Advertise here

Mi experiencia estudiando en Europa

Una de las mejores decisiones que he tomado ha sido estudiar en el extranjero. Desde que era pequeño quería aprender italiano, así que cuando se me presentó la oportunidad de estudiar en Italia, hice las maletas y me matriculé en la Universidad de Bolonia.

Los siguientes consejos te servirán como guía para ayudarte a aprovechar al máximo tu tiempo fuera, y están basados en mi experiencia como estudiante en Bolonia, Italia. Incluso aunque no estés estudiando en Italia, estos consejos te servirán en cualquier sitio donde quieras estudiar.

Estás a punto de embarcarte en una aventura y probablemente será una de las mejores decisiones que has tomado nunca.

Primer consejo: Vivir con gente nativa

La mejor manera de mejorar el idioma y comprender la cultura es viviendo con hablantes nativos.

Muchos estudiantes estadounidenses comenten el error de vivir con otros estudiantes estadounidenses cuando viven en el extranjero. A veces es inevitable porque algunos programas de estudios en el extranjero alojan a los estudiantes estadounidenses juntos. Pero si tienes esa opción, lo mejor que puedes hacer es salir de tu zona de confort y vivir con estudiantes nativos.

Aunque vivir con amigos de tu mismo país te proporciona un nivel de seguridad y tranquilidad, también reduce en gran medida tu capacidad de mejorar tus habilidades lingüísticas porque solo estarás hablando en tu idioma, por mucho que queráis hablar en el idioma del país.

Lo último que quieres hacer es vivir en el extranjero y estar hablando tu lengua materna. El objetivo principal de estudiar y vivir en el extranjero es dominar el idioma que vas a estudiar y comprender mejor la cultura en la que vas a vivir.

Otras razones para vivir con estudiantes nativos serían que te metes de lleno en esa cultura y que haces amistades para toda la vida.

El domingo por la tarde, la hermana de mi compañero de piso italiano y otro amigo italiano vinieron a nuestro apartamento a cocinar. Pasamos el día haciendo gnocchi al pesto caseros y viendo uno de los programas más populares de Italia.

Aunque parezca algo simple, fue una experiencia maravillosa porque me dio la oportunidad de conocer mejor la cultura italiana. Aprendí cómo cocinar comida italiana a la vez que hacía preguntas sobre la jerga que utilizaban en el programa.

Esa fue la primera de muchas de mis aventuras gastronómicas con los que serían mis amigos para toda la vida.

Segundo consejo: ir a pie en vez de en transporte. Explorarás más

La distancia entre mi apartamento y la universidad era de unos 4 kilómetros, y los hacía a pie casi todos los días. Podría haberme montado en el autobús fácilmente para ahorrarme tiempo, pero caminar esos 4 kilómetros ida y vuelta me aportó una mejor experiencia cultural.

El acto de caminar te obliga a estar presente y te proporciona una experiencia visual y auditiva que no encuentras en el metro. Caminar también te permite tomar caminos diferentes para ir y volver de clase cada día.

Al ir caminando por las calles de Bolonia, exploré sin pensarlo tiendas y cafeterías que no habría visto si hubiese estado montado en el autobús.

Por ejemplo, una tarde cuando volvía a casa, estaba en una rotonda esperando que parase el tráfico de hora punta para poder cruzar. Después de esperar unos minutos, decidí seguir caminando unas calles más para poder cruzar por un semáforo. De camino, encontré un antro donde vendían vino, una vinería totalmente diferente a todo lo que había visto.

Líneas de barriles de vino con grifo desde el suelo hasta el techo en las cuatro paredes de la tienda. Cada barril estaba etiquetado con el tipo de vino y el precio por botella (750 ml y 1,5 L). Podías comprar una botella vacía transparente o traer una propia y el dueño la llenaba directamente del barril.

Obviamente, me volví un cliente habitual porque la experiencia de comprar vino así era muy divertida.


Galería de fotos



Contenido disponible en otros idiomas

Comentarios (0 comentarios)


¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?

Si estás viviendo una experiencia en el extranjero, eres un viajero empedernido o quieres dar a conocer la ciudad donde vives... ¡crea tu propio blog y cuenta tus aventuras!

¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!