Período de adaptación en el CEU

Vine de intercambio al CEU en principio por un sólo semestre, pero por problemas administrativos donde las únicas asignaturas que se me convalidaban eran anuales, se pudo arreglar todo para realizar un nuevo convenio para quedarme por un año y AQUI ESTOY. 

Antes de llegar a la Universidad tuve una muy buena experiencia ya con los integrantes de relaciones internacionales (en mi caso me atendía Chantal), ya que respondían todos los mails que enviaba de forma bastante rápida, cosa que no me había ocurrido con otras universidades como la Università degli studi di Messina en Sicilia, Italia. 

Al llegar a Valencia, tuvimos una charla informativa sobre cómo se manejaba la Universidad, los eventos que tenían y posibles dudas de nosotros los ingresantes como estudiantes de intercambio. 

Empezamos al otro día de la charla, un día jueves recuerdo, algo bastante raro para mi porque siempre he empezado las clases al comienzo de la semana (un lunes), así que no creía mucho cuando la gente decía que empezábamos ese jueves. Pero en la charla lo pude corroborar. Las primeras clases como siempre, explican el manejo de la asignatura, lo que vale cada evaluación en la nota final y con qué notas se aprueban. La mayoría de los que ya estaban en la carrera del CEU no iban a las primeras clases de las asignaturas ya que la mayoría ya sabe cómo se maneja cada asignatura aunque no la haya cursado todavía. 

Yo estudio en la facultad de veterinaria pero la mayoría de las clases las teníamos en las aulas del edificio de sociales, ya que nuestro edificio de veterinaria quedó bastante pequeño para todos los estudiantes que hay. Al principio fue difícil ubicarme dónde tenia cada clase ya que cada clase la tenía en un aula diferente según el día e incluso en un edificio diferente. Por ejemplo las prácticas en laboratorio se realizan en los laboratorios de la facultad de medicina ya que la facultad de veterinaria del CEU no posee laboratorios. Por suerte para ubicar todas las aulas diferentes a las que cada día debía ir, me ayudaron mucho mis compañeros de clases y las secretarías tanto de la facultad de veterinaria como de la de sociales. 

Recuerdo que ya en los primeros días, como no conocía a nadie, fui a comer a las mesas que están fuera del comedor, y me vino a hablar una chica, Fátima, que tenía clases conmigo y había escuchado que venía de intercambio. Ahora somos amigas gracias a que me habló ese día y me invitó a comer juntas. Ella entendía lo que es irte de intercambio y en los primeros días no conocer a nadie ya que ella también se había ido de intercambio a Italia. 

Para mi sorpresa, la mayoría de los estudiantes eran franceses, luego le seguían los españoles, luego los italianos y también suizos. Seguramente haya más nacionalidades pero no las conozco todas. Sé por ejemplo que también hay chinos estudiando pero no en la facultad de veterinaria. Todos vienen a realizar al CEU la totalidad de la carrera, ya que en sus respectivos países me contaban que era más difícil poder entrar a las Universidades porque había plazas limitadas y para entrar en cada carrera eran muy exigentes y la gente muy competitiva. Obviamente los que podían viajar y pagarse la carrera en el CEU eran los que decidían venir, por eso es lamentable saber que hay mucha gente en esos países sin los recursos como los que están estudiando en el CEU que no pueden realizar su carrera porque en sus países no hay las plazas necesarias en cada carrera para ingresar a todos los interesados de esa rama académica. En la UBA (Universidad de Buenos Aires en Argentina), esto no sucede porque permiten entrar a todas las personas a la carrera que elijan. Aunque primero deben de pasar el cbc (ciclo básico común) que dura un año, para nivelar a todos los estudiantes y poder ingresar a la carrera relativamente todos con los mismos conocimientos. A nadie se le niega el derecho a estudiar, sólo depende de ellos si van aprobando las asignaturas dadas de seguir avanzando o no en el estudio. 

El comedor del CEU me comentaron que es a parte de la Universidad, es decir que ésta no lo regula. Pero debo decir que lo que le falta a este comedor es comida vegetariana. Cada vez somos más los vegetarianos y gracias a que nunca hay comida vegetariana, tenemos que comprar fuera de la Universidad comida más cara o sandwiches, ya que nisiquiera en Mercadona hay comida vegetariana ya lista para comer. Sin embargo, el CEU dispone de agua potable para que todos los estudiantes podamos beber, en cada baño. También disponemos de máquinas para comprar cafe, te, chocolatada, agua o incluso productos para comer. 

Lo que más me gustó de la Universidad fue la biblioteca. A cada alumno le dan un carnet de estudiante que te permite la entrada a la biblioteca. Esta biblioteca es totalmente silenciosa, y con algunas aulas cerradas para que los estudiantes también puedan estudiar o trabajar en grupo para algún trabajo. Posee enchufes en cada asiento e incluso luces particulares en cada mesa además de la luz general de todo el predio de la biblioteca, que ya es suficiente. La biblioteca tiene dos pisos y muchos libros. Los asientos también son muy cómodos. 


Comentarios (0 comentarios)


¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?

Si estás viviendo una experiencia en el extranjero, eres un viajero empedernido o quieres dar a conocer la ciudad donde vives... ¡crea tu propio blog y cuenta tus aventuras!


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!