Advertise here
Erasmusu necesita almacenar cookies en tu dispositivo. Estas cookies contienen información que usamos para darte un servicio personalizado y mejorar tu experiencia. Si continuas navegando aceptas la Política de Cookies de Erasmusu.

Descubriendo el español en Eslovaquia

Publicado por David Z — hace 1 año

0 Etiquetas: Experiencias Erasmus Žilina, Žilina, Eslovaquia


Vinimos dos compañeros desde España de erasmus a Zilina, Eslovaquia, y nos habían advertido que aquí es muy dificil encontrar gente que hable inglés. En todo caso buscar gente joven que hay más probabilidad de que hablen inglés, aunque tampoco tendriamos muchisimo éxito.

El día que llegamos a Eslovaquia teníamos que coger un tren desde Bratislava a Zilina en torno a las 20.00 aproximadamente y habiamos reservado el billete. Billete que estaba, por supuesto, en eslovaco y nos costaba traducir ya que las abreviaturas de las palabras el traductor no puede con ellas. Así pues, nos plantamos en el tren de camino a Zilina y no sabíamos ni siquiera si teníamos asiento reservado o podiamos sentarnos donde quisieramos. De hecho, le preguntamos a un empleado del tren en inglés enseñandole el billete y no supimos ni que nos estaba diciendo, solo señalaba una direccion en un pasillo mientras nos decía, vaya usted a saber qué, en eslovaco. Teniendo en cuenta que el tren tenía como 5 o 6 vagones y una gran cantidad de asientos y compatimentos en cada uno, pues no nos solucionaba nada esa indicación.

Una vez tomamos asiento en un sitiio aleatorio que nos pareció bien, empezamos a intentar averiguar cuantas paradas había y cada cuanto tiempo para tener una orientación de dónde estábamos ya que solo teniamos como dato la hora orientativa de llegada a Zilina. Teníamos un problema, era de noche y no se veían los letreros en las paradas por lo que ya estaba el lío montado....  porque además la megafonía, que se supone que anunciaba las paradas, no se oía y estaba en eslovaco, así que era dificil entender nada.

Mientras aún no sabiamos ni siquiera como resolverlo, porque pensábamos que nadie sabría inglés para ayudarnos, una señora entró en nuestro compartimento del tren y cogió asiento. Tras unos minutos de duda, nos atrevimos a preguntar si sabía inglés y si nos podia ayudar con el billete...  ¡Sorpresa! ¡Sabía hablar inglés! Entonces nos dijo que nuestro billete era válido para donde estabamos sentados y que estabamos en el tren adecuado pero no sabía cuantas paradas quedaban para Zilina porque se bajaba en otra parada. También nos dijo que le preguntaría al empleado del tren cuando pasase.

Mas adelante, en otra parada, más gente tomó asiento en nuestro compartimento mientras nuestras maletas estaban estorbando a la gente que estaba con nosotros ya. Por tanto, intentamos colocar las maletas de otro modo para dejar sitio a una chica en nuestro compartimento. Ahí vino una nueva sorpresa. Estábamos hablando entre nosotros en español para ver como podíamos quitar la maleta de en medio cuando la chica nos dijo, EN ESPAÑOL, que no hacía falta  quitarla ya que con apartarla un poco sería suficiente para ella. Estabamos tan sorprendidos que le empezamos a preguntar que de dónde era y que por qué sabía español. Nos pareció extremadamente raro en una chica eslovaca, la verdad. Ella nos dijo que no era tan raro que nos encontrasemos gente que supiese español en Eslovaquia, ya que se enseña en algunas escuelas y que hay bastante afición por las telenovelas en español. Si, si.... ¡telenovelas!

Sinceramente sigo sin salir de mi asombro, pero si es verdad que aqui hay bastantes chicas, sobretodo chicas, que saben un español bastante adecuado para mantener una conversación incluso sin problemas.  Con bastantes no quiero decir que la mayoría, pero si varias. Y es que eso ya es infinitamente más de las  chichas españolas que un eslovaco puede encontrarse en España que sepan eslovaco, creo yo.

Asi que al final, entre la señora que sabía inglés y la chica que sabía español también, nos ayudaron a estar seguros de como llegar a nuestra estación sin problemas.

Más adelante, una tercera persona entró en nuestro compartimento cuando ya se habían bajado las que nos habian ayudado, y ya que estabamos lanzados nos decidimos a preguntarla si sabía inglés. Otra noticia positiva, ¡ella también lo hablaba! Asi que continuamos hablando con ella hasta llegar a nuestro destino.

En mi opinion, creo que esto nos ayudo mucho en nuestro primer dia y no sólo a llegar a la estación de tren de Zilina. Nos hizo pensar que no estábamos tan incomunicados como creíamos. Aunque si es verdad que es impactante la poca cantidad de gente que habla inglés en la residencia de estudiantes y hasta en ciertas partes de la universidad.


¡Comparte tu Experiencia Erasmus en Žilina!

Si conoces Žilina como nativo, viajero o como estudiante de un programa de movilidad... ¡opina sobre Žilina! Vota las distintas características y comparte tu experiencia.

Comentarios (0 comentarios)


¡Comparte tu experiencia Erasmus!

Entra y empieza tu aventura Erasmus


Si ya estás registrado

Accede usando Facebook

Entrar usando Facebook

También puedes registrarte sin usar Facebook, aunque le sacarás menos provecho a Erasmusu.