Advertise here

Complejo palaciego del Golestán (segunda parte)

El siguiente punto de mi lista de imprescindibles era el “Shams ol Emareh” o el "Edificio del Sol", como se diría en español. Buen nombre, ¿verdad? ¿Os acordáis de Naser al-Din Sah? El tío de la tumba de mármol. Vamos, ¡sé que sí! Pues total que se le ocurrió la buena idea de construir dentro del palacio un edificio lo bastante grande como para que él y sus mujeres pudieran tener unas buenas vistas sobre la ciudad desde las alturas: ¡qué romántico! ¡qué sha tan encantador y atento! Igual si no hubiera dicho "mujeres", sí. El edificio cuenta con dos torres y con un reloj, el cual se puede ver desde lo alto de una de ellas. ¡Se dice que el sonido del reloj podía oírse a cientos de kilómetros de distancia! El sha quería que este edificio resaltara por encima de sus homólogos occidentales. Se tardaron dos años en construir el edificio y es el único de su estilo dentro de todo el complejo palaciego. Su altura es de 35 metros y durante mucho tiempo fue el edificio más alto de Teherán.

golestan-palace-complex-pt-2-0628f29c60c

Vista del Edificio del Sol

golestan-palace-complex-pt-2-efb3ae303ce

Una foto antigua del Edificio del Sol, ¡qué bonito!

Fuente

Complejo palaciego del Golestán (segunda parte)

El Edifico del Sol hoy en día

Fuente

A pesar de que las plantas de arriba no están abiertas al público (una lástima), la primera planta ya es bien hermosa por ella sola. Las ventanas ornamentadas fueron lo que más me llamó la atención. Me quedé embobada mirándolas y preguntándome cómo serían con la luz luciendo a través de estos cristales los días de verano. Las paredes estaban hechas de cristales llamados "Talar e Ayne" en persa. Se dice que las escaleras y las paredes estaban todas hechas de mármol, aunque no puedo confirmarlo porque no llegué a verlas. ¡Como si fuera a descubrir un secreto de estado!

golestan-palace-complex-pt-2-660e6396a4e

Las ventanas ornamentadas, todo un regalo para la vista

golestan-palace-complex-pt-2-f914856fcc1

Los cristales del primer piso

El último edificio que vimos fue el de los captadores de viento o, como los llamamos en persa, “Emarat e Badgir”. Fue construido por el sha previo a Nasser del que, para ser más concisa, no os hablaré. El edificio ha sido renovado con el devenir de los años. En muchos aspectos podemos decir que se parece al Edificio del Sol, sobre todo en el trabajo de los espejos y el uso del mármol en su diseño. No obstante, cada uno se construyó con un propósito diferente. El captador de viento está hecho para capturar el viento fresco para que entrara en verano, por eso era un buen lugar para pasar el rato y refugiarse del calor del verano.

golestan-palace-complex-pt-2-6f0eb07c6e6

Una foto antigua con los captadores de viento

Fuente

Complejo palaciego del Golestán (segunda parte)

El edificio de los captadores de viento hoy en día

Fuente

Aunque todavía nos quedaban algunos otros edificios, con este ya acabamos con la visita. Básicamente vimos todos los edificios más importantes, pero para aquellos que no quieran perderse nada podéis visitar los siguientes edificios:

  1. El salón brillante conocido como el “Talar e Brelian
  2. El salón de reserva, parte del llamado "Talar e Salam" y donde se alojan los utensilios que se utilizan.
  3. El archivo fotográfico que contiene fotografías sobre todo de la dinastía Qajar.

¿Y qué hay para comer?

Por supuesto, la comida es la parte más importante de todo el día. No hablemos ya para una amante de la comida como yo que siempre está al acecho de un nuevo buen lugar donde comer. Y se puede decir que ese día estuve de suerte: el complejo del Golestán cuenta con un pequeño café tradicional y restaurante al que podéis ir a comer. El lugar es realmente encantador y el precio por persona aceptable, ni muy caro, ni demasiado barato. En nuestro caso, nos sentamos en la terraza y pedimos un buen té persa con bizcochos, mi tentempié favorito. En serio, si me compráis un buen bizcocho y té seremos amigos para toda la vida. Vale, quizás exagere un poco. Total, que nos sentamos en la terraza con el té y los bizcochos a disfrutar del agradable ambiente que se respiraba y por un momento nos sentimos como parte de la familia real. De verdad que el ambiente que se respiraba era completamente embriagador.

golestan-palace-complex-pt-2-66cd8702f9a

La entrada del café

Podéis sentaros sea en el interior del café, con sus asientos tradicionales, o en la terraza. A pesar del frío, decidimos quedarnos fuera y calentarnos con unos tés bien calentitos. Si os decidís a visitar el Palacio del Golestán, que os recomiendo completamente, no os olvidéis de este lugar.

golestan-palace-complex-pt-2-62ecfbc2ef5

golestan-palace-complex-pt-2-233901cb676

Los asientos del interior y el exterior

Espero que hayáis disfrutado del artículo tanto como yo lo he hecho redactándolo.

¡Hasta pronto!


Galería de fotos



Comentarios (0 comentarios)


¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?

Si estás viviendo una experiencia en el extranjero, eres un viajero empedernido o quieres dar a conocer la ciudad donde vives... ¡crea tu propio blog y cuenta tus aventuras!

¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

Girando la manivela...