiene varios hoteles y el Parador de turismo (hotel de lujo), se puede ir a visitar las ciudades de Sevilla, Córdoba y Granada, que están a tan solo dos horas en coche. Málaga y su Costa del Sol tan solo están a 45 minutos.

Por la carretera en dirección a Sevilla, a 18 kilómetros, está Fuente Piedra y su famosa laguna de gran interés ecológico, ya que alberga a la mayor colonia de flamencos de España.

Por la carretera de Granada, a 16 kilómetros, se llega hasta Archidona y su plaza Ochavada. Unos kilómetros más adelante está Ríofrío, donde hay un gran establecimiento piscícola de truchas.

Hacia Córdoba, a 50 kilómetros se encuentra Lucena, con sus vinos y sus muchas fábricas de muebles y de "velones". Allí recomiendo que vayáis a visitar la Iglesia de San Mateo.

A unos 80 kilómetros se encuentra Ronda, "ciudad del Tajo", la mezcla de edificios señoriales y populares con el paisaje conforman un magnífico ejemplar arquitectónico. Tanto sus plazas de toros como su Balcón del Tajo y el Hotel Victoria son muy famosos, sin olvidar los numerosos monumentos que hay.


Galería de fotos



Contenido disponible en otros idiomas

Comentarios (0 comentarios)


¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?

Si estás viviendo una experiencia en el extranjero, eres un viajero empedernido o quieres dar a conocer la ciudad donde vives... ¡crea tu propio blog y cuenta tus aventuras!


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

Girando la manivela...