San Marino


San Marino... ¿qué coño es San Marino? Pues bien, algunos puede que la conozcan por el GP de San Marino de Motociclismo (que se celebra en territorio italiano, en Misano, cerca de Rímini) o bien puede que os acordéis de aquel 14-0 que le metió la selección española a la sanmarinense. Pero es que claro, no podemos comparar un país de 45 millones de personas con uno de 30.000. Y es que eso es San Marino. Un pequeño país ubicado en el centro-norte de Italia, cerca del Adriático, sobre siete montes (de entre los que destaca uno, el monte llamado Titano de unos 750m de altitud), y que presume de ser el quinto estado más pequeño en superficie y la república más antigua.

Su historia nos cuenta que el país se fundo el siglo IV cuando se refugió en la montaña un cantero cristiano llamado Marinus, que posteriormente se convertiría en San Marino, y que allí fundó una pequeña comunidad cristiana. La propietaria del terreno era una compasiva mujer de Rímini que le dejó en herencia el territorio sobre el cual se habían asentado. Dichos terrenos consiguieron expandirse en siglos sucesivos y, a pesar de las peleas entre las familias y los señores feudales de la época, consta que fue reconocido como estado soberano por primera vez por la Santa Sede en 1631, respetado posteriormente por Napoleón y por otros tantos estados europeos hasta que llegó las guerras mundiales. No fue objeto de disputa en la unificación italiana del siglo XIX. Fue ocupado en 1943 por Hitler y liberado en 1945. Desde entonces la calma reina en San Marino, desarrollando el turismo y los beneficios fiscales que le permiten mantenerse hasta lo que es hoy. Depende en gran parte de Italia, puesto que está rodeado por ella, pero aún así goza de una amplia autonomía en muchos ámbitos. A los apasionados por la historia le invito a que visiten el lugar porque se quedarán fascinados.

Lo más importante de San Marino es su condición de fiscalidad especial en lo que respecta a determinados impuestos como el alcohol, el tabaco o algunos objetos. Por ejemplo, yo compré una miniatura original de Ferrari por 63 euros que en Italia me habría costado 120.

Sus paisajes, tremendos. Te dejan fascinado. Son auténticas postales donde parece que el tiempo se haya parado hace años y no haya llegado la contaminación y la vida moderna.

Lo único que cuesta más caro que en Italia son los restaurantes y los hoteles, ojo!!


Contenido disponible en otros idiomas

¡Comparte tu Experiencia Erasmus en Ciudad de San Marino!

Si conoces Ciudad de San Marino como nativo, viajero o como estudiante de un programa de movilidad... ¡opina sobre Ciudad de San Marino! Vota las distintas características y comparte tu experiencia.

Comentarios (1 comentarios)

¡Comparte tu experiencia Erasmus!


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!