Advertise here

Visita del extraordinario palacio real de Madrid

En el tercer día de mi visita a esta estupenda capital española, incluyendo sus festividades, su ambiente agradable y sus magníficas características, he tenido la suerte de poder visitar el magnífico palacio real de Madrid, un monumento que ha conseguido mantenerse en un muy buen estado de conservación a lo largo de los años. Ha representado para mí, una primera parada en este tercer día para descubrir la magnífica arquitectura en este emplazamiento clave, en el centro de la ciudad, rodeado por la "Plaza de España" y del "puente de Segovia”.

Pero por si no es suficiente, en este enclave podemos también disfrutar de la catedral, tan emblemática en Madrid junto a su muralla árabe, que como os explicaré más adelante representa el verdadero nacimiento de esta ciudad.

Y así es, todos los monumentos de Madrid nos permiten conocer la historia, no solo de la ciudad, sino también del país. Sinceramente, os diré que aquí he visto magníficos castillos en une estado de conservación como no había en ninguna otra parte en el mundo, ya que la mayoría de edificios arquitectónicos del mundo, no están tan bien conservados.

1. El palacio Real de Madrid

El palacio real de Madrid representa uno de los monumentos más extraordinarios que jamás haya visto en uno de mis viajes. Presumiblemente, este edificio seguramente suponía el lugar de residencia de un antiguo rey junto con su familia. Este también es un hecho remarcable, ya que su legado se ha mantenido hasta el día de hoy, pues actualmente todavía existe la monarquía española, la familia real. Esto demuestra que este país es realmente un imperio a cielo abierto.

El terreno del palacio se extiende a lo largo de varios kilómetros, haciendo gala de una maravillosa arquitectura, con un ciento de ventanas, más de trescientas habitaciones. En todo su conjunto, forman un espectacular monumento, que ha sabido llegar hasta hoy en muy buenas condiciones.

También podemos encontrar, justo delante del castillo, un monumento a un antiguo rey, donde se muestra a lomos de su caballo, representando la época de su reinado sobre el país.

Pero además de la arquitectura, podemos apreciar también preciosos jardines que rodean el palacio a nivel de su fachada; inmensidad de un verde césped salpicado con flores multicolores.

El palacio representa también, desde luego, la fuerza y el poder. Justo enfrente, se encuentra también la catedral, lugar sagrado, e indiscutible muestra también de estas esferas de poder, que nos permite ver el impacto de la vida religiosa sobre el reinado del pueblo en esta época histórica.

También he podido disfrutar de un paseo a pie delante del palacio al atardecer. En mi opinión, las luces emitidas alrededor del palacio, junto con su belleza, hace de este lugar mágico un lugar verdaderamente emblemático a todos los niveles, convirtiéndolos en una visita absolutamente indispensable en un viaje turístico a Madrid.

Visita del extraordinario palacio real de Madrid

La ciudad se ha realmente esforzado para mantener este monumento lo mejor conservado posible, participando también en la construcción de una bonita periferia. Las calles que lo rodean son amplias y limpiar, principalmente a lo largo del edificio, donde hay un espacio realmente popular entre los turistas, sobre todo, donde poder pararse unos minutos para admirar su belleza, desde podemos también apreciar la muralla que antes mencionaba.

Visita del extraordinario palacio real de Madrid

2. La catedral delante del palacio real

La catedral que se encuentra exactamente delante del palacio real, puede ser visitada gratuitamente. Se trata de una iglesia monumental, cuyo edificio está también increíblemente bien conservado y por ello, la historia del país a lo largo de los años.

Visita del extraordinario palacio real de Madrid

Visita del extraordinario palacio real de Madrid

La espectacular arquitectura de esta catedral, está envuelta de una tonalidad azul claro, rodeada por jardines fantásticamente decorados por múltiples flores. Con unos cien años de antigüedad, esta enorme iglesia representa el pulmón de la ciudad, una muestra de poder espiritual, que antiguamente recaída también en el rey. Es innegablemente parte de la historia de esta ciudad, junto a su fiel compañero el palacio real español.

Paseándose no lejos de aquí, cerca de las

torres, podemos encontrar el muro de construcción árabe, llamado en castellano "muralla árabe". En esta visita, nos acompañaba un guía turístico español, quien nos explicó que este enclave residía el verdadero nacimiento de la ciudad de Madrid. Este muro permanece intacto a día de hoy, ninguna modificación ha sido realizada sobre él. Sirve como muestra y recuerdo del paso de los árabes en la cultura española, quienes, según la historia, llegaron a España creando numerosas construcciones, dando lugar a un verdadero imperio, reconquistado a posteriori por los cristianos. Después de diferentes épocas de luchas y guerras, el resultado ha sido el imperio español como lo conocemos hoy en día, imperio que se expande más y más, y maravilla a las diferentes poblaciones de mundo.

Visita del extraordinario palacio real de Madrid

Esta foto muestra el muro en cuestión y muestra también su estado de conservación a lo largo de los años.

Visita del extraordinario palacio real de Madrid

Caminando a lo largo de la calle principal, a partir de la plaza conocida como Puerta del sol, podemos encontrar un palacio real tan precioso como el primero, donde además la gente puede sentarse, tomarse un café disfrutando de las vistas del gentío que va y viene en la calle principal. Este palacio está decorado por una fuente muy célebre, conocida con el nombre de "Fuente Cibeles", un lugar clave para los reencuentros de los madrileños. Representa un monumento único y precioso, con leones jugando con el agua que corre por todas partes, una vista realmente mágica.

Es también un precioso lugar para retratar el viaje con múltiples fotos, permitiendo memorizar los buenos recuerdos de la visita a Madrid con este palacio real de fondo.

Si seguimos paseándonos hasta llegar al lado sur de esta plaza, encontrarás de nuevo otra fuente, igualmente bonita y magnífica, la también conocida con el nombre de fuente de Neptuno, que constituye en precioso paisaje con un edificio majestuoso al fondo.

El ambiente de Madrid es muy dinámico, y a pesar de que la ciudad está sobrepoblada con una concentración de gente alarmante, podemos sentirnos realmente tranquilos, con una atmósfera festiva y un ambiente genial.

3. El puente de Madrid

Siguiendo nuestro paseo a pie, desde la muralla árabe, podemos recorrer la verde colina hasta tropezarnos con un imponente y gigante puente, con anchos arcos, que permiten unir las dos partes de Madrid.

Visita del extraordinario palacio real de Madrid

La arquitectura de este genial puente, de arcos muy pronunciados, ejerce de nexo de unión, dejando paso al tráfico bajo el mismo. Este enclave permite incluso hacer picnics en plena naturaleza, paseándonos sobre las sombras del puente, disfrutando de un estado de plena relajación en armonía con la naturaleza.

Es verdad, que, a pesar de ser una enorme ciudad, Madrid tiene múltiples paisajes naturales magníficos que hacen sin duda admirar la ciudad y pasar más tiempo en ella. Es importante pasearse también sin rumbo por la ciudad para descubrir las callejuelas y los múltiples edificios históricos que nos enseña de ciudad. También se puede disfrutar de numerosos cafés en el centro de Madrid donde reina el ambiente agradable o donde podemos charlar con la gente local o también encontrarnos con gente de todo el mundo.

Otro de los puentes de la ciudad, es el puente de Segovia. Se encuentra si caminamos todo recto a lo largo de la calle Segovia. Se trata de un maravilloso puente que permite cruzar el río manzanares y además tiene una vista fantástica del espectáculo de luces y agua que tiene lugar al atardecer, cuando las fuentes se ponen en marcha y juegan con el agua lanzándola al aire, varios metros por encima del suelo.

Por esta misma zona, también podemos visitar la puerta del rey, o sencillamente pararnos a disfrutar por la tarde del paseo con el precioso ambiente que se crea con las diferentes luces reflejadas en el río.

Existen también otros muchos parques en Madrid, donde poder dar paseos y disfrutar de la naturaleza aún en plena ciudad, aunque como inconveniente, están un poco alejados del centro, por lo que toma bastante tiempo el desplazarse hasta ellos. Por ejemplo, encontramos el Parque del Oeste, con una gran superficie verde, o bien el parque que se encuentra en el interior de la Casa de campo. Aquí, los visitantes pueden disfrutar de la naturaleza, incluso pasar la noche de camping como si estuviésemos en medio del bosque, y aun estando en medio de la ciudad. ¡Lo mejor de cada parte! Nos permite con un leve desplazamiento disfrutar de las sensaciones de estar en plena naturaleza y lejos de todos los medios modernos. Esta forma de camping, puede ser un buen método, y accesible, para escaparse de la vida cotidiana y retomar el aliento después de largas y estresantes jornadas.

En fin, el día siguiente cogí un Flixbus para pasar a través de la frontera entre Portugal y España, e ir desde Madrid hasta Porto. A lo largo de este viaje en autobús, con una duración aproximadamente de siete horas, he podido descubrir ciudades auténticas, maravillosas, de las cuales no sabría decir cuál era la más bonita. Entre ellas: Ávila, Salamanca, Ciudad Rodrigo.... al atravesar la frontera, pasé a disfrutar de las ciudades portuguesas como Vilar, Formoso, Guarda, Viseu, y mi destino final: Porto.

Extrañamente, conseguí relajarme muy bien en este autobús, disfrutando de los múltiples y diferentes paisajes, aún si fueron siete horas de trayecto. Debido a su duración, a medio trayecto tuvimos 30 minutos de pausa para estirar las piernas, en un área de servicio. Pudimos así relajarnos un poco antes de retomar el resto del viaje. Es curioso cómo en cada ciudad, la historia se hace notar gracias a sus monumentos que he visto a través de la ventana del autobús.

En fin, viajar sola es realmente una fuente de inspiración, escritura y felicidad. podemos ir donde queramos, pasearnos por todas partes por donde lo deseemos, y comer lo que queramos, disfrutando de nuestro tiempo libre realizando nuestro sueño paso a paso y sin obstáculos exteriores. Viajar entraña una gran riqueza para la mente y el alma, permitiendo abrirse a nuevas culturas y nuevos horizontes.

Visita del extraordinario palacio real de Madrid

Olvidé mencionar, que en mi visita a Madrid disfruté cada día de un grupo mejicano que cantaba canciones populares mejicanas en la puerta del sol. Disfruté realmente del espectáculo, que transmitía felicidad y alegría.


Galería de fotos



Contenido disponible en otros idiomas

Comentarios (1 comentarios)

  • Patrixia Lopez hace 1 mes

    Es increíble a veces hacen tours por dentro y es muy bonito vale la pena visitarlo

¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?

Si estás viviendo una experiencia en el extranjero, eres un viajero empedernido o quieres dar a conocer la ciudad donde vives... ¡crea tu propio blog y cuenta tus aventuras!

¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!