6 técnicas para mejorar tus habilidades lingüísticas de forma gratuita

6 técnicas para mejorar tus habilidades lingüísticas de forma gratuita

El mundo políglota es cada vez más competitivo, por eso, todo cuanto puedas hacer para ganar ventaja, acelerar el proceso de aprendizaje y mejorar tus habilidades lingüísticas, es una gran idea, y más aún si es gratis.

Hay innumerables formas de mejorar tus habilidades, y tú eres la persona más indicada para decidir cuáles te funcionan y cuáles no. Algunos aspirantes a hablantes de distintos idiomas colocan notas adhesivas en sus casas para recordar objetos, otras personas, establecen una asociación personalizada con las palabras. Sin embargo, nosotros lo hemos reducido a las 6 mejores técnicas para mejorar tus habilidades lingüísticas que tienes a tu alcance. El resto depende de ti...

1. Cursos gratuitos

Aunque no lo creas, hay un montón de cursos gratuitos para aprender un idioma. Sin embargo, están destinados prácticamente a aprender el idioma del país en el que te encuentras. Por lo general, el gobierno los ofrece para ayudar a la gente a integrarse en la cultura. Sin embargo, si en este momento no estás viviendo en el país de la lengua que quieres aprender, puede resultar más difícil. A menudo, puedes encontrar cursos con grandes descuentos cuando las academias o empresas están formando a sus nuevos profesores.

Hay muchos cursos gratuitos que puedes realizar online. La calidad varía, pero merece la pena echar un vistazo a lo que se oferta. Puedes encontrarlos con una simple búsqueda en Google.

2. Canales de Youtube

Dependiendo del idioma que quieras aprender, puedes encontrar una gran cantidad de recursos en YouTube. Si estás aprendiendo uno de los idiomas más hablados (como por ejemplo, español, francés o chino mandarín), no deberías tener problemas en encontrar ayuda en internet. Hay canales dedicados a enseñar idiomas a la gente, pero YouTube como forma habitual de aprendizaje es bastante difícil de mantener en cuanto a disciplina. Sin rutina ni recordatorios, este recurso se va apagando rápidamente si no te comprometes con él. Dicho esto, la oportunidad está ahí para que la aproveches.

3. Una libreta

Hay ciertos tipos de personas, como yo, que realmente les cuesta recordar algo, hasta que lo escriben. Normalmente no basta con escuchar la palabra, hay que visualizarla. Una libreta es particularmente útil si estás en el país de la lengua que estás aprendiendo, ya que la mayor parte del tiempo, estás rodeado de gente que puede ayudarte. Es muy frustrante cuando intentas recordar una palabra o regla gramatical, y te das cuenta que se te está olvidando. Si no tengo una libreta para apuntarla, la palabra desaparecerá de mi memoria en menos de una hora. Un buen complemento de una libreta es una buena aplicación de traducción. Deepl funciona bien pero hay otras aplicaciones disponibles. Así, cuando escuches una palabra nueva en el metro o en la calle podrás aprenderla de forma práctica dentro de un contexto y tomar nota de ella.

4. Intercambios lingüísticos

Se trata de que dos o más personas con lenguas maternas diferentes mantengan conversaciones entre sí. La idea es que tú quieres aprender su idioma y ellos, el tuyo. ¡Lo mejor es que es gratis! Es una forma fantástica de conocer gente nueva y practicar el idioma con personas con intereses comunes. Los intercambios de idiomas consisten en no ser tímido ante un nativo. Si puedes aceptar el hecho de que vas a cometer errores será un recurso de gran valor. Los intercambios suelen funcionar mejor si las dos personas tienen niveles similares del idioma que quieren aprender. Si vives en una ciudad, habrá hablantes nativos del idioma que quieres aprender... Solo tienes que encontrarlos. Los grupos de Facebook son sin duda la forma más fácil, pero sitios web como Meetup también funcionan muy bien.

5. Aplicaciones

La era de la tecnología ha puesto al alcance de nuestra mano la mayoría de la información del mundo, y el aprendizaje de idiomas no es una excepción. Hay muchas aplicaciones gratuitas para aprender idiomas, pero probablemente la más famosa sea Duolingo, que combina imágenes con ejercicios sencillos y además, te recuerda que debes completar una sección diariamente, haciendo hincapié en la importancia de la constancia. La mayoría de las aplicaciones combinan la gramática con juegos o simples imágenes para que el proceso de aprendizaje sea más visual e interactivo. Pero, al igual que los vídeos de YouTube, es difícil mantener la disciplina para completar una sección diariamente, y para un aprendizaje eficaz, es esencial cumplir con el objetivo todos los días. Estas aplicaciones están diseñadas así. La mejor manera de mejorar tus habilidades lingüísticas a través de las aplicaciones es hacerlo en pequeñas cantidades y de manera frecuente. Quizás, podrías descargarte todas las aplicaciones gratuitas que encuentres, ver cuál te funciona mejor y borrar las demás cuando hayas tomado una decisión.

6. Inmersión (Libros, Televisión y Música)

Para dominar verdaderamente un idioma o cualquier habilidad, necesitas convertirlo en una parte importante de tu vida. Eso significa comprar un libro en alemán, o ver un programa de televisión en francés, o escuchar canciones en español; sea lo que sea, dedícale tiempo y aprende a disfrutarlo. Engánchate a una serie y desearás verla, olvidándote de que estás aprendiendo. Disfruta de la música y busca la letra después, pero por interés, no porque sientas que debes intentar aprender. Lee libros sobre cosas que te interesen, y aunque tu nivel sea muy bajo, siempre hay textos más sencillos para leer. Intenta empezar viendo dibujos animados con subtítulos (primero en inglés, luego en español) y leyendo libros infantiles en español, además de hacerte sentir tremendamente nostálgico, obtendrás grandes resultados, que te harán ganar mucha confianza, y la confianza es la clave absoluta en el aprendizaje de idiomas.

Cada una de estas tácticas para perfeccionar y aprender un idioma, son algo más que estudiar: se trata de disfrutar lo que estás aprendiendo, especialmente el último punto. La gente se puede pasar 15 años cursando clases obligatorias de idioma en la escuela, y no ser capaz de construir ni la frase más simple. ¿Por qué? Porque no quieren aprender. La pasión es un factor determinante para el aprendizaje y también hace que el proceso sea un auténtico gozo. En cuanto consigas cambiar tu mentalidad y que el aprendizaje de un idioma deje de ser algo que tienes que hacer, para convertirse en algo que quieres, o incluso que necesitas hacer, es cuando todo lo anterior se convertirá de manera natural en parte de tu vida diaria y conseguirás los mejores resultados.


Galería de fotos



Comentarios (0 comentarios)


¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?

Si estás viviendo una experiencia en el extranjero, eres un viajero empedernido o quieres dar a conocer la ciudad donde vives... ¡crea tu propio blog y cuenta tus aventuras!


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!