Papeleo erasmus.

Sí, lo sé. Sé que esto no es ninguna curiosidad sobre Aarhus ni nada parecido, pero el caso es que he estado recopilando preguntas que gente que se va a ir de erasmus me hace frecuentemente y entre ellas, una de las mayores preocupaciones es el papeleo antes del erasmus. 


Seamos sinceros, dudo mucho que alguien no acabe desquiciado al rellenar los papeles del erasmus, y personalmente eso, junto a la escasa información y ayuda recibida, es claramente lo que peor del erasmus he llevado antes, durante y después de volver de Dinamarca. Pero bueno, no vamos a empezar por la vuelta. Empecemos por el principio.


En la Universidad Complutense tardaron más de dos meses en confirmar las plazas erasmus. Las primeras semanas parecía que el plazo de espera era interminable, pero con el tiempo nos acostumbramos a esperar sin recargar la página principal del correo eléctronico como si estuviésemos esperando las notas finales de la asignatura más difícil del curso. Y por fin, cuando ya casi nos habíamos olvidado de los destinos que habíamos pedido, llegaron las listas. Entonces tuvimos un par de días para decidir si queríamos aceptar o rechazar la plaza que nos habían ofrecido mediante un documento oficial (el primer documento oficial de todos los que habría después).


Un mes después, justo cuando debíamos empezar a informarnos sobre los diferentes programas que ofertaba nuestra universidad de destino, la universidad nos asignó a nuestra tutora erasmus. Mi consejo es que si tenéis dudas, no os confiéis  pensando que vuestra tutora o tutor erasmus os las va a solucionar, porque aunque haya una pequeña parte de tutores cualificados, la mayoría no tienen ni idea de nada, o al menos esa es la experiencia que saco de los tutores erasmus que hay en mi facultad. 


La sorpresa para mis compañeras y para mí -Alicia y Celia que sufrieron el estrés y los enfados constantes conmigo- llegó cuando conseguimos concretar una hora de tutoría con ella -misión casi imposible teniendo en cuenta que no nos daba ninguna facilidad para verla y solo nos ofrecía tutorías entre las siete y las ocho de la tarde mientras nosotras estábamos trabajando- y, después de haber alterado nuestros horarios de trabajo por asistir a la tutoría, tras hacerle preguntas básicas sobre el destino, lo único que hizo fue ofrecernos los teléfonos de alumnas que habían estado en nuestro destino el año anterior, afirmando que ''las personas que ya han estado allí sabrán más sobre vuestro destino que yo''. Y sí, en eso tenía razón, porque ella, por no saber, casi no sabía ni a qué ciudad nos íbamos.


Así que no, no hagáis listas con preguntas que os surjan sobre programas, alojamientos, bancos, convalidaciones etc pensando que vuestra tutora os las va a responder, porque lo más probable y lo general -aunque SIEMPRE  haya excepciones- es que no lo haga, esquive todas las respuestas o incluso haga algo incorrecto que os acabe perjudicando (sí, hablo por mi propia experiencia).

Os recomiendo que, además de, por supuesto, pedir los números de las personas que han estado en vuestro destino en años anteriores, leáis blogs, busquéis páginas de facebook y si realmente necesitáis ayuda acudáis al Vicedecano de Relaciones Internacionales de la facultad -o busquéis al equivalente en las vuestras en caso de que no tengáis-, la única persona alrededor del tema erasmus que sabrá resolver hasta la duda más extraña que podáis tener. 


Este contenido participa en el Concurso Viajeros Erasmus y ha recibido 427 puntos.

  • 3492 caracteres (349 puntos)
  • 26 vistas (78 puntos)
Este concurso ha sido posible gracias a:


Comentarios (0 comentarios)


¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?

Si estás viviendo una experiencia en el extranjero, eres un viajero empedernido o quieres dar a conocer la ciudad donde vives... ¡crea tu propio blog y cuenta tus aventuras!


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

Girando la manivela...