Bahía de Zaitunay

Cómo llegar

El Líbano es un lugar de rincones mágicos y aventuras. Uno nunca sabe lo que se puede encontrar explorando los diferentes paraísos que ofrece el Líbano. Si quieres ir a los mejores lugares, normalmente tendrías que pagar una millonada o encontrar a algún local que te aconseje. Por suerte, esta vez seré yo el que te ofrezca esta valiosa información. Hoy os hablaré de uno de los lugares más lujosos que podéis ir, pero gratis. Es un lugar increíble al que podéis ir a pasar el día: Bahía de Zaitunay. La gente suele sorprenderse al enterarse de que el Líbano es un país húmedo y repleto de verde en mitad de Oriente Medio. Es básicamente un oasis en mitad de un caluroso desierto famoso por sus postres. No me malinterpretéis... Eso no significa que no haga calor; de hecho, hace mucho calor en el Líbano, y más te vale ir preparado. Trae mucha crema solar, gorras y gafas de sol. Al ser un clima húmedo, el calor se te queda pegado de manera exagerada. Por eso es importante que bebas mucha agua y comas muchos helados. Así te conservarás hidratado y fresco.

Otro dato curioso es que el Líbano se encuentra rodeado al 50 % por el mar Mediterráneo. De ahí que haya tanta humedad. La bahía de Zaitunay se encuentra (sorpresa, sorpresa) junto al mar. Esta bahía es perfecta para sentir esa brisa del mar en el cuerpo y refrescarse un poco. Aquí atracan un montón de yates de todos los tamaños, formas y precios. La zona es también un lugar increíble para salir a disfrutar de una deliciosa comida. En primer lugar, hablemos sobre cómo llegar allí. La bahía en sí se encuentra en Rafic El Hariri, Beirut, Líbano. Esto lo ubica en una zona muy céntrica en el Líbano. Como Beirut es un lugar muy compacto, podrás encontrar muchas cosas que hacer en un área pequeña. Por lo tanto, llegar allí depende en gran medida de dónde te encuentres. Digamos que estás en un área relativamente cercana a Beirut. Por ejemplo, Baabda o Hamra. Como el Líbano es un lugar bastante pequeño, es fácil moverse sin derrochar mucho. Tenemos varias opciones.

Una de las opciones sería coger un autobús. Esto costará unos 2000 LBP, que son aproximadamente 1,11 €. Eso sería en el caso de que haya que coger solo un autobús, pero seguramente haya que coger más. El autobús es un poco impredecible por el tráfico y, hasta donde yo sé, no hay ninguna aplicación donde aparezca la ubicación del autobús en tiempo real. Han pasado tres años desde entonces, así que puede que la cosa haya cambiado. Pero bueno, supongamos que las cosas no han cambiado. En internet encontrarás los itinerarios de los autobuses, o si no, en un centro de información turística. Una cosa que vale la pena señalar sobre los autobuses es que son baratos, pero todo tiene una razón. Líbano no es que sea un país barato en todos los sentidos. No es tan rico como algunos de sus vecinos de Medio Oriente, aunque los precios se ponen bastante altos para ciertas cosas. Especialmente cuando estás en Beirut.

Bahía de Zaitunay

Fuente

Volviendo al tema de por qué los autobuses son baratos, la razón es muy simple. Son autobuses del tamaño de un autobús escolar, los asientos son muy básicos y casi nunca llevan aire acondicionado. Si tienes pensado hacer un trayecto largo, el transporte público no es de las mejores opciones, porque además suele tardar bastante. Depende también del autobús, porque hay algunos autobuses que son más rápidos. Por ejemplo, si coges uno que vaya directo por autovía, irá mucho más rápido que los que cruzan por las zonas residenciales, porque esos tienen que echar por muchas calles estrechas. Por desgracia, el Líbano tiene un tráfico terrible. Por lo tanto, incluso en las autovías te desesperarás por llegar. Da igual que sea un país pequeño, te llevará una eternidad desplazarte si te mueves en hora punta.

En conclusión, aunque los autobuses sean baratos, te llevará su tiempo llegar de A a B. Entonces, ¿cuál sería la forma más eficiente de moverse? La respuesta es obvia: en coche. Imaginemos que vas en coche. Si tienes algún amigo que pueda llevarte por lo que sea al Líbano, entonces perfecto. Pero digamos que no es el caso. En ese caso, alquila un coche. Es posible que sea complicado aparcar, pero al menos tendrás el control para decidir a dónde ir y a quién llevar. Si te lo puedes permitir, es un buen plan. Especialmente porque podrías dividir los gastos entre los amigos que vayáis.

Otra opción es simplemente coger un taxi. Eso fue lo que hicimos mis amigos y yo. Por lo general, tenemos un amigo que nos lleva a la bahía de Zaitunay, pero un taxi nos podía llevar exactamente hasta donde queríamos llegar. Puedes llamar, pero por lo general basta con hacerle una señal a cualquiera de los que pase por la calle. Dependiendo de la empresa, tendrán tarifas especiales o tendrán tarifas fijas. Un taxi es la mejor forma de moverse con un presupuesto ajustado en Líbano si viajas con más amigos. Si vas solo, ya no sale tan barato. Con los taxistas que trabajan por su cuenta puedes negociar a veces el precio, cosa que no suele pasar si coges un taxi de una empresa. Estate siempre atento y no te dejes engañar por esas "tarifas turísticas". No suele ser normal que te estafen, pero puede pasar.

Bahía de Zaitunay

Fuente

Llama a una compañía de taxis y pregúntales cuánto costaría ir del punto A al punto B. Así, si te montas a un taxi particular, puedes decirle cuánto es lo que te iba a cobrar la empresa por ese mismo trayecto. Si vas con más amigos no lo haría, pero porque no sale tan caro como para enfangarse tanto. Sin embargo, si viajas solo, te recomendaría que hicieras eso. Nunca he cogido un taxi de Baabda a la bahía de Zaitunay, aunque sí a lugares cercanos. Teniendo eso en cuenta, yo calculo que serían alrededor de 8-12 €. Estoy casi al 80 % seguro de que no te costará más de 9 €. Lo guay es que en esa zona hay dos sitios de fiesta bastante famosos del Líbano, el Hamra y el Gemmayze. Pero hablaremos de esta zona más adelante.

Taxi

En el Líbano puedes ir hasta cinco personas en el mismo taxi si el taxista está dispuesto. Por eso, los gastos al final son mínimos. Si se da el caso, está genial. Simplemente, asegúrate de ir a la bahía de Zaitunay antes de la hora punta, o de lo contrario, pillarás atasco y vete tú a saber cuándo podrás salir de ahí. Una vez hablado ya el tema de cómo llegar, pasemos ahora a la propia bahía. En el Líbano verás que hay una mezcla de influencia occidental y del Oriente Medio. Es decir, tanto Francia como América han influido considerablemente tanto en la política como en la cultura. En seguida hablaremos más sobre ese tema.

Es bastante difícil aparcar, pero supongamos que has aparcado y estás listo. Han construido hoteles y restaurantes ahora en la zona de la bahía. Para llegar hasta la bahía, tendrás que bajar unas escaleras. Al pasar las escaleras, podrás ver el mar y los yates de lujo atracados. Esta zona es una de mis favoritas para venir a sentarse y relajarse con amigos o disfrutar de la comida mientras escuchas el mar y la vida pasar mientras los vendedores, los amantes, los amigos y las familias caminan de un lado a otro, siguiendo su vida. Una de las cosas que más me gustan de este sitio es que es famoso por ser un sitio lujoso pero es fácil llegar y no hay ninguna restricción. Hay bancos para quien quiera llegar allí y sentarse a descansar. Lo normal en este tipo de lugares es que no haya sitios así; más bien, los únicos lugares para sentarse son restaurantes y lugares por el estilo. Por lo tanto, todo lo que se podría hacer es caminar, nada de sentarse y descansar. Lo suyo también sería dar un paseo por la bahía mientras charlas con tus amigos, ya que es un lugar espectacular para cuando llega la puesta de sol. No me cansaré de recomendarlo.

Bahía de Zaitunay

Obviamente, no has venido al Líbano simplemente a sentarte y descansar, también hay que disfrutar de lo que el lugar tiene para ofrecerte. En primer, veamos los diferentes lugares que tenemos para comer. Primero vayamos con la parte de la influencia francesa. Como ya dije anteriormente, los franceses influyeron en gran medida en la política libanesa en el pasado. Esto también influyó en el idioma (muchos libaneses son trilingües: árabe, francés e inglés), en la educación (el sistema escolar se divide en enseñanza en inglés y enseñanza en francés) y en la comida (los cruasanes y muchas otras elaboraciones típicas francesas son muy comunes allí). Comenzaremos con Pauls.

Nunca me di cuenta de lo genial que es esta panadería hasta que me fui de intercambio a Francia, había por todas partes. Pauls es un lugar muy famoso y de calidad, sirven cruasanes, bocadillos de baguette, postres y mucho más. Tienen mucha variedad de productos. Si buscas una experiencia francesa y tener una idea de cuán impactante es la cultura y las costumbres francesas en el Líbano, ve a Zaitunay bays Paul.

Bahía de Zaitunay

Fuente

Otro sitio genial es Za'atar y Zeit (aceite de oliva). Se trata de un restaurante perteneciente a una cadena libanesa fundado en 1999. Es muy popular por la calidad de su comida libanesa. De hecho, son famosos por su manakeesh. Solía ser un menú principalmente basado en za'atar, aunque se ha expandido desde entonces a medida que llegó su ascenso a la fama. Tienen cadenas en todo el mundo, desde Canadá hasta Oriente Medio. No es tan famoso como el McDonald's, pero sigue siendo bastante popular. A mis amigos les gusta venir a comer crepes (otro plato típico francés), y la verdad es que aquí hacen unos de chocolate riquísimos. Es como si los ingredientes de aquí estuvieran mucho más sabrosos que cualquiera de los que he probado en otros países. Por eso os recomiendo que probéis este tipo de cosas aunque ya las hayáis probado antes en otros sitios. Parece que es lo mismo, pero os sorprenderá cuando veáis que no tiene nada que ver. El precio de la comida está en un nivel medio tirando a bajo. Hay muchos sitios muy baratos, con uno o dos dólares puedes pedirte un buen zaatar manoushe, un zaatar con queso y verduras, o los tres juntos.

Por lo general, la última de las tres opciones se llama za'atar jibneh (queso) extra. Yo recomendaría pedirse eso prácticamente casi todos los días para desayunar, quizás variando entre las diferentes opciones de manakeesh. Más adelante escribiré un artículo donde hablaré de los diferentes platos que podéis probar dependiendo de la hora del día. Ahora nos centraremos y seguiremos hablando de la bahía de Zaitunay. Si buscáis un sitio donde comer ligero y sano, podéis ir a Za'atar y Zeit. Te llenas en seguida con todo lo que tienen para comer. Aunque si te pides un pan de pita con aceite de oliva y za'atar, no saldrás de ahí tan lleno. Para aquellos que no estén familiarizados, es normal que doblemos el manakeesh por la mitad, así es más fácil de llevar y comer. Si estás buscando algo más contundente, entonces te recomendaría ir al Classic Burger Joint.

Yo no he ido nunca, pero mis amigos siempre hablan de este sitio cuando hablamos de hamburguesas de las buenas. La comida de aquí no tiene ni punto de comparación al parecer. Es un restaurante de gama media que ofrece una amplia variedad de hamburguesas, entre otros platos. Suele estar lleno para comer, así que si queréis ir a probar las hamburguesas, puede que estéis un poco apretados. No puedo decir mucho más porque tan solo puedo contaros lo que mis amigos me han dicho del sitio. Aunque, por lo que me dijeron, sus hamburguesas de carne y pollo están muy buenas. , y las patatas de guarnición también, las hacen bastante crujientes y sabrosas. Además, es genial para disfrutar de las vistas de la bahía mientras disfrutas de tu hamburguesa. Obviamente, hay muchos más sitios, pero me centraré sobre todo en dos más. Comencemos con Al Forno.

Este restaurante italiano es el sitio preferido para cenar de mucha gente, es un restaurante con bastante nivel y cuyos precios oscilan entre los 12-20 €. Cada plato que pruebo se convierte en mi favorito. Por ejemplo, tienen pizza de jamón de Parma, este es uno de los jamones icónicos de Italia por ser tan absolutamente delicioso. A diferencia de lugares como Australia y América, donde tienen que esperar mucho a que el pedido llegue de Italia, a ellos les llega antes porque el Líbano está mucho más cerca. Como Italia y Líbano comparten el mismo mar, es mucho más fácil transportar jamón fresco de Parma. Si vais, tenéis que probar esta pizza sí o sí. También podéis probar uno de sus muchos platos de pasta. El plato de pasta va de 12 a 18 € más o menos, pero se nota que son de calidad. Las vistas que hay al atardecer en la terraza mientras disfrutas de un platazo de fusilli pesto con pollo no tienen precio. En general, las vistas que el Líbano ofrece desde sus mares, montañas, colinas y valles son básicamente vistas únicas e inigualables. No te puedes perder estas cosas.

Por último, me gustaría hacer una mención digna de Pinkberry. Esta cadena es una de las cadenas de postres más populares en el Líbano. Se centra principalmente en el yogur helado, y es uno de mis lugares favoritos. No es ni muy caro ni muy barato, está en un rango normal, y ofrece una gran variedad de sabores. Son muy famosos aquí y, de hecho, es la mejor manera que tenemos de combatir el calor. Además, también tienen muchos tipos de batidos distintos. Supuestamente son sanos y bajos en grasa, por lo que lo convierte en una opción muy demandada entre adolescentes y adultos jóvenes en su mayoría. Son como los bubble teas en Australia. En el caso de los bubble teas, la gente los usa a veces como sustitutos de la comida, pues lo mismo ocurre con la cadena Boost. Tienen muchas menos calorías que una comida normal; los bubble teas generalmente oscilan entre las 150 y 350 calorías, por lo que tienen una cantidad decente de calorías, pero no podría llegar a ser un sustituto de comida ni de lejos. En cualquier caso, esta cadena a base de yogur helado es famosa por la misma razón.

Postre

Hay muchos sitios a los que ir a comer helado, de todos los sabores que te puedas llegar a imaginar. La calidad de los helados es buenísima, y lo mejor es que el precio no es desorbitado como pudiera ser. Por eso mismo son una opción muy aclamada. El yogur helado te da lo mejor de ambos mundos. Se hacen con ingredientes de calidad y a la vez no lleva tanto azúcar como el helado. En verano, yo suelo pedirme un batido siempre que paso por un Pinkberry; es refrescante y sale muy bien de precio.

Bahía de Zaitunay

Fuente

Por lo general, no suele haber cola, por lo que es genial si lo que te apetece es tomarte algo rápido y refrescante y seguir tu camino. Eso sí, si lo que tienes es hambre, igual no es lo más acertado. En ese caso, lo mejor es que vayas a cualquiera de los muchos restaurantes situados alrededor. Hay por lo menos una docena de restaurantes y cafeterías por esa zona, pero eso es mejor que vayáis vosotros a explorar y echar un vistazo al que más os guste. Si os apetece daros el capricho, también hay restaurantes más caros, donde podéis pedir marisco del bueno junto al mar; la verdad es que es una experiencia única. Por otra parte, los hay no tan caros también, pero tened en cuenta que si lo que queréis es disfrutar de una buena comida, no os va a salir tirado de precio... Así que no esperéis ahorrar mucho. Lo que podríais hacer es mirar en la zona de las afueras y buscar algún puesto o restaurante barato. Si quieres gastar poco, entonces pídete algo en Za'atar y Zeit o en Pinkberry y tomáoslo relajados junto al mar.

Como ya dije anteriormente, hay un montón de yates amarrados en esta zona, así que veréis a un montón de ricos sacando sus barcos a dar una vuelta. Luego volverán y se irán a tomar algo a alguno de estos restaurantes que mencioné antes. Lo sé porque es lo que solemos ver mis amigos y yo cuando venimos de relax aquí. Hay una especie de muro que separa la bahía del océano, lo cual deja una zona estrecha para que los yates puedan entrar y salir. Si no mal recuerdo, también hay un club náutico. No tengo muy claro si se puede atracar el barco sin ser socio, la verdad. De todas formas, por ahora no está en mis planes, primero tendría que esperar a ser rico como poco.

El hotel que veréis junto a la bahía de Zaitunay es el Four seasons Hotel, y es famoso por ser el que mejores vistas tiene de todos. Si no os importa dejaros un riñón, este es vuestro hotel. Hay una zona muy chula a la que también se puede pasar gratis justo al noreste de la bahía, es muy conocida entre los lugareños de allí. No hay nada construido y el camino es perfecto para darse un paseo junto por la costa. Los corredores suelen usarlo para poder disfrutar de unas vistas espectaculares al mar mientras hacen ejercicio. Lo mejor de ambos mundos. No suele correr mucha gente por allí porque es un lugar que suele estar bastante concurrido y hay mucha maleza. Es como jugar constantemente a esquivar a la gente y tratar de no estrellarse. Este sitio es ideal para venir a relajarse, simplemente;

ven con tus amigos, relajaos, pasead, desconectad un par de horas y luego volved a seguir explorando la ciudad. Lo que está claro es que no os podéis ir del Líbano sin pasar por aquí. Coged un taxi desde donde sea y plantaos aquí. Con suerte, llegaréis para la hora de comer. Id a su restaurante y disfrutad de una buena comida con vistas al mar. Si no queréis gastar mucho, podéis ir a Pauls y pediros un bocata de baguette o un croissant, y luego id a por un yogur helado de Pinkberry para acompañarlo. Así os ahorraréis tener que vender un órgano para poder comer y podréis disfrutar de diferentes sabores.

Conclusión

Espero que esta guía os motive a venir a ver la bahía. Además, hay muchos lugares increíbles por esta zona. Por ejemplo, muy cerca de ahí tenéis el Hamra, la zona de fiesta más conocida del Líbano, donde podéis ir a tomaros algo y pegaros unos bailes. Hay muchos bares distintos a los que podéis ir a tomar una copa simplemente si no os apetece salir de fiesta. Hay una calle más tranquila, aunque marchosa también, conocida como la calle Gemmayze. Esta calle es muy famosa entre los lugareños y cuenta con distintos bares. Hamra es un poco más comercial, mientras que Gemmayze es un poco más tranquila. Ahora bien, da igual cuál escojáis, de noche todas son geniales para salir. También hay centros comerciales, playas y restaurantes junto al mar. Este sitio es de los más privilegiados, es genial si lo que queréis es descubrir los encantos de la ciudad de Beirut. El único problema es el tráfico, así que aseguraos de tener eso en cuenta. Otro buen plan es el de pasear por la ciudad de Beirut después de visitar la bahía de Zaitunay, todo está cerca, no es como París o Madrid. No tengas miedo y lánzate a la aventura y a descubrir los rincones más escondidos, desde los centros comerciales hasta los bares, cafeterías y restaurantes de la zona. ¡Disfruta de la aventura!


Galería de fotos



Contenido disponible en otros idiomas

Comentarios (0 comentarios)


¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?

Si estás viviendo una experiencia en el extranjero, eres un viajero empedernido o quieres dar a conocer la ciudad donde vives... ¡crea tu propio blog y cuenta tus aventuras!


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!