Advertise here

CAP. 7 – Bratislava, una ciudad Erasmus por excelencia

Tal y como esperábamos, cerramos el viaje por todo lo alto. Es llegar a Bratislava y el ambiente Erasmus nos cala hasta los huesos. ¡Hay estudiantes por todas partes! Por suerte, el chico catalán que conocimos en el hostel de Budapest (Adriá, si me estás leyendo, te mando un saludo) está de Erasmus en la capital eslovaca, así que nos hará de guía (sobre todo en cuanto a fiesta se refiere).

De Viena a Bratislava llegamos en bus. De hecho, esto os puede interesar a muchos ya que hemos cogido un bus por tan solo un euro. Y es que Slovak Lines, la línea de autobuses eslovaca que conecta Viena y Bratislava ha lanzado una oferta en la que por descargarte la aplicación y registrarte te regala un viaje por un euro (la oferta lleva en vigor casi un año así que espero que cuando me estés leyendo tú también tengas la oportunidad de disfrutarla).

Lo malo es que este autobús tiene manga ancha con la conexión entre el aeropuerto de Viena y Bratislava, y, sin embargo, no ofrece muchas opciones si lo que quieres es salir del centro de Viena. Finalmente, decidimos coger el metro y acercarnos al aeropuerto, pues como nadie controla si pagas o no el metro, nos sale rentable ir hasta el aeropuerto (de manera “gratuita”) y poder llegar a Bratislava por la tarde-noche.

El trayecto dura tan sólo una hora. El autobús es cómodo y además nos regalan botellas de agua. Al llegar a Bratislava, un frío helador nos acoge con los brazos abiertos, ¡cómo se nota el enero en este país! Esta vez, nos vamos a alojar en el Patio Hostel (os doy más detalles en la parte de “alojamiento”), así que nos dirigimos hasta el mismo.

Como tenemos tiempo, damos un paseo por la Bratislava nocturna y subimos al castillo. El Castillo es lo más famoso de Bratislava y se trata de una fortaleza cuadrada y blanca que se alza sobre una colina rocosa junto al Danubio (otra ciudad por la que pasa este río). Como es de noche, no entramos a verlo por dentro, aunque según nos dicen, no merece mucho la pena.

Después, nos dejamos guiar por Google Maps para llegar a Divni Janko, un restaurante que nos han recomendado (más información en el apartado “dónde comer”). Después de cenar, parece que Adría quiere sacarnos de fiesta así que nos dirigimos a la residencia de estudiantes Mlyny, que se encuentra en el complejo estudiantil Mlynska Dolina. Si eres Erasmus en Bratislava, estoy segura de que conoces este lugar pues es una de las más famosas de la ciudad, y si has llegado a este post porque serás Erasmus en un futuro, te doy más detalles sobre la residencia en el apartado alojamiento.

Como esa noche, efectivamente, salimos de fiesta con los Erasmus (os cuento a dónde en el apartado “dónde salir de fiesta”), al día siguiente nos despertamos un poco tarde. Por suerte, conseguimos llegar al free tour que habíamos contratado con BeFree Tours.  El guía es majísimo, somos un grupo de tan solo diez personas y, en general, es un interesantísimo repaso por la historia de Checoslovaquia.

Desafortunadamente, hace demasiado frío, hemos vuelto a equivocarnos de ropa y de calzado y tenemos mucha hambre. A pesar de todo, aguantamos hasta el final.

Así, el tour comienza en Hviezdoslavovo Square, donde el guía nos explica que es una de las plazas más importantes de Bratislava y que se encuentra entre el Puente Nuevo y el Teatro Nacional Eslovaco.  Después nos conduce hasta la Casa del Buen Pastor, un edificio de estilo rococó muy digno de ver.

cap-7-bratislava-ciudad-erasmus-excelenc

Foto 1. Puerta de San Miguel.

Posteriormente, callejeamos el casco antiguo hasta que damos de bruces con la Puerta de San Miguel, la única puerta que se conserva de las fortificaciones medievales que rodeaban la capital eslovaca.

Visitamos el Palacio del Primado y el Ayuntamiento Viejo que se sitúa al lado. El guía nos explica que en la ciudad eslovaca hay muchos edificios en ruinas que buscan ser remodelados por arquitectos (razón por la cual, él, que estudió arquitectura, está viviendo aquí ahora).

cap-7-bratislava-ciudad-erasmus-excelenc

Foto 2. La Plaza Hlavne Namestie.

Seguimos caminando y llegamos a la “plaza mayor” de Bratislava, la Plaza Hlavne Namestie. Aquí destaca la bonita Fuente de Maximiliano, en honor al primer emperador coronado en la ciudad. En una de las calles que salen de esta plaza también se encuentra la estatua más fotografiada de la ciudad, la del señor más conocido de Bratislava, simpático local Schöne Naci que siempre se quitaba el sombrero de copa para saludar a las damas a principios del siglo XX. Según nos cuenta el guía, los visitantes creían que se trataba de un hombre rico, a juzgar por su chaqueta, su sombrero y el hecho de que regalaba flores a las damas, cuando en realidad el hombre no tenía apenas dinero.

cap-7-bratislava-ciudad-erasmus-excelenc

Foto 3. Fuente de Maximiliano y Plaza Hlavne Namestie.

cap-7-bratislava-ciudad-erasmus-excelenc

Foto 4. La estatua al simpático local Schöne Naci.

Para muchos, esto último que he dicho de la estatua “más fotografiada y famosa” no será cierto pues se disputa el puesto con la popular estatua de Cumil (o “Man at work”) que se asoma por una alcantarilla. La verdad es que también la fotografía mucha gente pues representa la curiosidad y es digna de ver. Os adjunto fotos abajo.

cap-7-bratislava-ciudad-erasmus-excelenc

Foto 5. La popular estatua de Cumil (o “Man at work”) que se asoma por una alcantarilla.

Entrar en calor urge así que en cuanto le entregamos la propina que se merece al guía, corremos al Slovak Pub, donde tenemos intenciones de comer (más detalles en el apartado “dónde comer”).

Después probamos los dulces típicos de la ciudad o bratislavské rožky, que se asemejan a una rosquilla pero, ¡están rellenas de amapola! (os adjunto foto debajo). Posteriormente, visitamos las tiendas vintage, que son muy conocidas en la zona pues los bratislavos (os juro que se escribe así, acabo de consultarlo) compran mucho ropa de segunda mano. Al salir, nos hacemos un par (quien dice un par, dice cien) de fotos y terminamos de ver lo que nos ha faltado: la Catedral de San Martín por dentro y las murallas de Bratislava.

cap-7-bratislava-ciudad-erasmus-excelenc

Foto 6. Los dulces típicos de la ciudad o bratislavské rožky.

Cuando llegamos al hostel, nos aseamos y cambiamos de ropa y nos vamos de fiesta con los amigos de nuestro amigo. Esta noche toca salir al Channels Club (os doy más detalles abajo).

Nos despedimos temprano de nuestros amigos de Erasmus, y sin dormir, cogemos las maletas del alojamiento y nos dirigimos a la estación de buses. De nuevo, pillamos un Slovak Lines por un euro que nos lleva al aeropuerto de Viena, desde donde sale nuestro avión a casa.

Nos fuimos hace tan sólo 18 días, y al mismo tiempo que parece que llevamos décadas fuera de casa, parece ayer cuando cogimos el Flixbus Viena-Zagreb. Hay viajes que te divierten, hay viajes que te aportan y hay viajes que te cambian. Te cambian la forma de pensar y rompen con tus esquemas. Este viaje, en especial, ha conseguido que dejemos muchos prejuicios atrás y que nos empapemos de aprendizaje ante tan brutal choque de realidad. Desde luego que no somos las mismas que cogíamos ese vuelo el 14 de enero. Sospecho, de hecho, que somos algo más maduras, y, sobre todo, algo más conscientes. Conscientes de que hay mucho más fuera de casa. Ningún libro te enseñará nunca lo que un viaje. Y lo que nos ha enseñado este viaje ha sido mucho, y ha sido bien.

ALOJAMIENTO

Patio Hostel

Este hostel es uno de los más conocidos de la ciudad. Si buscas un ambiente joven y hacer amigos es una de las mejores opciones. Por si fuera poco, se encuentra a tan solo cinco minutos andando del centro, y muy cerquita de los pubs, los restaurantes y las discotecas de Bratislava.

Las habitaciones no son muy amplias, pero por cada tres habitaciones hay un baño que está muy limpio y es muy moderno. Asimismo, estas tres habitaciones también comparten una sala común con nevera que en algunos pisos cuenta con cocina y en otros no (obviamente, si en tu piso no hay cocina, no tienes ningún problema en usar la de otros pisos).

Por supuesto, cuentan con conexión a internet gratuita y también con taquillas personales. Los recepcionistas son muy simpáticos y en cuanto llegas te regalan un vale para usar en el bar del propio hostel. El vale incluye una cerveza o un chupito, tú eliges. Lo mejor de todo es que tiene ascensor, sobre todo, si, al igual que nosotras, te toca habitación en el último piso.

El bar del propio hostel siempre está lleno y realizan actividades nocturnas todos los días. Está muy bien para conocer gente y socializar. Vamos, que la buena nota que tiene en Booking y en otras webs de reserva, en mi opinión, la tiene muy merecida.

Residencia Mlyny

Se trata de una residencia que, como ya os he comentado, se sitúa en el complejo estudiantil Mlysnka Dolina. Lo mejor de esta residencia es que está rodeada de todos los básicos necesarios para los estudiantes: supermercados, restaurantes de comida rápida, pubs y discotecas). Para llegar a la residencia desde el centro, basta con coger el autobús 31 o 39 y bajar en la parada Cintorin Slavicie Udolie.

La gran mayoría de estudiantes de la residencia son eslovacos, aunque hay muchos Erasmus también. La verdad es que la primera impresión es agridulce. Se trata de unos edificios muy altos con unas fachas que dejan ver el paso del tiempo. La entrada puede cambiar tu perspectiva ya que tiene un poco de todo: una óptica, un restaurante, una sala para fumar, una copistería y hasta la entrada de la propia discoteca de la residencia, la Unique.

Aun así, puedes volver a cambiar de opinión al adentrarte en cualquiera de los pasillos, que parecen sacados de una película de terror. En general, para el precio que pagan los estudiantes (sesenta y ocho euros al mes en las habitaciones triples), las habitaciones son amplias, cuentan con camas bastante grandes (aunque con un colchón muy fino), una estantería, una mesa de escritorio y un baño compartido para diez personas. Según Adriá, también hay quien paga algo más al mes y se aloja en habitaciones con baño compartido entre solo cuatro personas.

La cocina, por su parte, se comparte entre treinta habitaciones. La verdad es que, visto así, puede parecer poca cosa, pero la mayoría de los Erasmus no cocinan. Para desayunar, lo que suelen hacer es comprar un microondas para la habitación y así evitar bajar a la cocina. Para el resto de comidas, la mayoría suele comer fuera (mayoritariamente, en la cantina de arriba de la residencia) ya que los platos cuestan entre uno y dos euros. La verdad es que por esos precios… ¡a ver quién se pone a cocinar!

En cuanto a la fiesta dentro de la propia residencia, está la discoteca que ya os he comentado, la Unique. En esta hay fiestas Erasmus todos los martes, miércoles y viernes. Asimismo, también hay dos bares donde se pueden beber cervezas eslovacas a muy bien precio, y muy variadas. Uno de ellos es el Bistro y el otro el Aura. En cuanto a este último, es una tetería donde también se puede fumar cachimba, tomarse un helado e incluso un café.

Por último, la residencia también cuenta con una lavandería donde puedes lavar la ropa por un euro con veinte (corregidme si no es así, porque no estoy totalmente segura).

DÓNDE SALIR DE FIESTA

Channels club

Esta discoteca/pub se sitúa en la plaza Župné namestie y es una de las discotecas más populares. Abre 365 días al año y lo que más me sorprendió de la misma es la infinita variedad de cócteles que tiene. No los he probado así que no puede juzgar si están buenos o no, pero opciones hay muchas.

The Club

Es la discoteca más cara de la ciudad, aunque también la más exclusiva y lujosa. El club ofrece un buen programa de fiestas y fines de semana temáticos con prestigiosos DJs locales.

Subclub

Si lo que te gusta es la música tecno, este es tu sitio. Se trata de una discoteca situada en un antiguo búnker nuclear de la Segunda Guerra Mundial tallado en la colina debajo del castillo de Bratislava. La verdad es que tiene mucho ambiente y el espectáculo de luces interior es increíble.

DÓNDE COMER

Slovak Pub

Si lo que buscas es comida tradicional eslovaca y a muy bien precio, esta es una de las mejores opciones que vas a encontrar. Es un local amplio decorado a base de madera, que resulta muy acogedor. También tiene fotos y cuadros vintage.

Se encuentra en una de las calles principales de Bratislava y además de ser una cervecería y restaurante, también es el punto de encuentro para los jóvenes de la ciudad.

En cuanto a lo que nos interesa, que son nuestros estómagos, lo más recomendable es probar la clásica sopa de ajo servida dentro de una hogaza (que la podéis ver en la foto que os he adjuntado) y el goulash (no sé cómo aún no me he cansado de comer tanto este plato). Los precios son variados, aunque en general baratos. Nosotras comimos aquí por diez euros, y nos quedamos muy bien.

cap-7-bratislava-ciudad-erasmus-excelenc

Foto 7. Filete de carne con patatas (en la parte de abajo) y ñoquis con queso y cecina (en la parte de arriba). Foto tomada en el Slovak Pub.

cap-7-bratislava-ciudad-erasmus-excelenc

Foto 8. Sopa de ajo y queso servida dentro de una hogaza. Foto tomada en el Slovak Pub.

Divni Janko

De nuevo, un local con comida tradicional eslovaca. Este restaurante está alejado del centro, cerca del palacio presidencial, por lo que tendréis que tirar de Google Maps para llegar hasta él. Aun así, ya os digo que merece la pena.

La cervez está tirada y las raciones son muy abundantes (y a muy buen precio). El servicio es inmejorable, y si necesitáis inspiración, nosotras pedimos un filete acompañado de arroz, un revuelto de salchichas y huevo, una sopa de pollo y unos ñoquis de queso de cabra y tocino. ¡Todo espectacular!

Gatto Matto (yo no lo he probado, es una recomendación de nuestro amigo Erasmus)

Se trata de un local ubicado en un patio acogedor y tranquilo en la calle Panská 17 en pleno corazón del casco antiguo de Bratislava. Puedes sentarte tanto en el patio como en el interior del restaurante.

El precio se ajusta a la zona turística en la que está, es decir; no es nada barato. Aun así, la carta es muy amplia, hay opciones para todos los gustos y las raciones son abundates.


Este contenido participa en el Concurso Viajeros Erasmus y ha recibido 1546 puntos.

  • 14127 caracteres (1412 puntos)
  • 28 vistas (84 puntos)
  • 8 fotos (50 puntos)
Este concurso ha sido posible gracias a:


Galería de fotos


Comentarios (0 comentarios)


¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?

Si estás viviendo una experiencia en el extranjero, eres un viajero empedernido o quieres dar a conocer la ciudad donde vives... ¡crea tu propio blog y cuenta tus aventuras!

¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

Girando la manivela...