Advertise here

Saga Kish (IV) : playa solo para mujeres

Ya hemos hablado antes del tema de las regulaciones gubernamentales en Irán, así que ya sé que estáis familiarizados con el tema de las regulaciones respecto a las mujeres que obligan a llevar un hijab y prohíben quitárselo en público. Eso no significa que haya que llevar niqabs y demás; tan solo signfica que una servidora tiene que llevar un pequeño paño cubriendole la cabeza y ropa que no sea demasiado ceñida o abierta. Si relacionamos esto con Kish, veréis que una no puede simplemente ponerse un bikini e ir a la playa que le plazca. Estas regulaciones hacen, en mi opinión, que por ejemplo Dubái tenga muchos más turistas que Kish.

Pero no os preocupéis, porque sigue habiendo un lugar en el que una puede vestirse en bikini e ir a la playa, solo que de una forma un poco diferente. Hay gente a la que este método le gusta y mucha otra que lo crítica duramente, está en vuestras manos decidir qué hacer con ello. Yo estoy aquí para contaros mi propia experiencia. Esta playa reservada a las mujeres es un área cerrada con una playa limpia y bonita solo para mujeres. Se le llama el "pelazh" para las mujeres; no es que sea un lugar muy grande, pero tampoco es enano. La playa está separada del exterior por paredes que separan esta playa privada de las demás abiertas al público.

Kish series (IV): The women’s private beach

(La playa reservada a las mujeres)

Fuente

El acceso a esta playa no es muy complicado. ¿Os acordáis de los minibuses de los que siempre os hablo? Pues podéis cogerlos desde la entrada de vuestro hotel y pedirles que os lleven a la "playa privada para mujeres" o la “pelazhe banovan”, que quiere decir lo mismo pero en persa. Una vez os dejen en el lugar no tenéis más que caminar unos 5 minutos hasta llegar a la puerta.

Kish series (IV): The women’s private beach

(La playa reservada a las mujeres)

Fuente

Ahora bien, sabed que no se permite el uso de teléfonos móviles en el interior de la playa. De lo contrario, a causa de sus convicciones religiosas, muchas de las usuarias no estarían cómodas con la idea de que alguien pudiera sacarles una foto. Lo sé, es extrano. Pero es parte de la regulación a la que tenemos que obedecer por mucho que me costara dejar mi móvil con toda la música que tenía y que quería escuchar una vez en el interior de la playa.

Kish series (IV): The women’s private beach

(La playa reservada a las mujeres)

Fuente

Tuvimos que dejar nuestro móviles en la primera taquilla y nos dieron unas fichas a cambio. Después entramos y compramos las entradas a unos 12 000 toman por persona, alrededor de 3 euros por persona, y tuvimos que dejar nuestras mochilas y demás cosas en esas máquinas de rayos X y recogerlas en el otro extremo. Esto también me pareció bastante raro: ¿para qué estáis buscando en nuestro mochila? Voy a la playa, no a una reunión de narcotraficantes. Bueno, después de recoger nuestras mochilas fuimos a los taquilleros. Nos mandaron enseñar nuestras fichas para los móviles y nos advirtieron de guardarlas bien porque ya habían tenido gente que las había perdido. Las taquillas tenían esas pulseras con un código de barras en ellas, así que teníamos que escanear las pulseras para abrir las taquillas.

Ya nos habíamos puesto los bikinis en casa, así que no tuvimos que cambiarnos de ropa ahí. Cuando salimos a la playa hacía bastante viento y los socorristas nos dijeron de no entrar dentro del agua porque era peligroso, aunque de todas formas el agua estaba demasiado fría. Mi consejo es que, si de verdad os importa tener un buen bronceado, vayáis en verano a Kish. El sol en invierno no es lo suficientemente fuerte como para daros un buen bronceado, aunque el clima, incluso en invierno, es perfecto. Todo depende de cuáles sean vuestras prioridades.

Dentro de la playa hay una zona de spa con tratamientos de spa profesionales y masajes de todo tipo. También hay una peluquería especializada en muchos tipos de trenzas diferentes y, por último, hay un par de pequeños restaurantes que venden zumos frescos, comida rápida, comida iraní y tentempiés a precios algo más caros que en el exterior. ¡Ah! También estaba esta tienda que vendía aceites de bronceado, de masaje y otros productos de bronceado que yo no utilizo.

Estuvimos unas 2 horas; la playa abre de 9 a. m. a 4 p. m., y nos fuimos hacia las 3 porque ya se estaba poniendo el tiempo algo fresco. La playa estaba súper limpia y no había ningún ruído ni gente molestando. Era una maravilla. Nos duchamos en el mismo lugar, nos vestimos y recogimos los móviles antes de irnos. Había taxis esperando fuera, así que cogimos uno y volvimos a nuestro hotel.

Kish series (IV): The women’s private beach

(Lo que quiero decir cuando digo tranquilidad; aunque, para ser sincera, nunca está así de vacío)

Fuente

Disfruté de la paz y de la serenidad que emanaba del lugar. Me recargó las pilas, la verdad. Espero haberos dado suficiente información útil. He hecho lo mejor que he podido para recoger lo mejor y lo peor de este lugar en un solo artículo.

¡Hasta pronto!


Galería de fotos



Comentarios (0 comentarios)


¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?

Si estás viviendo una experiencia en el extranjero, eres un viajero empedernido o quieres dar a conocer la ciudad donde vives... ¡crea tu propio blog y cuenta tus aventuras!

¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?

Estudiantes Erasmus en Kish

Ver todos los Erasmus en Kish


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

Girando la manivela...