Advertise here

Antequera

Reseña histórica

La historia de Antequera se remonta al menos a mil años, a la época de la construcción de los dólmenes de Menga, Viera y El Romeral. Pero aún así, es solo una estimación en caso de que se confirmen las evidencias que se han encontrado en las excavaciones que se llevan a cabo en la Cueva del Toro, en la Sierra del Torcal. Estos dólmenes prehistóricos se encuentran muy cerca del pueblo. Los de Menga y Viera están situados en un recinto con jardines, junto a la propia ciudad por la carretera Málaga y Granada, el dolmen de El Romeral está algo más alejado, en la misma carretera junto a la fábrica de azúcar.

Existen numerosas evidencias de la época romana. En el Arco de los Gigantes hay varios restos de los municipios de Antikaria, Singilia y Nescania y en el Museo Municipal se pueden ver exposiciones muy interesantes como el "Efebo de Antequera". También hay restos de la Antakira árabe, sobre todo el castillo que domina la ciudad. La ciudad musulmana sufrió varios asedios, pero fue el infante don Fernando, llamado "el de Antequera" quien finalmente se apoderó de la ciudad en 1410, tras un duro asedio de cinco meses.

A raíz de este acontecimiento, se inició el crecimiento de la Antequera cristiana, que sobrepasó los estrechos muros del castillo y se extendió por las tierras llanas, dando lugar a la actual estructura de la ciudad, con sus importantes construcciones de edificios civiles y religiosos de estilo renacentista y barroco. Pero es sobre todo el estilo barroco el que, junto con las fachadas blancas y la pureza de las calles, le dan a Antequera ese carácter propio y la convierten en una de las mejores ciudades de Andalucía.

Tras la victoria contra los árabes, pasaron años de dificultades, hasta que la reconquista cristiana se fortaleció con la conquista de Málaga y Granada. La prosperidad económica y la fe religiosa de la ciudad atrajo a distintas órdenes religiosas, que a lo largo de los siglos XVI, XVII y XVIII crearon magníficas iglesias, monasterios y conventos, algunos de los cuales aún se conservan en la actualidad. Las familias de los nobles que participaron en la reconquista, también se establecieron en Antequera y construyeron allí casas y palacios magníficos.

La ciudad

La ciudad actual está situada al norte de la Sierra del Torcal y se encuentra en la margen izquierda del río Guadalhorce, que bordea la ciudad y su magnífico valle. Cuenta con más de cuarenta mil habitantes y, por ello, es una de las principales poblaciones de la provincia de Málaga. Aunque muy cerca de Málaga y de la Costa del Sol, la barrera montañosa de la Sierra del Torcal la separa de la costa y le proporciona un clima frío en invierno y cálido y seco en verano.

Antequera se encuentra en un punto geográfico privilegiado, ya que está a sólo 46 km de Málaga y aún más cerca de las principales capitales de Andalucía, como Córdoba, Sevilla y Granada. Así pues, tiene una relación muy especial con estas cuatro ciudades y se ha convertido en una auténtica capital rural, donde se concentran todas las actividades agrícolas, ganaderas y de servicios. Antiguamente la ciudad era un importante centro industrial, donde se fabricaba la famosa "manta de Antequera" y se producían otros artículos como los cueros. Hoy en día, estas actividades han desaparecido casi por completo, aunque se están reavivando en el Polígono Industrial, donde el desarrollo es lento pero con resultados prometedores. Sin embargo, la producción navideña de los famosos mantecados, rosquillas y alfajores han hecho que el nombre de Antequera se conozca en muchas partes. La gran cantidad de cultivo dedicado al olivo y a los cereales, además de otros productos de regadío, son los principales factores de producción.

Fuente

Principales monumentos

El Arco de los Gigantes es un monumento de gran interés construida en 1585, con la original idea de cubrir sus muros con una serie de estatuas y lápidas como testigos de la grandeza de la ciudad y de otros municipios de la comarca en la época de los romanos. Por esta misma razón es considerado como el museo de antigüedades romanas más importante de España. En mayo de 1985, se celebró el 400 aniversario del Arco, y tanto las lápidas como las estatuas fueron retiradas del Museo Municipal y colocadas en sus posiciones originales.

Fuente

Del Castillo Árabe se conservan varias murallas y torres, como la Torre Blanca y la Torre del Homenaje, esta última con el mítico reloj de Papabellotas. Está cubierto por un pequeño templo renacentista que alberga la campana de la ciudad. Todos estos edificios se encuentran en medio de un parque al aire libre con jardines, desde el que se pueden contemplar unas bonitas vistas panorámicas de la ciudad y su valle. Además, en sus alrededores se encuentran otros monumentos como el Arco de la Estrella, el Arco del Agua y la Puerta de Málaga en la ermita de la Virgen de Espera.

La Puerta de Málaga o ermita de la Virgen de Espera se encuentran en la zona baja del castillo y dan al río de la ciudad. Anteriormente, formaba parte del segundo anillo de la Alcazaba, y estaba unida a la Torre Blanca por una serie de murallas (que actualmente ya no existen). Su función era facilitar la comunicación entre el recinto interior amurallado y el exterior, a través de un elegante arco de herradura de ladrillos. Más tarde, la estructura fue muy modificada cuando se utilizó como ermita. En el interior hay un pequeño retablo de la Virgen de Espera.

Fuente

Museo principal

El museo se encuentra en el Palacio de Nájera, un magnífico edificio del siglo XVIII, que tiene en una de sus esquinas la torre mirador más bella de Antequera. En el museo hay piezas de gran interés, como el Efebo de Antequera, una impresionante escultura de bronce del siglo I. Se encontró de casualidad en el campo y representa a un adolescente desnudo. No hay duda de que es "la mejor pieza de antigüedad encontrada en la península Ibérica", y que vale la pena hacer el viaje a Antequera solo para verla.

Fuente

Otro importante hallazgo arqueológico es el busto de mármol de Druso el Mayor, que es el retrato de un príncipe romano del siglo I. En las diferentes salas del museo se exponen pinturas, entre las que destacan las de Bocanegra, Mohedano y del mexicano Juan Correa. También se pueden ver dieciséis pinturas del artista antequerano Cristóbal Toral, uno de los mejores pintores contemporáneos. También hay varias esculturas repartidas por el museo; una de las más llamativas es la de San Francisco de Asís, obra del gran imaginero Pedro de Mena. Además, cuenta con una importante colección de orfebrería, y productos relacionados, como mantos de vírgenes, objetos de las cofradías de Semana Santa, retablos, muebles, etc. En el sótano hay una pequeña colección de objetos relacionados con las costumbres populares. Y por último, hay una importante sección de archivos y una biblioteca moderna.

El museo abre todos los días por la mañana (incluidos los domingos), excepto lunes por la mañana.

Las iglesias de Antequera

Antequera, viéndola desde lo alto, es una "ciudad de agujas", con las torres y campanarios de una veintena de iglesias que se elevan sobre la ciudad. A continuación, voy a mencionar algunas de las más importantes:

La Real Colegiata de Santa María la Mayor fue construida entre 1514 y 1550 y ha sido descrita como "la primera iglesia renacentista construida en Andalucía", tanto por sus proporciones como por su diseño. Tiene una interesante fachada que, según los expertos, fue recreada por Alonso Cano en la catedral de Granada. Está dividida en tres ejes y dos cuerpos; el gran arco de medio punto de la puerta central es bastante alto y contrasta con los dos arcos laterales. Después viene la balaustrada ciega, con un triple frontón con pináculos estriados. El interior, de grandes proporciones, tiene la planta de una basílica. Cuenta con una nave central, naves laterales, grandes columnas jónico-renacentistas e importantes artesonados mudéjares. Durante los últimos años, se han llevado a cabo importantes restauraciones en la iglesia, que ahora se utiliza como escenario de conciertos y otros eventos similares.

Fuente

La iglesia del Carmen, aunque su construcción, así como el Monasterio de las Carmelitas Descalzas (que ya no existe actualmente), se inició a finales del siglo XVI, las obras continuaron durante muchos años. Tiene una sola nave con capillas laterales adosadas. Destaca el espléndido artesonado mudéjar, que data de principios del siglo XVII, y la magnífica capilla mayor, con sus tres retablos barrocos. Los laterales son dorados y el central, con sus grandes proporciones y plétora de columnas, ángeles y santos que cubren cada centímetro de espacio libre, está realizado en madera sin dorar y es un buen ejemplo del estilo barroco decadente andaluz, llamado churrigueresco.

Fuente

La iglesia de Nuestra Señora de los Remedios se encuentra en el centro de la ciudad, cerca del actual ayuntamiento (antiguo monasterio franciscano) formando parte de él. Data del siglo XVII, fue construida hace mucho tiempo y tiene una planta de cruz latina con capillas laterales. Prácticamente toda la superficie de la iglesia está cubierta con diversas pinturas. Destaca el altar mayor, intensamente barroco y dorado, construido a mediados del siglo XVIII, cuenta con varias estatuas y la alcoba central está ocupada por la patrona de Antequera, la Virgen de los Remedios.

La iglesia Colegial de San Sebastián, que se trasladó la Colegiata a finales del siglo XVII. Destaca su fachada completamente renacentista y su bonita torre barroca de ladrillo decorada con barro cocido, obra de Francisco Andrés Burgueño. El exterior de esta iglesia, junto con el espléndido estilo renacentista de la plaza, el Arco de la calle Nueva y el castillo que se alza al fondo, forman una de las vistas más bonitas de la ciudad.

Otras iglesias de interés que aunque también merecen que sean detalladas, no lo haré por falta de espacio, así que simplemente las enumeraré: San Francisco, las Carmelitas Descalzas, Belén, Madre de Dios, San Juan de Dios, entre otras. Con su riqueza arquitectónica y sus tesoros de obras maestras en su interior, forman un conjunto monumental de gran valor.

Palacios y edificios de la ciudad

Aunque algunos de los más interesantes ya han desaparecido, muchos otros aún se conservan. El Palacio de los Marqueses de la Peña es del siglo XVI. El Palacio de la Marquesa de las Escalonias, el Palacio Municipal y la Casa de los Pardo (Banco Hispano-Americano) pertenecen al siglo XVII. Del siglo XVIII destacan el Palacio Nájera (Museo Municipal), la Casa del Conde de Pinofiel, el Palacio del Conde de Colchado, el Palacio Villadarias, la Casa de los Colarte (casa-museo) y la Casa del Barón de Sabasona. Perteneciente al siglo XX y más concretamente, a los años treinta destaca la Casa de los Serrailler de Aníbal González, el edificio de la Caja de Ahorros de Antequera, y el Teatro Cine Torcal.

Palacio Nájera

Fuente

Los dólmenes prehistóricos

Las "mal llamadas" cuevas de Menga, Viera y El Romeral no se encuentran muy lejos de la ciudad. Juntas forman el grupo de dólmenes más importantes de Europa y son una prueba de cómo hace cinco mil años, grandes ciudades se asentaron en el fértil valle del río Guadalhorce. Son ejemplos de construcciones funerarias, levantadas con enormes piedras y luego cubiertas de tierra, adoptando así la forma de un ligero promontorio en el paisaje. A continuación, detallaré cada una de ellas:

El dolmen de Menga, el más grande y más antiguo de los tres, y se conoce desde hace mucho tiempo. Se ha descrito como el "dolmen más majestuoso y mejor conservado de todo el mundo prehistórico", y se estima que data del 2500 a. C. La cámara ovalada tiene 25 m de largo, un ancho máximo de 6,5 m y una altura de 2,7 m. El dolmen se inicia con una galería (ahora incompleta), que conduce a una gran cámara con siete grandes piedras verticales que forman los lados, y una octava piedra que bloquea el extremo más alejado. El techo está formado por cuatro enormes piedras de gran grosor y peso, se ha calculado que la última pesa unas 180 toneladas. En el centro de la cámara hay tres monolitos que aparentemente están ahí para sostener el techo.

Fuente

El dolmen de Viera está muy cerca del de Menga y recibe su nombre de los hermanos Viera, jardineros municipales que lo descubrieron en 1905. No es tan grande como el dolmen de Menga, y el cuidadoso acabado de la piedra nos hace pensar que existió una evolución arquitectónico entre ambos, que podría calcularse como una diferencia de unos 100 años entre la construcción de ambos dólmenes. Tiene un largo pasillo que conduce a una cámara funeraria en forma de cubo de aproximadamente 2 m². La piedra al final de esta cámara fue atravesada por supuestos "cazadores de tesoros"; se desconoce la fecha.

Fuente

El dolmen de El Romeral también fue descubierto por los hermanos Viera en 1905. Destaca por su cámara funeraria circular de 5,2 m de diámetro, que se cubre con una falsa bóveda de cúpula; primer ejemplo en Europa de este tipo de construcción que se inspira en la del Tesoro de Atreo en Micenas. Tanto el largo pasillo de acceso como la cámara sepulcral son evidencias de la evolución de la construcción a lo largo del tiempo. Los muros no están construidos con grandes lápidas, sino piedras unidas con barro. Sin embargo, las piedras de los techos siguen siendo de gran tamaño. Esto y otras cosas más hacen que la construcción sea considerada del 1800 a. C. Existe también otra cámara unida a la gran cámara sepulcral por un pequeño pasillo. Aunque tiene la misma estructura que la anterior, es mucho más pequeña con el altar para las ofrendas, según los ritos funerarios.

Fuente

La leyenda de los enamorados

Hay un pequeño cerro en el límite con Archidona, que sugiere una misteriosa esfinge debido a su forma humana. Este cerro fue testigo mudo del trágico final de la aventura amorosa entre un joven cristiano de Antequera y una joven morisca de Archidona, quienes ante la imposibilidad de consumar su amor por el mundo hostil y antagónico que les rodeaba, huyeron a caballo, perseguidos de cerca por las tropas moras, hasta que fueron rodeados por este peñón. En lugar de rendirse y separarse, los jóvenes amantes eligieron estar unidos en la vida del más allá, y en un abrazo amoroso se lanzaron al precipicio.

Fuente

La Sierra del Torcal

Aunque la Sierra del Torcal tiene una extensión total de unos 30 km², el Alto Torcal (donde se hallan las mejores vistas) solo cubre unos 20 km². El acceso a este bello y desafiante lugar se realiza a través de un camino que recorre unos 13 km., y termina en un refugio de montaña donde hay una taberna. Con picos que se elevan a más de 1.300 m, es un impresionante lugar cartáceo, donde el agua de lluvia y otros agentes geológicos han dado forma al paisaje rocoso, dándole un aspecto fantasmagórico con formas que evocan cosas o seres, las ruinas de una ciudad faraónica, una ciudad de aztecas o hindúes, o bien las ruinas de las murallas de un castillo medieval, todo ello en medio de un impresionante silencio, que se rompe solo por el canto de los pájaros.

Fuente

En 1929 este lugar fue declarado Sitio Natural de Interés Nacional y en 1978 Parque Natural. Por lo tanto, está protegido de posibles deterioros, y los organismos oficiales también han establecido un plan de acción al respecto. En cuanto a la flora, quedan pocos árboles, que han sido reducidos a zonas de difícil acceso. Sin embargo, abundan los arbustos, como los espinos, el endrino, la madreselva y sobre todo las hiedras, que hacen resaltar las grandes rocas con sus enormes extensiones.

Existe una gran cantidad de diferentes clases de aves, así como reptiles, conejos, etc., y también están las cabras montesas, pero en menor cantidad. Cerca del refugio hay una fogata y una zona de acampada, así como tres rutas marcadas para los excursionistas: (verde y amarillo, amarillo y rojo) que van aumentando su recorrido en comparación con la anterior. A un ritmo normal, cada ruta llevaría unos 45 minutos, otro unas 2 horas y el último 3,5 horas de recorrido, respectivamente. Se puede hacer un viaje muy corto desde el refugio, a lo largo de la carretera inacabada, hasta una zona cercana a las Ventanillas, desde donde se puede apreciar el paisaje mediterráneo en los días claros de la costa de Málaga.

Fiestas religiosas

La Semana Santa se celebra con gran solemnidad, con desfiles llenos de encanto, riqueza y tradición. Las distintas vírgenes espléndidas y los Cristos doloridos se llevan a hombros entre hermanos, quienes ocupan el lugar que les corresponde de abuelo a nieto. Todas estas procesiones finalizan en empinadas cuestas que se suben rápidamente, llevando los tronos o plataformas muy pesadas, algo único y característico de Antequera, que recibe el nombre de "dar la venga".

El 16 de septiembre se celebra la conquista de la ciudad en la fiesta de Santa Eufemia. La noche anterior se encienden hogueras, que representan escenas de guerra de aquellos tiempos. Otra fiesta que se celebra en septiembre es la de la Virgen de los Remedios, la patrona de Antequera. Y finalmente, a finales de mayo se celebra la procesión del Señor de la Salud y de las Aguas. Se trata de un acto religioso muy tradicional entre los antequeranos, y la gente acude desde muy lejos a la fiesta para iluminar al Señor.

Ferias y otros eventos populares

Hay dos ferias anuales, la Feria de Primavera, que se celebra del 31 de mayo al 2 de junio, y la Feria de Agosto, que se celebra del 20 al 22 de agosto, con corridas de toros, diversos tipos de entretenimiento, atracciones para los niños y puestos de feria en los que se canta y se baila hasta muy tarde. Son días donde se descansa del trabajo diario y todo el mundo intenta divertirse lo máximo posible. Los caballos también tienen su lugar en las ferias; un gran número de jinetes desfilan con hermosas chicas vestidas con trajes típicos, que van sentadas en la parte trasera del caballo. Además, también desfilan preciosos carruajes antiguos.

El fandango de Antequera es un canto y baile típico. En la actualidad, experimenta un gran renacimiento, al igual que la vestimenta típica. Este último ha crecido sobre todo en las ferias de los últimos años, y muchos jóvenes antequeranos lo llevan en los desfiles de carruajes y en los distintos lugares de diversión, junto con la vestimenta gitana tradicional de toda Andalucía.

Durante las fiestas infantiles se mantiene la costumbre de "matar a la vieja". En este caso, un curioso muñeco de trapo, relleno de dulces y caramelos, colgado de una cuerda se levanta y se baja una y otra vez, hasta que finalmente los niños lo golpean y lo tiran al suelo en una divertida lucha por conseguir los dulces del interior.

Gastronomía en Antequera

En Antequera se encuentran platos típicos andaluces, como el gazpacho, los fritos y los dulces caseros. La porra de Antequera es un plato que hay que destacar; se hace a mano y los ingredientes son pan rallado, tomate y el delicioso aceite de oliva de sus olivares. Además, se hace un guiso de patas de cerdo en el que se mezclan garbanzos, patas de cerdo y otros ingredientes procedentes de la matanza del cerdo, todo ello bañado con vino de Jerez.

La porra de Antequera

Fuente

La ciudad le concede al vino de Jerez todos los honores, y también se sirve en bares y bodegas, acompañado de una gran variedad de deliciosos aperitivos o tapas. Entre los postres, destacan el bienmesabe, un delicioso dulce elaborado por monjas, con claras influencias árabes, y hecho con almendras, azúcar y yemas de huevo, así como con otros ingredientes secretos, una receta que guardan los expertos en secreto. En la época navideña y en los meses anteriores, la ciudad huele de maravilla, ya que en muchos lugares se elabora el típico mantecado de Antequera, además de otros dulces tradicionales como los alfajores, polvorones, rosquillas y otros.

Excursiones

Antequera cuenta con varios establecimientos hoteleros y un parador (hotel de lujo), es un centro desde el que se pueden hacer varios viajes, ya que Sevilla, Córdoba y Granada están a unas dos horas en coche; mientras que Málaga y su Costa del Sol están a solo 45 minutos. A unos 18 km por la carretera de Sevilla se encuentra Fuente de Piedra, con su famosa laguna; un lugar de gran interés ecológico, ya que aquí anidan la mayor colonia de flamencos de España.

Fuente


Galería de fotos



Contenido disponible en otros idiomas

Comentarios (0 comentarios)


¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?

Si estás viviendo una experiencia en el extranjero, eres un viajero empedernido o quieres dar a conocer la ciudad donde vives... ¡crea tu propio blog y cuenta tus aventuras!


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!