Advertise here

Ferias de verano, preocupaciones climáticas e iglesias llenas de vajillas vintage: una tarde por Cambridge

Me encanta vivir en Cambridge: es una de las ciudades más bonitas del país; además, no importa el día de la semana que sea porque siempre ocurre algo. La universidad organiza algunos eventos; otros los organizan la gente de la ciudad. Muchos son gratos; aquellos en los que hay que pagar para entrar casi siempre merece la pena pagar por ellos. El sábado pasado (8 de julio), decidí salir por ahí una tarde y ver qué actividades se estaban llevando a cabo ese día.

summer-fairs-climate-scares-churches-vin

The Cambridge Big Weekend 2019

Mi primera parada fue Parker’s Piece, un área verde común donde se celebraba el anual Big Weekend de Cambridge. Había estado otros años en este festival gratuito para ver el espectáculo de fuegos artificiales inaugural, pero nunca había visto ninguno de los puestos a la luz del día.

summer-fairs-climate-scares-churches-vin

Mi madrastra, mi hermana pequeña y yo comenzamos la tarde con unos deliciosos perritos calientes de Les Plaisirs de France, un puesto de comida francesa. El hombre que nos atendía era francés nativo, así que me atreví a practicar mis competencias orales (spoiler: estaban bastante oxidadas). Mi madrastra y mi hermana pequeña son bilingües, así que se quedaron a hablar con él un buen rato. Comida en mano, nos dirigimos a echar un vistazo al resto del mercadillo francés (un puesto en particular era una tienda de discos que contaba con una caja de música que tocaba canciones tradicionales una y otra vez) y, antes de darnos cuenta, habíamos llegado al área central.

summer-fairs-climate-scares-churches-vin

Paramos un rato para escuchar a un coro de rock que estaban actuando en el escenario principal y después fuimos a averiguar qué actividades iban a hacer en las tiendas de alrededor. El festival estaba bastante dirigido a las familias (no me sorprendió, puesto que la mayoría de los que estaban allí eran padres con sus hijos pequeños), así que tenían los típicos puestos de pintarse la cara y cuentacuentos. No obstante, algunas zonas estaban algo más dirigidas a los adultos: la sección del Cambridge Community Circus, por ejemplo, donde gente de todas las edades podían probar a hacer malabares y probar el hulahop.

summer-fairs-climate-scares-churches-vin

Mi hermana pequeña es una entusiasta científica, así que por supuesto tuvimos que pasarnos por el University of Cambridge’s Fun Lab. En este lugar se podían hacer muchísimos experimentos, había microscopios para usar y retos relacionados con la ciencia para completar. El Sugar Cube challenge era una especialmente popular: los participantes tenían que usar una bicicleta de hacer ejercicio hasta que quemasen el equivalente de un azucarillo en calorías. Las luces se encendían cuando los niños se estaban acercando a su objetivo y los que organizaban esta actividad les animaban todo el rato.

summer-fairs-climate-scares-churches-vin

Un poco más tarde, mientras mi hermana estaba haciendo una maqueta de una célula cerebral con Play-Doh, una de las personas que dirigía el puesto nos examinó a mi madrastra y a mí de nuestros conocimientos científicos: ¡no hace falta decir que tengo que repasar un poco!

La protesta 'Cambridge Extinction Rebellion'

Después de cambiar las botellas de plástico por otras reutilizables de metal en el puesto Cambridge Water, decidimos seguir aportando nuestro granito de arena al planeta yendo a ver a los activistas Extinction Rebellion, que estaban bloqueando las calles en el centro de la ciudad ese día. Las calles que normalmente estaban repletas de coches ahora, por una vez estaban vacías y los peatones nos lo pasamos genial paseando por ellas, parando de vez en cuando a escribir con tiza algún mensaje inspirador en el asfalto.

summer-fairs-climate-scares-churches-vin

Varias tiendas se habían instalado en la carreteras y en las aceras. En una, vi cómo una mujer hacía un potente discurso sobre la importancia de la campaña; en otra, aprendí cómo cultivar alimentos en casa. Hay un montón de formas de ayudar a combatir el cambio climático y este evento me recordó el importante cambio que una pequeña acción puede marcar.

summer-fairs-climate-scares-churches-vin

El mercado 'Cambridge Preloved Vintage Kilo'

Llegados a este punto había comenzado a llover con bastante intensidad, así que me separé de mi familia y fui a refugiarme en la iglesia St Barnabas Church, donde había un mercadillo de ropa vintage al kilo. Puesto que acababa de recordar la importancia de reducir, reusar y reciclar, estaba incluso más emocionada por comprar bienes de segunda mano y me fui con una bolsa de ropa nueva bajo el brazo.

¿Qué está ocurriendo a tu alrededor?

Me lo pasé genial esa tarde yendo de actividad en actividad y realmente me ha recordado la suerte que tengo de vivir en una ciudad tan animada. Si estás planificando un viaje a Cambridge, asegúrate de echarle un vistazo a la página web Visit Cambridge para saber qué cosas puedes hacer cuando estés aquí. Mientras tanto, te animo a buscar eventos como este en tu ciudad: conocerás a otras personas de tu comunidad y te lo pasarás en grande, todo mientras aprendes sobre el lugar donde vives y el mundo que hay más allá.


Galería de fotos



Comentarios (0 comentarios)


¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?

Si estás viviendo una experiencia en el extranjero, eres un viajero empedernido o quieres dar a conocer la ciudad donde vives... ¡crea tu propio blog y cuenta tus aventuras!


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!